Experiencia en el Sector Público

Del ABC Político

*Los Costos del INE, Frenan al PRI
*Colapsa el PRD; ¿Aureoles en 2024?

Por Gerardo Lavalle

A.- Batalla perdida. Acaso la guerra. Productores de jitomate de Florida, ganaron el reclamo y la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, bien gracias.

Haber desperdiciado los conocimientos y los contactos de los negociadores encabezados por Ildefonso Guajardo y su equipo, desde el principio se consideró un despropósito.

La actual responsable de la dependencia no tiene conocimientos en política. Según su currículum oficial, que se reduce a unas cuantas líneas, es profesora-investigadora de El Colegio de México. Estudió la licenciatura en economía en la UNAM y la maestría; en la Universidad de Harvard se doctoró en Historia Económica. ¿Y el trabajo en el sector público?

¡CERO!

Desde hace una década los productores de tomate –son 16- de Florida reclamaron a sus gobiernos y al Departamento de Comercio aplicar aranceles, porque los sinaloenses se tecnificaron y lograron calidad insuperable en el rojo fruto.

Presumiblemente la doctora Márquez Colín realizaba negociaciones con su par en Estados Unidos a fin de que no se afectaran las exportaciones mexicanas del jitomate y por ende no se aplicaran los aranceles anunciados por el residente de la Casa Blanca.

Sin haberse firmado el renegociado T-Mec, y por consecuencia el TLCAN sigue vigente en sus condiciones originales, la titular de Economía dejó que las exportaciones mexicanas de tomate paguen un arancel de 17.5 por ciento del valor facturado.

A los productores no se les escuchó y lo argumentos expuestos por la doctora Márquez Colín carecieron de fuerza y sustento para evitar el impuesto.

Ahora se amenaza a los productores de aguacate con similares medidas.

Y sígale usted.

Acero y aluminio ya están gravados; la integración en el ensamble de automóviles en México tendrá mayor participación de Estados Unidos y Canadá. Algunas plantas de la industria automotriz ya consideran en moverse de México debido a la exigencia de salarios equiparables a los que se pagan en los países socios de nuestro país y que equivale a 320 pesos por hora.

¿Qué hacen en la Secretaría de Economía para defender las exportaciones mexicanas?

Al paso que van y en solo 5 meses, todo ha cambiado para desgracia de México.

Una funcionaria con credenciales académicas, pero ninguna en el servicio público.

Peor, imposible.

B.- Algo no queda claro con el método que seguirá el PRI para elegir a su próximo dirigente nacional.

Originalmente se había pedido la participación del Instituto Nacional Electoral (INE) pero el costo que representaba organizar la elección interna dejó sin posibilidad financiera al PRI para seguir con el proyecto.

Si el Consejo Político Nacional aprobó la elección abierta a la militancia y no hay un, digámoslo así, auditor externo, se corre el riesgo de que las viejas prácticas hagan su aparición y todo quede en un gatopardismo simulado.

El futuro es incierto para el PRI.

Para bien o para mal, hoy tiene la oportunidad de mostrarse como un instituto que practica la democracia. Cuando menos en el papel. Sin embargo, bajo el argumento de carecer de recursos y con la amenaza de nuevas multas por parte del INE, se deja de lado la apertura y se regresa a los tiempos en los que la cúpula toma la decisión del camino que deba seguir el partido.

A luces visto, no se sabe bien a bien quiénes integran esa cúpula. Se habla del expresidente Salinas de Gortari, pero nadie lo demuestra; se dice que de los aspirantes a dirigir lo que queda del partido, están más interesas en quedar bien con el actual mandatario que con la militancia.

Los próximos meses serán de incertidumbre para aquellos que todavía disfrutan de cargos públicos. Léase: gobernadores, senadores y diputados federales y locales y presidentes municipales. Todos en conjunto quieren meter las manos y nadie define el camino por el cual transitar.

Sin el INE y en manos de los expertos en mañas electorales, el PRI se dirige hacia la reducción de espacios y muy probablemente a la desaparición.

C.- Al igual que el PRI, el PRD enfrenta la tragedia. A sus 25 años de vida, muestra el cansancio. Sus dirigentes, los que quedan, quieren seguir alimentándose de las prerrogativas que, por su baja votación en las pasadas elecciones, apenas si alcanza para algunas buenas comilonas acompañadas de vinos nacionales porque los importados no lo podrán pagar.

La crisis alcanzó al partido que en 1989 nació como la esperanza de una transición que cambiara el rumbo del país. Las tres campañas de Cuauhtémoc Cárdenas desencantaron y las otras dos –la tercera fue por su cuenta y riesgo y por ello triunfó- de Andrés Manuel López Obrador terminaron por desagregar a todos aquellos que creían en la democracia y tuvieron que vivir el caudillismo que, por cierto, se añeja en su condición de hongo al que ningún pesticida vence.

No se advierte que haya la intención de regenerarse. La sola mención de que Silvano Aureoles podría ser el candidato presidencial en 2024 genera escozor.

Incapaz de gobernar Michoacán, de sacarlo de la ruina, de devolverle algo de paz y abatir el crimen organizado y el narcotráfico, Aureoles, el único gobernador que tiene el partido después de perder Tabasco y su principal bastión: la Ciudad de México, no muestra con qué podría competir.

¿Quién se acabó al PRI y al PRD?

La historia lo dice: las ambiciones de quienes los dirigieron, no las bases, sino las cúpulas.

Acerca de misionpo 3772 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.