¡Más Respeto al Ejército y a las Fuerzas Armadas!

A la Vuelta de la Esquina

*¿Se le Olvidó al Gobierno que son Hijas de la Revolución?

*Ya Basta de Demagogia, no Habrá Abrazos

*Y Seguramente Prevalecerán en el País los Balazos

Por Iván Ruiz Flores

No se duda que los integrantes del ejército estén desmotivados, lastimados, molestos, indignados ante la nueva política del actual gobierno que elogia y negocia con criminales y permite que pobladores de diversos lugares de la República, cuyos integrantes forman parte de la delincuencia (huachicol, narcotráfico, secuestros y lo que quiera agregarle), agredan a los soldados y jefes militares, los vejen y no haya nadie que lo evite, porque ni siquiera pueden lanzar tiros al aire.

Y junto a toda esta locura, que no inició en la Secretaría de Gobernación, pero que sí ha sido tolerada desde esa dependencia y de distintos ámbitos gubernamentales, indudablemente quienes salen perdiendo son todos los demás: la gente en general que ya no puede esperar que se cumpla ley alguna, que si se comete algún delito en su contra habrá alguien que pueda ser detenido y sancionado por las policías y, en su caso, por los militares.

Ya basta de demagogia. La frase “abrazos no balazos”, sólo ha servido para encumbrar a los actuales políticos, pero es inútil para resolver el asunto de la inseguridad en el país, contra quien fuere, porque hombres y mujeres la están padeciendo en la mayoría de las entidades de la República y desde luego en la Ciudad de México sin que haya algo a alguien que pueda impedirlo.

También ya basta del poder omnímodo. Es urgente que cada funcionario abandone la cómoda posición que tiene de cobrar sin hacer nada, porque ni siquiera puede hablar e incidir en lo mínimo del manejo de una estructura gubernamental que únicamente responde a una sola persona.

Este gobierno se está yendo a una barranca y pareciera que, endiosados como están con el poder, nadie se da cuenta de lo que está sufriendo la gente, sea “pueblo bueno”, clase media o lo que fuere. Pareciera sí, que todos estamos condenados a aguantar a la delincuencia y las pésimas decisiones.

Y sigo sin entender a policías, marinos, militares. ¿Dónde quedó el orgullo? ¿Dónde quedó al respeto?

Aquellos que descendemos de luchadores durante la Revolución Mexicana, en las fuerzas que fueren, y que aun en el país somos una buena parte de la población, realmente nos indigna lo que está sucediendo.

Como escribió Marcos Pablo Moloeznik, en su trabajo “Las Fuerzas Armadas en México: entre la atipicidad y el mito”

“Las Fuerzas Armadas mexicanas son, entonces, hijas de la revolución, y tanto su ideología (que se corresponde con la idea de institucionalización de la revolución) como su composición (la mayoría de sus integrantes eran campesinos y ciudadanos provenientes de las clases populares) marcan una diferencia con el carácter elitista de otros cuerpos armados de América Latina.

“Pero el origen es solo uno de los rasgos que definen la atipicidad de los militares mexicanos. Su tradicional subordinación al poder político ha impedido los desvíos extra constitucionales, los golpes de Estado y el establecimiento de gobiernos de facto. En 2000, la llegada al poder de un partido diferente del PRI, tras el triunfo de Vicente Fox, puso de relieve la institucionalidad de las Fuerzas Armadas mexicanas. La alternancia política superó su prueba de fuego”.

Hoy también, por lo tanto, más respeto señores y señoras gobernantes.

Y hay un rasgo más:

“El tercer aspecto que confirma el carácter especial de las Fuerzas Armadas en México es el bajo nivel de gasto militar, si se lo compara con sus pares del hemisferio. Históricamente, México es uno de los países que menos recursos destina al área de defensa. Así, por ejemplo, en 2006 el gasto en defensa fue de apenas 0,44% del PIB”.

En 2019, con todo y los aumentos, sólo recibirán 0.49% del PIB.

¡Más respeto! ¡Lo merecen!

Acerca de misionpo 4281 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.