Comercio Electrónico: Gigante que Pudiera Traer Grandes Beneficios Tributarios

Artículo Invitado

Por Luis Miguel Martínez Anzures

En días pasados se le preguntó en una de las mañaneras al Presidente de la República, su opinión sobre el incremento en los impuestos que habrían de experimentar los productos de la industria tabacalera y etílica para el siguiente año. Al respecto, el ejecutivo comento que, en términos reales, no habrá ningún incremento en impuestos enfocado a producto alguno o servicio para el ejercicio 2020.

Sin embargo, en el Congreso de la Unión pareciera que dicha visión no sería del todo compartida por varios legisladores de Morena.

En este sentido, cabe aclarar que muchos diputados y diputadas han expresado su beneplácito hacia el establecimiento de nuevos impuestos sobre el comercio electrónico (compañías como Amazon, Netflix, Facebook o Airbnb), y algunos productos de la famosa comida chatarra, vinos y licores.

Pero profundicemos un poco más, en la importancia del comercio electrónico en México.

En la actualidad, para realizar una compra es más fácil dar click que abrir la cartera.

La tecnología cambia los hábitos de los consumidores, quienes buscan hacer compras no sólo en los horarios de las tiendas, sino incluso sin salir de su casa u oficina en el momento que ellos deseen. El mercado se mueve 24/7 durante todo el año. Esta es una tendencia que también modifica las estrategias de venta de los comercios, y que ya es, un hábito para cualquier comercio en línea.

La combinación de todo esto, es que hoy, en México, el comercio electrónico crece 15 veces más que la economía y, al menos por ahora, no se ve un techo que pare esa tendencia. Así lo aseguran, expertos en el tema.

Aunque es difícil cuantificar qué proporción del comercio total abarca el denominado e-commerce en relación con las ventas totales (se calcula que 4 por ciento), al menos 95 por ciento de usuarios con dispositivos inteligentes ocupa esa vía para consumir y ocho de cada 10, realizan compras de ese tipo. Datos que demuestran con claridad que es un mercado en expansión y su crecimiento parece aún, no alcanzar todo su potencial.

Según un estudio realizado por The Competitive Intelligence Unit (CIU), firma especializada en mercados de comunicaciones y tecnología, hasta el segundo trimestre de 2019, existían 59 millones 600 mil usuarios que utilizaban esa alternativa digital para el consumo.

De acuerdo con los expertos, en el siglo XXI el comercio electrónico se define como todo aquello que se pueda comprar, usar o pedir y llegue directamente a la puerta del hogar, sin tener que deslizar la tarjeta por alguna terminal.

Al respecto uno de los expertos más reconocidos en el ámbito de las TIC’S  en este país,  el Doctor en Economía por la London School of Economics, Ernesto Piedras, ha precisado que al menos, en los pasados cinco años, el  e-commerce, ha crecido a pasos agigantados, ya que anteriormente lo más común, era realizar la adquisición de un servicio para viajar; pero ahora la demanda de bienes tradicionales, desde una botella de agua hasta la despensa, se realizan por ese medio.

“Ha cambiado muchísimo y sigue cambiando. Hay una revolución, por ejemplo, en los supermercados. Originalmente ibas a las tiendas de abarrotes y estaba el señor en el mostrador, que era quien despachaba y un día tuvo al cliente frente a los aparadores, pero hoy día el e-commerce es una nueva parte que empodera más al consumidor, es un nuevo encanto y fase que detona una explosión en el tema”

Estos avances se pueden entender si pensamos que el comercio electrónico se puede realizar desde un celular, una tableta o una computadora, desde cualquier sitio (con conexión) y en cualquier horario. Es adquirir bienes y servicios en Internet por medio de algunas empresas como Mercado Libre, Amazon, o las plataformas de las grandes cadenas comerciales a las que tradicionalmente se iba de manera presencial a efectuar cualquier consumo. Por supuesto una de las bondades de comprar en internet, es que ahora el supermercado va hasta la casa de los consumidores.

Por otro lado, David Díaz, responsable de consumo masivo de la firma digital MercadoLibre, asegura que tras 20 años de operación la cantidad de clientes aumenta en línea con una mayor demanda de productos y servicios, incluidos los financieros:

“Cuando comenzamos a operar teníamos 15 mil usuarios en 13 meses; ahora son más de 38 millones de compradores activos. En México alcanzamos 25 millones, lo cual corresponde a un tercio de la gente con Internet en el país.”

Así mismo, apunta que parte de la evolución de ese mercado obedece a la transformación que se ha tenido en temas como: prevenir ciberfraudes y hacer 100 por ciento seguros los cobros y pagos a través de la red.

De igual manera, puntualiza que el comercio por Internet ha tenido tal crecimiento, que ahora promueve incluir más personas en el sistema financiero mexicano:

“Hay mucha población que no está bancarizada y los promotores del e-commerce queremos que todos participen. Ahora tenemos Mercado Pago, empresa encargada de soluciones financieras. Queremos mayor inclusión financiera y seguridad”.

Pero los servicios tradicionales en el famoso e-comerce siguen expandiéndose de manera acelerada y en poco tiempo según estos especialistas, se podrán solicitar créditos sin necesidad de ser cliente de ninguna institución bancaria y con la totalidad del trámite realizado vía electrónica, lo que dificultará en demasía la posibilidad de caer en fraudes o desvíos financieros.

De la misma manera, es importante re direccionar la oferta de los productos existentes hasta ahora en el ciber espacio, para facilitar lo más rápido posible, la práctica del famoso “consumo masivo” (aquellas compras rutinarias que cualquier persona lleva a cabo, cuando acude a: un supermercado, tienda o almacén de su preferencia).

Santiago Gil, director de estrategias comerciales y banca de consumo de Citibanamex ha manifestado que los límites de esta forma de comercialización están en constante expansión y sus límites alcances ver sus mejores años por delante:

“El e-commerce ha crecido. Hace cinco años representaba 10 por ciento de compras con tarjetas de crédito de nosotros y hoy más de 25 por ciento. Cuatro de cada 10 pesos facturados con tarjeta de crédito en el banco es por comercio electrónico. En débito, hace cinco años representaba cinco por ciento de todas las compras y ahora 15 por ciento”.

El directivo también destaco, que grandes empresas de consumo, como: Walmart, Liverpool o Costco, han tenido que fortalecer sus servicios por Internet, innovando en sus sitios digitales para ofrecer servicios de comercio electrónico como las firmas especializadas, debido al crecimiento en la demanda.

Como se ha visto hasta ahora, la visión de muchos expertos inmersos en el comercio digital ve con buenos ojos, las perspectivas de crecimiento de este mercado para los siguientes años en este país.

Corresponderá al gobierno mexicano incrementar con celeridad y eficacia la infraestructura de telecomunicaciones en todo el territorio nacional con el propósito de que grandes compañías de trasportación y comercialización de productos de diferentes rubros, decidan invertir con mayor fuerza en México. Lo que hasta ahora está claro, es que la diversificación y crecimiento de esta forma de comercialización, podría ser un ancla más para potencializar el desarrollo sostenido de las finanzas públicas en México para los siguientes años.

Por el bien de México esperemos que así sea.

Acerca de misionpo 4281 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.