El Sistema Montessori = 4T

Por Alberto F. Mena Mallén

Luego de un año de gobierno, tanto del de Andrés Manuel López Obrador como el de Claudia Sheinbaum, han alcanzado el grado de “hagan todo lo que quieran y como quieran”, ya que al querer cambiar el régimen de gobierno de un sistema que prevaleció por muchos años y que llamó “neoliberalismo”, ahora denominado Cuarta Transformación, lo están haciendo a punta de fregadazos.

No respetaron a nadie, se fueron directamente a resolver los “problemas” sin ver ni para atrás, ni a los lados, sólo para adelante. “Voy derecho y no me quito”, parece ser su consigna. Y hay muchos damnificados, no solo los “fifis” o los “machcuchones”, -quienes les buscan impedir avanzar, según AMLO-, sino gente del pueblo, empleados, mujeres, niños, jóvenes, trabajadores, viejecitos.

Buscando en Internet respecto al Sistema Montessori, encontré un cuadro que señala las diferencias entre una educación tradicional y éste:

Con el sistema Montessori los niños aprenden a su ritmo, al tradicional, le suministran tiempos; conviven con niños de diferentes edades, mientras que los otros tienen la misma edad; son hijos activos, en tanto los otros son participantes pasivos; usan materiales sensoriales, los tradicionales usan libros como material principal; se fomenta el desarrollo de habilidades, y en el tradicional no porque no es importante.

Además, el Montessori motiva la limpieza y la organización, y el tradicional no se enfocan a ello; los niños ayudan a sus compañeros, mientras que en el otro lado es el profesor quien les ayuda; hacen niños independientes, en tanto que en el sistema contrario dependen de sus padres.

Coloquialmente se conoce a este sistema como uno que busca que cada quien haga lo que le dé la gana, aunque se supone organizadamente y con sentido y eso mismo pasa con los gobiernos federal y capitalino en muchas de las cosas que tienen que realizar como gobierno, pero ahora sin sentido

Uno de los primeros programas que tuvo problemas fue el de las guarderías a quienes se les quitaron los apoyos porque había mucha corrupción y se cambió hacia un pago individualizado hacia las madres que tienen peques en las mismas. Y el argumento fue en el sentido de que había que acabar con la corrupción, pero no se consideró que se afectaría a muchas mamás, aunque sea temporalmente. Y menos se sancionó a quienes hicieron chanchullos con los recursos que se les entregaron en gobiernos anteriores.

Lo mismo pasó con el AICM que se iba a construir en Texcoco, el que se eliminó con una consulta -no oficial-, en lugar de transparentar los problemas que se señalaron por los cuales se suspendieron las obras del mismo y sancionar a quienes habían cometido ilícitos.

Hasta el momento no se conocen las verdaderas causas que generaron tal decisión por parte de López Obrador. Aunque puede haber mucho de trasfondo como el hecho de que se chismorreó en el sentido de que los terrenos aledaños a esa frustrada terminal aérea ya habían sido comprados por “fifis”, cercanos a personajes mexiquenses, pero de eso nada se supo posteriormente.

Muchos mexicanos aceptamos que se genere un cambio de régimen o sistema político, administrativo y democrático, por las tropelías que cometieron gobiernos pasados, pero una cosa es eso y otra cosa es atropellar a quien nada debe a pesar de que se ha señalado reiteradamente que saldremos beneficiados con el nuevo gobierno de la 4T. “Ténganos paciencia”, dicen.

Los abrazos, los fuchis y los guácalas y no balazos están ocasionando que la delincuencia se siente en sus reales, ya que las cifras de inseguridad van hacia arriba y no han podido ser disminuidas y con ello muchas familias y personas han sido afectadas directa o indirectamente. Los argumentos de que así les dejaron la casa los gobiernos pasados, ya no son válidos.

Ahora hasta los jueces demandan que se active la alerta de género en la Ciudad de México, ya que no se han cumplido los compromisos que se tomaron anteriormente; las cifras de afectaciones en contra de las mujeres no bajan, pero si suben. Por eso, la manifestación violenta que se presentó en semanas pasadas.

Las manifestaciones que a diario se generan por inconformidades o porque son azuzados por gente que se le ha afectado, tal y como lo señala el presidente, como pasó con los profesores de la CNTE que inmovilizaron trenes de carga, lo que generó muchas pérdidas económicas a empresas, personas y al país en general. Ahora con las obstrucciones a la Cámara de Diputados que también han provocado que los legisladores tengan pretextos para no hacer su labor.

La falta de acuerdos por las denuncias a las empresas que construyen los gasoductos, lo que al parecer finalmente se zanjó provocó que una parte de la península de Yucatán se quedara a obscuras y también en Baja California Sur, tuvieron esa situación.

El combate al huachicol provocó que hubiera desabasto de gasolina lo que padecimos muchos automovilistas, quienes tuvimos que hacer largas filas para abastecernos de combustible y es hora de que aún no termina el problema. Se nos apunta que este combate ha repercutido en ahorros millonarios que se han podido utilizar en los pobres “buenos y felices”.

Otro asunto que puede afectarnos a futuro es el de la desaceleración de la economía, la que genera falta de liquidez y de inversión. Aquí podría mencionarles que existen empresas, pequeñas que participaron en las rondas para explotar al oro negro y que ahora tienen la soga al cuello debido a que Pemex ha suspendido pagos a las mismas, lo que a su vez hace que los proveedores de las mismas no cuenten con los pagos respectivos y que ponga al borde del cierre a las mismas.

Los despidos de empleados del gobierno federal ocasionados por la austeridad republicana, ha hecho que muchas familias se truenen los dedos y ver cómo van a sostener a sus familias, lo que a su vez hace que quienes no tienen empleo lo busquen de una u otra forma, por lo que se puede decir que están subempleados y que la riqueza laboral con la que México cuenta, se vea disminuida en este campo. Aquí, cabe citar que hay muchos profesionistas que ven que los apoyos a la ciencia no es la adecuada y piensan que por ello el desarrollo se aleja de México.

Un asunto más es el de las universidades públicas que quiere crear el presidente de México y mucha gente se cuestiona el por qué actúa de esta forma, ya que sería más fácil y más económico apoyar a las que existen y que amplíen sus servicios para atender a un mayor alumnado.

Acerca de misionpo 7902 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.