Buscará IMSS que hospitales regionales den atención de segundo nivel

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) buscará que los hospitales regionales cuenten con el personal y equipo para ofrecer atención médica de segundo nivel, indicó su director general, Zoé Robledo. Además, señaló que han detectado por lo menos mil 500 casos de empresas en los que dan de baja a los trabajadores para registrarlos posteriormente mediante el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, con lo que se “ahorran” el pago a los empleados.

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló en su conferencia de prensa matutina de este martes que hay hospitales que no cuentan con el equipo para atender a personas con paro cardiaco, el titular del IMSS dijo que “la apuesta es echar a andar toda la infraestructura ya instalada con todo el personal posible”.

Señaló que detectaron que no todas las plantillas de los hospitales están completas, ya que hay plazas, pero no hay contrataciones, al referirse a 80 hospitales rurales en el país que están localizados lejos de las capitales de las entidades de la República.

Los nosocomios “tienen que ser mucho más resolutivos, que puedan resolver como segundo nivel… en muchos casos hay especialistas de urgencias, que puede aplicar la trombolisis para un paro cardiaco, pero no tiene la medicina, es lo que tenemos que cubrir, que esos hospitales sean resolutivos y no impliquen traslados que puedan poner en riesgo a los pacientes”, agregó en entrevista al acudir este martes a Palacio Nacional.

Además, señaló que los hospitales deben contar con albergues para atender a los pacientes que llegan desde comunidades lejanas, pero en muchos de ellos, particularmente en diez que se construyeron en 2010, no hay dichas instalaciones, mientras que en otros “ya están muy reducidos”.

También hay casos como el hospital en Ciudad Valles, San Luis Potosí, el cual pasó de 80 a 120 camas, pero con la misma plantilla. En otros sitios, faltan radiólogos por ser una especialidad no tan recurrida.

El titular del IMSS indicó que registraron casos de empresas en las que pasaban a su personal a este programa social, por lo que sus salarios terminaban siendo pagados con recursos públicos.

“Hay algo que ya se corrigió, fueron pocos casos, pero a la persona que estaba contratada la daban de baja (en la empresa) y le decían: como te tengo contratado estás ganando menos, mejor voy a entrar al programa, te meto, te van a pagar más, no te pago yo, y el empleador se ahorraba ese dinero”.

Aseguró que ya se pusieron medidas para que no vuelva a ocurrir, al ser contradictorio para el programa, aun así, hubo al menos mil 500 casos, pero dijo que podría la cifra ser de hasta 5 mil becarios en esta situación. Las empresas que incurran en ello, quedarán fuera del programa.

Descartó que al sumar a becarios se afecte de manera directa la generación de empleo porque el becario “está aprendiendo un trabajo y ese trabajo también le permite pensar que puede tener seguridad social y que puede seguir creciendo. Son modalidades que se cuidaron al momento de diseñarlos”.

Explicó que los becarios, al estar incluidos en la modalidad 32 de seguridad social, cuentan con derecho a farmacia, consultas o incluso atención para embarazos, ya que por cada beneficiario el instituto recibe un pago de 59 pesos mensuales. Indicó que por ello en cada comunicado que emita el Instituto sobre generación de empleo agregará la cifra de beneficiarios del programa, ya que, además, permitirá comparar después de un año si éstos se incorporaron a una fuente laboral formal.

Acerca de misionpo 4928 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.