Siempre sí Hubo Circo Para la Gente con el caso Robles-Estafa Maestra

Ya era presidente electo. Lo entrevistaron durante la ceremonia del 208 aniversario de la Independencia de México. A la pregunta expresa:

-¿Rosario Robles es un chivo expiatorio?, respondió:

“Sí, como otros, porque los de la mafia del poder y algunos medios de información les gusta mucho ofrecer circo a la gente, y nosotros ya no queremos eso”.

Vino la siguiente interrogante:

-¿Y es un circo esto de Rosario?

La respuesta a flor de labios:

“Sí, porque no se fueron al fondo. Nunca cuestionaron a los responsables, a los jefes del saqueo desde tiempo atrás. Llevan 30 años saqueando el país, y los medios de comunicación calladitos”.

Andrés Manuel López Obrador abordó el caso del affaire “Estafa Maestra”, cuando los periodistas le preguntaron si se investigaría el presunto desvío de recursos públicos que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) documentó y que se llevaron a cabo en la Secretaría de Desarrollo Social como en la de Desarrollo Territorial y Urbano durante la gestión de Robles.

Encarrerado el hombre, al que 46 días más tarde le colocarían la Banda Presidencial, expresó:

“Entonces, agarrando que el gobernador de no sé qué estado, qué barbaridad, que la secretaria no sé qué, que el presidente municipal, y los jefes de jefes gozando de impunidad y sin perder ni siquiera su respetabilidad. Ya basta de eso, basta de esa simulación”.

Para concluir la entrevista señaló:

“Nosotros no vamos a perseguir a nadie, no vamos a hacer lo que se hacía anteriormente, de que había actos espectaculares, se agarraba a uno, dos, tres, cuatro, a cinco como chivos expiatorios y luego le seguían con la misma corrupción”.

Sin embargo, hoy, el circo se repitió. Rosario Robles Berlanga fue vinculada a proceso penal por el presunto desvío de 5 mil 300 millones de pesos y, sorpresivamente, enviada al penal femenil de Santa Martha Acatitla por 60 días, ante el temor del juez federal de control, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, de que se diera a la fuga. Ordenó su reclusión, le retiró el pasaporte mientras la Unidad de Investigación Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda pedía y conseguía el congelamiento de las cuentas bancarias de la exservidora pública.

EL CIRCO AHORA EN TRES PISTAS

Martes negro para Rosario Robles. Se embarcó en una nave que hizo agua y ahora espera ser declarada inocente o culpable. Porque 12 días antes, el primero de agosto, el presidente respondió a la pregunta formulada en su ya cotidiana conferencia de prensa:

“Yo sigo pensando lo mismo, que los responsables de la tragedia nacional son los de mero arriba, tanto del sector público como del sector privado, nada más que ya no puedo llamarles como les decía antes”.

Añadiría:

“¿Y qué era lo que sucedía? Se simulaba, se exponía a chivos expiatorios”.

Recordó que “como ya el proceso está iniciado se tiene que concluir”, al tiempo que reiteró el compromiso de su administración de que “no íbamos a desatar la persecución, que no es mi fuerte la venganza”.

La prisión preventiva dictada por el juez Delgadillo Padierna provocó airadas y contradictorias expresiones. La más socorrida fue que el delito por el que se acusa a Robles Berlanga no está considerado como grave y por tanto hubo arbitrariedad del juzgador, como señaló uno de los abogados de la exfuncionaria.

Internada al amanecer del martes trece.

La mañana del 14 el presidente López Obrador respondió a los señalamientos del defensor en torno a que en el caso de Robles hay consigna y es una presa política:

“No es cierto, que tenga la seguridad que yo no voy a dar consigna para perjudicar a nadie”, respondió. Confirmó que de descubrirse la injerencia de algún funcionario se tomarían acciones de forma inmediata.

Julio Hernández Barros, el abogado que encabeza la defensa de Robles argumentó que su representada enfrenta un tribunal de Estado. En diversas entrevistas concedidas a noticieros radiofónicos y televisivos, el jurista anunció que recurrirá al Consejo de la Judicatura Federal para presentar la queja por el actuar del juzgador del caso. Y colocó en la palestra la forma de aplicar la justicia en México.

“Ahora entiendo porque otros abogados aconsejan a sus defendidos fugarse”, dijo.

En este circo de tres pistas, aparece el titular de la UIF, Santiago Nieto Castillo, quien informó de nuevas acusaciones en contra de Rosario Robles. Lo hizo el mismo martes 13, horas después de que la política fue remitida a Santa Martha Acatitla.

Sin embargo, el presidente López Obrador lo desmintió. Dijo que no hay otra investigación abierta contra Rosario Robles.

En el affaire ya surgió el nombre de José Antonio Meade, quien sustituyó a Robles en la Sedesol, cuando ésta fue designada titular de la Sedatu.

Para el juez de la causa, la entrega por parte de la defensa del documento de entrega-recepción de Robles y Meade, es “una joyita” y anunció que lo citaría a comparecer.

El hombre que, como ciudadano y no militante, fue abanderado por el PRI en busca de la Presidencia de la República y por tanto adversario del hoy Jefe del Ejecutivo federal, se ha mantenido alejado de la política e incluso forma parte del consejo de una institución bancaria global.

También el nombre del expresidente Peña Nieto salió a flote y sin confirmarse la especie, se dejó correr que podría ser citado por el juez Delgadillo Padierna.

El tema Robles-Estafa Maestra podría haber puesto nervioso a más de uno de sus excolaboradores y a otros tantos que participaron en el presunto desvío de fondos federales.

La función apenas comienza.

Acerca de misionpo 4393 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.