Hora del Cambio Climático

Artículo Invitado

Por Luis Miguel Martínez Anzures

Desde hace algunas semanas Europa ha vivido grades manifestaciones espontáneas en contra del cambio climático a partir de la convocatoria por redes sociales que llevaron a cabo, muchos colectivos especializados en la materia.

Greta Thunberg.

Dicha convocatoria no tendría nada de extraordinaria, sino fuera por la composición de sus asistentes y sus líderes.

¿Quién es Greta Thunberg que con solamente 16 años convocó a protestas en más de mil ciudades en alrededor de 100 países?

Nunca antes en la historia del planeta, adolescentes desde los 16 años, habían salido a las calles para demandar a los gobernantes, actuar de manera emergente, como ocurrió hace unos días. Nunca una generación tan joven había denunciado la irresponsabilidad de los políticos, de un sistema económico y de una generación adulta, por comprometer su futuro, como sucedió en semanas pasadas.

¿Desde qué parte de esta realidad humana, emite sus mensajes esta niña?

La pregunta no se refiere a su país o su ciudad natal, se refiere a su ser, ese que ha logrado hacer un gran eco por todo el mundo. Su expresión es seria, raramente sonríe. Fue diagnosticada con Asperger, una condición del espectro del autismo. Ella ha comentado acerca de esta condición, que es una cualidad que le permite tener una gran capacidad de enfocarse profundamente en un asunto.

A cuatro meses de iniciar su huelga escolar frente al parlamento Sueco, exigiendo al Gobierno cumplir con los compromisos de reducción de emisiones acordados en París, Greta Thunberg habló en la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de Naciones Unidas, ante los líderes del mundo, reclamándoles que “quieren seguir con las mimas ideas que nos han llevado al desastre, cuando lo único que debemos hacer es poner el freno de emergencia”. La adolescente, habló de justicia climática en un mundo que se está desgajando, un planeta en el que las naciones ricas deben disminuir drásticamente sus emisiones y que ésta, no puede ser la misma exigencia a naciones pobres… “nuestra civilización se está sacrificando para el beneficio de un grupo muy reducido de gente que busca continuar acumulando grandes cantidades de dinero”.

El mensaje se perdería en el enorme horizonte de buenos deseos, si no fuera tan puntual y concreto, como profundo en sus metas. Greta Thunberg ha puesto el dedo en la llaga de la realidad humana en la actualidad: la desigualdad en todas sus facetas.

Un mes después, en enero de este año, con el mismo gesto serio, sin dudar de una sola palabra, habló en el Foro Económico Mundial de Davos advirtiendo: “nuestra casa se está incendiando”. Greta, ante los líderes de las grandes corporaciones que ahora gobiernan el mundo, les dijo que de acuerdo al Panel Intergubernamental de Cambio Climático (PICC) los gobiernos de todo el planeta tienen 12 años para actuar y evitar que, en el futuro, la humanidad enfrente situaciones catastróficas climáticas y/o fenómenos de retroalimentación de emisiones de gases de efecto invernadero que pongan la situación totalmente fuera de control. A su vez, clasificó el cambio climático como el mayor reto que ha enfrentado el hombre, alertando que se debe actuar como si se estuviera enfrentando una emergencia, porque esto es lo que es.

Greta empezó su protesta en agosto del año 2018 y, en menos de 7 meses, su ejemplo encontró eco. Estudiantes de secundaria, preparatoria y universidades, por decenas de miles, salieron el viernes 15 de marzo, a emitir acusaciones a la generación adulta de heredar un planeta en crisis. A su vez, hicieron un llamado de emergencia a los líderes del mundo para detener el avance del cambio climático. Un duro mensaje a las generaciones pasadas y un aterrador reclamo para los dirigentes del mundo en la actualidad. Se ha evidenciado que su trabajo ha sido mediocre y que el futuro de la humanidad está en peligro.

La condición especial de Greta Thunberg es de cuidado, ya que al tiempo que presenta Asperger está siendo un foco de atención global, una situación que puede ser muy difícil de mantener, sobre todo si se piensa en los cuidados que tendrá que llevar para mejorar su salud.

En cuanto a lo relevante de su historia y formación educativa, hay mucho que conocer. La madre de Greta es cantante de ópera y su padre actor; dentro de sus ancestros por la línea de su padre se encuentra Svante Arrhenius, Premio Nobel en 1903, el científico más reconocido por advertir el impacto de las emisiones de CO2 generadas por el consumo de combustibles fósiles sobre el clima del planeta. Por lo que la investigación y la lucha en contra del cambio climático lo tiene en su ADN.

En un libro escrito por sus padres, Escenas del corazón, se describe la condición de Greta y su profundo enfoque en el tema ambiental y el cambio climático. Algunas personas podrán argumentar que Greta sufre una obsesión por el cambio climático, pero ¿no deberían estar todos obsesionados por salvar su casa cuando se está incendiando? ¿Acaso una actitud como esta sería socialmente irresponsable en un mundo que busca afianzar su supervivencia? El tema aquí, es que el fuego no es tan evidente y cuando la humanidad por fin se dé cuenta, será demasiado tarde para extinguirlo.

Así que, quizás, las palabras de esta niña sueca de apenas 16 años, no son un sonido en el viento de los aires políticos que logre perderse con facilidad. Todo lo contrario, su mensaje empieza a encontrar replicas importantes en diferentes ciudades de Europa y muchos países han decidido darle los reflectores que se ha ganado.

En México, este movimiento ha sido poco difundido, la protesta de los viernes pasados en el mes de Marzo, fue respaldada por más de 15 mil científicos de Europa y Estados Unidos, quienes llamaron a respaldar las acciones juveniles del “Viernes por el Futuro” (Friday for Future). Los científicos miembros del PICC y, en general, todo el mundo académico que tiene información al respecto, están de acuerdo en que se debe actuar de manera urgente, como si no existiera un mañana y es que, en realidad, esa posibilidad de seguir las cosas así, pueda difuminarse.

En su obra Esto lo cambia todo, la periodista, escritora y activista, Naomi Klein (una de las voces más lúcidas sobre el desastre de la actual civilización), refiere en su introducción lo siguiente: “Tenemos que recordar que la gran tarea de nuestro tiempo va más allá del cambio climático. Debemos mostrar una mayor altura y amplitud de miras. De lo que verdaderamente se trata, si somos sinceros con nosotros mismos, es de transformar todo lo relacionado con el modo en que vivimos en este planeta”.

La investigadora pone énfasis en un tema muy simple: El capitalismo contra el clima, para documentar sobre el tema,  entra en las profundidades del mundo de las corporaciones y la política, para mostrar cómo los intereses de esa minoría, cooptaron la política en los Estados Unidos para evitar compromisos frente al cambio climático. Su libro expone en detalle como la adicción al lucro de unos cuantos, con nombres y apellido, está llevando a la civilización a un callejón sin salida.

Esta problemática (la del cambio climático), ha logrado encontrar una portadora del mensaje, que las nuevas generaciones habrán de seguir para tratar de rescatar su presente y un futuro cada vez más incierto.

Bienvenidos al futuro de la incertidumbre, bienvenidos a la lucha por la existencia de un mundo para todos.

¿Quiénes serán los ganadores?

Acerca de misionpo 4849 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.