Y a Usted, ¿Le Huele la Boca?

La Tiendita de los Horrores

Por Emilio Hill

Tomar la cultura, sobre todo pop, mundial y adaptarla a las necesidades del entretenimiento hollywoodense es una tendencia que cada vez se ve más clara en la industria.

Ya no es suficiente con llenar las salas mundiales de personajes que surgen de comics. El entretenimiento globalizado exige adquirir franquicias y adaptarlas al adocenado gusto del público cautivo. El más reciente ejemplo es Godzilla personaje ícono de la cultura japonesa.

En realidad, la historia de este lagarto de mal aliento es algo añeja en Hollywood y por principio no afortunada: en 1998 se hizo la primera adaptación a la pantalla y no con buenos resultados. Rolan Emmerich tuvo la misión de dirigir un largometraje que nunca entendió el mito cultural y cinematográfico del monstruo creado por Tomoyuky Tanaka, Ishiro Honda, Eiji Tsuburaya y Akira Ifukube en 1954.

Más de 24 películas producidas por los Estudios Toho precedían la versión norteamericana. Para entonces estaba desarrollado un mito no solo del entretenimiento sino cultural. Rebasaba por mucho la metáfora inicial sobre la bomba atómica. En los largometrajes de estética propia había una narrativa de manga japonés y transitaba entre una narrativa infantiloide y de filosofía light. Emmerich y su soberbia pasaron por alto esto.

En medio de una industria que demanda franquicias, en 2014 Gareth Edwards dirigió Godzilla que tuvo buenos resultados en taquilla y abrió la puerta para una serie que   involucra a   monstruos del mismo universo.

En esta nueva franquicia, cohabita King-Kong, que se separa del personaje creado por Merrian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack en 1933. Y lo hace ya que en 1962 Toho realiza King–Kong Vs Godzilla (Ishiro Honda).

El Macaco Kong protagoniza el filme La Isla Calavera (Jordan Vogt-Roberts,2017) que forma parte del universo que inicia el Godzilla de 2014.

Ya   está en plena marcha pues una serie de filmes que hasta el momento presenta buenos resultados, vía que ahora sí Hollywood ha sabido entender el mito cultural.

Así llega a la pantalla grande y con buenos resultados en taquilla a nivel mundial, aunque sin que sorprenda a la industria, el tercer filme de la franquicia Godzilla: Rey de los Monstruos (Michael Dougherty,2019).

La película es una mezcla narrativa-cultural de clásicos de aventuras de Hollywood, con patán heroico incluido y una muy cuidada propuesta visual, cercana al comic o serie gráfica. No olvida, claro, una suerte de discreto e hipócrita empoderamiento femenino.

La científica Emma Russell (Vera Farmiga), es secuestrada por un terrorista –ecologista- Alan (Charles Dance) que quiere aplicar la de Thanos y liberar a todos los monstruos para crear un nuevo orden mundial. Se lleva de paso también a la adolescente hija de la doctora, Madison (Millie Bobby Brown) una Tomboy empoderada, claro, personaje que luce asexuado, mezcla de niño-niña para dar gusto a los millennials, cumplir cuotas y no entrar en detalles.

Por supuesto, entra a escena el cowboy a la Peckinpah, el perdedor Mark (Kyle Chandler), quien va al rescate de su ex y su retoño.

Para acabarla de arruinar, Godzilla aparece y no de muy buen humor. En este punto del filme, lo mejor es Ken Watanabe en el papel de Serizawa, científico de Monarch, grupo encargado de lidiar con los monstruos.

Godzilla: Rey de los Monstruos, es el binomio cultural de varios aspectos sólidos de la cultura pop. Algo hay de Irwin Allen, creador de series como Viaje al Fondo del Mar o El Túnel del Tiempo y por supuesto, la propuesta hamburguerizada de los mitos creados por los Estudios Toho.

El llamado Monsterverso, en general la ha sabido hacer, aunque pesa más el pulso hollywoodense para berrinche de uno que otro dizque especialista en el tema.

Eso sí, el filme no pierde tiempo en presentar momentos de acción y sobre todo una buena propuesta visual, lo que marca una diferencia del género de monstruos. Sobre todo de la Universal, clásicos en Hollywood. No pasan ni diez minutos cuando la primera batalla se da.

Godzilla, con todo y que se le cuadra a Mothra, otro de los monstruos clásicos, acaba pronunciando su mañanera enfrente de cualquier cantidad de especímenes del universo en cuestión. Y por supuesto promete secuela, ya con Kong y el dinosaurio con halitosis.

Acerca de misionpo 4849 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.