La Sucesión Presidencial

*La Primera Zancadilla, Para el Titular de SHCP

*Tres Personajes se Están Frotando las Manos

*Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum

*Y la Caballada, Como se le vea, Está Flaca 

Por Ezequiel Gaytán

Tal vez algunos de los lectores de este artículo piensen que estoy adelantando vísperas de la sucesión presidencial y es correcto. La carrera ya empezó y el primero en recibir la zancadilla es el titular de la Secretaría de Hacienda. Veamos, desde Álvaro Obregón a la fecha todos los presidentes han designado a su sucesor y se han inclinado por alguien quien ocupa una cartera en la Administración Pública Federal centralizada. No todos los ungidos han sido ganadores, tal es el caso de Francisco Labastida, Josefina Vázquez Mota y José Antonio Meade. Por su parte, el hoy Presidente López Obrador, cuando ocupó la Jefatura del Gobierno capitalino también nombró a su sucesor. De ahí que, a reserva de lo que el futuro nos depare algo diferente, hasta el momento la carrera por la sucesión presidencial está en el Gabinete centralizado.

Al día de hoy han sido básicamente cuatro secretarías las que han proyectado a los herederos del Poder Ejecutivo, léase Gobernación, Hacienda, Desarrollo Social (hoy llamada Bienestar) y Trabajo. Es cierto que Josefina Vázquez Mota salió de la cartera de Educación Pública, pero eso fue debido a que el Presidente Calderón manejó con cierta torpeza el proceso sucesorio dentro de su propio partido político, pues de todos es sabido que su candidato ere el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero.

El peso cuantitativo histórico recae en dos instituciones Gobernación y Hacienda. De ahí que es común que los titulares de carteras como de Ecología (cuya titular ya renunció sin pena ni gloria), de Agricultura, de Economía o de Turismo, por citar algunos ejemplos, lo que desempeñan son alianzas políticas con quienes si tienen posibilidad de ser los sucesores.

Ahora bien, ¿Qué tiene que ver la sucesión con la renuncia de Germán Martínez?, pues que calificó de neoliberal al secretario de Hacienda, Carlos Urzúa. Con lo cual debieran fortalecerse los ocupantes de las secretarías de Gobernación, de Bienestar y del Trabajo y si me apuran, el de Educación Pública. Pero no ha sido así. De ahí que eso me lleva a pensar que tres personajes se están frotando las manos y tal vez están maniobrando a fin de que se realicen algunos ajustes en el gabinete, me refiero a Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum.

El presidente Plutarco Elías Calles fue quien acotó a los gobernadores y legisladores, a fin de que se abstuvieran a ser candidatos a la Presidencia de la República, por dos motivos básicos, el primero es que así evitaba que los recursos públicos se destinaran a hacer política personal y el segundo porque es más fácil controlar la sucesión entre unos cuantos precandidatos y todos ellos subordinados del Primer Mandatario; hasta el día de hoy esa regla es válida. Es cierto que Vicente Fox, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador lograron ser titulares del Poder Ejecutivo sin ser secretarios de Estado, pero pertenecían a partidos de oposición y también es cierto que la caballada está flaca. De ahí que el señalamiento de Germán Martínez en contra de Urzúa enrarezca aún más el clima sucesorio.

Marcelo Ebrard tiene prestigio de ser un hombre muy inteligente, buen administrador, hábil político y buen operador, sin embargo la Secretaría de Relaciones Exteriores no es una Institución que catapulte a los políticos a ocupar la primera magistratura.

Ricardo Monreal tiene fama de ser un hombre preciso en la exposición de sus ideas, también de tener agilidad mental, magnifico conciliador, competente y hábil operador, y aunque su cargo en el Poder legislativo le permite gozar de mucha autonomía de vuelo y lograr alianzas con otros partidos políticos y gobernadores, tiene la limitante de que hasta el momento los legisladores no han sido parte directa de la sucesión presidencial.

Por lo que respecta a Claudia Sheinbaum es una mujer de toda la confianza del Presidente de la República, siempre ha militado en la izquierda, es trabajadora, constante, hacedora y sensible a las demandas y necesidades sociales.

Son tres personajes que profesionalmente están bien calificados y preparados para continuar en el año 2024 el proyecto iniciado en el 2018. Seguramente tienen imperfecciones, necesiten ajustes en sus respectivos equipos de trabajo y falta tiempo para que inicie formalmente la sucesión presidencial. Pero lo que más necesitan es, desde mi punto de vista, que ocupen la titularidad de una secretaría de Estado con probabilidades y posibilidades de alcanzar a ser los candidatitos del partido Morena. Luego entonces hay tres lugares si consideramos que Urzúa seguirá ocupando la titularidad de la secretaría de Hacienda.

La renuncia de German Martínez al Instituto Mexicano del Seguro Social agitó de alguna manera las aguas de la carrera por la Presidencia de la República, fueron unas cuantas ondulaciones, pero al menos a mí, ya me despertó la curiosidad acerca de quién será el sucesor del Presidente López Obrador si acaso piensa continuar con la regla establecida por Plutarco Elías Calles.

Acerca de misionpo 4393 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.