México, Balance Económico de Oportunidades

Artículo Invitado

*¿Qué se Necesita Para Crecer en un País de Contrastes?

Por Luis Miguel Martínez Anzures

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) que publicó el gobierno federal en días pasados y que por primera vez tendrá que ser aprobado por la Cámara de Diputados, claramente es el reflejo de las propuestas del presidente López Obrador en su libro “La Salida” (2017). En este sentido, hay varias encaminadas a que el país crezca más que deben analizarse con detenimiento. De hecho, en el PND 2019-2024 se plantea que México observará una tasa de crecimiento promedio en el sexenio de 4 por ciento y que, en 2024, el PIB crezca 6 por ciento. ¿Esta situación es factible? Sí, México tiene un gran potencial para llevar a cabo esta meta.

Sin embargo, hay tres temas que son fundamentales para que esto pueda ocurrir: a) Fortalecer el Estado de derecho; b) Fortalecer las finanzas públicas; y aunque llevar a cabo “a” y “b” genere mayor confianza, se necesita; c) Generar mayor confianza en el sector privado, per se.  Al respecto, cabe recordar que las administraciones pasadas se quedaron cortas o no hicieron nada en torno a las dos primeras, pese a ello pudieron incrementar la última.

  1. Fortalecer el Estado de Derecho. Independientemente de la discusión en torno al poder que se le está otorgando al Ejército, parece que la instauración de la Guardia Nacional va a fortalecer tanto la prevención, como la persecución del delito. Estas son excelentes noticias para la sociedad mexicana en su conjunto. No obstante, es necesario también fortalecer la procuración y la administración de justicia. Pilares en la cadena de la legalidad nacional. Por ejemplo, tener cuatro jueces por cada 100 mil habitantes en México, cuando en Latinoamérica hay 8.6 y en el mundo hay 16, en promedio, no permite que los funcionarios en este país, se den abasto con el número de casos que tienen que procesar. Asimismo, México tiene un problema serio en sus cárceles. La población carcelaria que no ha recibido sentencia es de 28 por ciento promedio en el mundo, mientras que en Latinoamérica asciende a 40 por ciento y en México se encuentra en 43 por ciento (datos del Índice Global de Impunidad, UDLAP, 2017). Urge cambiar esta situación y reducirla en su mínimo denominador posible. Así, para poder fortalecer el Estado de derecho, es necesario que el gobierno tenga más recursos. Para ello, México necesita una reforma fiscal integral que le permita obtenerlos.
  2. Consolidar las finanzas públicas. México recauda 13.3 por ciento del PIB en impuestos ajenos a los hidrocarburos, mientras que en Latinoamérica el promedio es de 16 por ciento (de acuerdo al Banco Mundial). Diferentes estudios concluyen que con una reforma fiscal que permita aumentar la base de contribuyentes, sería muy factible incrementar el porcentaje de recaudación con respecto al PIB. Por lo tanto, urge que los grandes empresarios de este país, contribuyan pagando los impuestos que hasta ahora han evadido o disminuido sustancialmente, gracias al régimen de excepción existente en la tributación nacional vigente. Otra forma de llevar a cabo esto, es eliminando los productos y servicios que tienen tasa cero o están exentos del pago de IVA.
  3. Generar confianza en el sector privado. Es necesario generar mayor confianza en la industria formal. Al respecto existen acciones que hay que adoptar, debido a dos características que observa nuestro país: 1. Marco legal. Cuando un empresario -grande o pequeño, nacional o extranjero- decide invertir su dinero en un negocio en México, sabe que hay cierta certidumbre en torno a “las reglas del juego”, pero a la vez también sabe que corre un riesgo muy importante que emana de que se cumplan dichas reglas. Este riesgo se puede reducir fortaleciendo el Estado de derecho. Reglas simples que se cumplan para todos, sin excepción.

El problema en este sentido, es que hoy en día, todavía no se lleva a cabo esta meta. Y actualmente, no solo hay incertidumbre en torno a que se cumplan las reglas, sino que además, ahora existen serias dudas con respecto a las reglas mismas. Todo lo anterior se refleja en que si bien, se han efectuado investigaciones en contra de grandes males que aquejaban al país como el robo de combustibles, por otro lado, aún no se han visto caer a grandes delincuentes de cuello blanco (autores intelectuales en todos estos casos). De igual manera, esta incertidumbre reciente se debe principalmente a las diversas iniciativas que han planteado varios legisladores desde noviembre del año pasado, que no son amigables con la operación del sector privado. Aunque muchas de estas reformas deben llevarse a cabo, y son necesarias para separar el poder económico del poder político.

Expliquemos mejor esto. En Brasil, el gasto y la inversión del gobierno ascienden a poco más de 30 por ciento de la economía. En cambio, en México ese cociente es de 16.7 por ciento. Así, el 83.3 por ciento de la economía de nuestro país, la mueve el sector privado. Por más acciones que instrumente el gobierno en torno al gasto público, solo van a mover el 16.7 por ciento de la economía. Por lo tanto, es fundamental generar la confianza suficiente para que ese 83 por ciento de la fuerza productiva nacional, impulse las tasas de crecimiento que México necesita con urgencia.

Para que esto ocurra, es necesario que el presidente mande un mensaje unificado tanto desde el Ejecutivo, como desde la bancada de su partido en el Legislativo, comprometiéndose a brindar certidumbre en cuanto al marco legal y la aplicación sin distinciones del imperio de la ley.

A los empresarios no hay que consentirlos, pero si brindarles certidumbre jurídica.

Por lo anterior, es vital para la consolidación del crecimiento económico nacional que desea alcanzar el jefe del ejecutivo, que el gobierno federal obtenga el 83 por ciento de la inversión productiva y logre fijarlo con rumbo unificado; es decir hacerle ver a la sociedad nacional que el camino de la 4T, debe ir de la mano con la industria formal de la nación. Aquí es donde se ubica el éxito del crecimiento con tasa al 4 por ciento del PND.

Por lo tanto, es vital que las personas cercanas al presidente le hagan ver que su destino no podrá ser alcanzado, si el barco no logra dar un ligero pero sostenido cambio de timón. Por el bien de México, es importante pensar que: Carlos Urzúa, Gerardo Esquivel y Alfonso Romo deben concientizar al ejecutivo federal de la importancia de dichas medidas, aun cuando la voluntad presidencial a veces sea distinta.

Acerca de misionpo 3835 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.