You Tube y AMLO: una Relación de Comunicación Para un Nuevo Gobierno

Artículo Invitado

Por Luis Miguel Martínez Anzures

Las estrategias de comunicación política, a través del uso de redes sociales y productos audiovisuales no son una moda, al contrario, han llegado para quedarse. En la actualidad, la forma de comunicar las acciones de gobierno en cualquier parte del planeta, deben atravesar el mundo de las redes sociales, si lo que se pretende es comunicar acertadamente un mensaje hacia un público objetivo.

En todo el mundo las fronteras del Internet se encuentran en una constante expansión de sus contenidos. En el mundo occidental su exposición y utilización debe ser permanente y constante, muy ligada a las necesidades del mercado y el marketing comercial. Comunicar es una actividad que no admite descansos, ni retrasos en sus entregas.

En este contexto, en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, se está convirtiendo en una estrella de YouTube (una de las principales plataformas digitales cuyos contenidos audiovisuales son los más difundidos por los jóvenes), gracias a sus apariciones públicas, sobre todo en la conferencia de prensa que diariamente encabeza desde Palacio Nacional desde muy temprano y es transmitida en su canal a través de esa red social. De esta manera, el titular del ejecutivo federal abre el debate público en México y marca la agenda comunicacional, por lo que resta del día.

Algunos medios de comunicación internacional, como Bloomberg, señalan que la popularidad del Presidente en redes sociales se está convirtiendo en un fenómeno que domina la agenda pública del país y coloca al político mexicano entre los únicos líderes a nivel mundial que hace más apariciones públicas de forma sostenida, durante todos los días. Un ritmo de trabajo que reditúa en muchos beneficios para su causa y la de la administración que encabeza.

A través de un análisis realizado por la Unidad de #MetaDatos del portal Sin embargo –con información de Social Blande–, el canal oficial de YouTube de López Obrador superó en menos de tres meses el número de vistas que logró el ex Presidente Enrique Peña Nieto durante todo su sexenio. López Obrador alcanzó el pasado 16 de febrero: 79.51 millones de reproducciones.

Lo relevante de esta cifra es que, con base en cálculos de especialistas en el tema, de seguir con este ritmo, el titular del Ejecutivo federal, alcanzaría el billón de vistas en 2022.

En opinión de estos mismos expertos, la interface que eligió el mandatario mexicano como vía principal de comunicación, es más eficaz en términos de audiencia, que la de su homólogo estadounidense Donald Trump (que usa Twitter), debido a que el live stream video, es uno de los medios de mayor impacto entre consumidores en el mundo. De igual forma, el  estudio realizado por IAB.Trends, y publicado en 2018,  señalo que el 67 por ciento de los usuarios de Internet en el orbe, es consumidor de contenidos a través de esta vía, en tanto que en México, este porcentaje alcanza el 65 por ciento de los usuarios. Una cifra nada despreciable para un mandatario cuyo costo de difusión, también es menor a sus antecesores.

López Obrador se ha beneficiado de las narrativas transmedia como ningún otro Presidente en la historia de México: aparece en YouTube de lunes a viernes en conferencia con la prensa nacional, y los sábados y domingos también, durante las giras que realiza por todo el país. Además, la versión estenográfica de sus eventos está disponible minutos después de que concluye la transmisión, las capturas de pantalla comienzan a fluir desde los medios de comunicación. Por si esto no fuera suficiente, los usuarios tienen la libertad de editar extractos del video que queda almacenado en el canal de manera permanente.

Su consigna es total apertura a la información oficial y parece, al menos, en este sentido cumplirla.

Si lo anteriormente descrito no bastase, en redes sociales (RRSS) como Twitter y Facebook, el presidente mantiene una presencia permanente. Cuando Obrador no emite desde sus cuentas un posicionamiento oficial, hablan de él sus seguidores y opositores las 24 horas del día, sin interrupción desde el pasado 1 de diciembre. Es la figura política más conocida en todo el país y la más publicitada.

La dinámica que el Presidente ha impuesto con es totalmente diferente, por lo menos con su antecesor, Enrique Peña Nieto, que difícilmente daba conferencias de prensa y mucho menos dedicaba espacios de tiempo que durarán más allá de un hora para responder a preguntas de los reporteros.

A Enrique Peña Nieto, le pesaba mucho el manejo de medios y su interacción con los cuestionamientos de la prensa en general. Muchos fueron los infortunios que le restaron puntos positivos en su imagen.

Por otra parte, López Obrador no se limita a hablar de los temas de la agenda nacional en sus mañaneras, también hace bromas y protagoniza gestos (que después son viralizados en otras redes sociales como Facebook o Twitter) con los que busca identificarse como un político más cercano a los ciudadanos convencionales, alejado del aura que siempre rodeó a los presidentes de México. Se le ve constantemente relajado. Muy natural, le encanta la exposición mediática y por supuesto la interacción con el público. La disfruta. Estos elementos le dan bonos positivos a su imagen y lo posicionan rápidamente en la cúspide de la información política en el país.

El hecho de que la exposición del Presidente comience tan temprano, ha transformado la forma de comunicar de los principales portales de noticias a nivel nacional: ahora todos tienen que madrugar para estar atentos al mensaje del Presidente, ya que en cualquier momento, la nota que los periodistas buscan puede darse.

En las mañaneras (como ya se les conoce popularmente a sus conferencias), pasa de todo. Hay cuestionamientos formulados con base en datos estadísticos e informes serios de investigación, que muchos reporteros aluden para cuestionar al presidente y la información que difunde, así como también, pueden ubicarse preguntas con cierta jiribilla o mala intención en la difusión de la respuesta que emita el ejecutivo federal.

¿Hasta dónde llegara esta popularidad y sobre todo, cuanto durara esta luna de miel mediática? ¿Sera capaz de aguantar este paso durante todo su sexenio?

Solo el tiempo y el devenir noticioso podrán responder a estas preguntas. Lo que hasta ahora queda claro, es que la insuperable verdad basada en la realidad siempre supera cualquier estrategia de comunicación política.

Acerca de misionpo 4928 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.