Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Iniciativa para combatir empresas fantasma está incompleta: IMCO

Correo electrónico Imprimir PDF

La iniciativa de ley para combatir “empresas fantasma”, propuesta por el diputado de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar está incompleta, pues no incluye el uso de tecnología para detectar las operaciones con facturas falsas en tiempo real, cuando el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene todos los instrumentos para mejorar la fiscalización, coinciden expertos.

Para Pablo Montes, Investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), si bien el diagnóstico de la ley está bien dirigido, las empresas fantasma “sólo son un puente” entre la evasión fiscal y las personas que desvían el dinero.

De acuerdo con la iniciativa, las empresas fantasma tienen un promedio de vida de 15 meses, pues su único objetivo es emitir facturas falsas para beneficiar a quienes buscan desviar recursos o evadir impuestos.

“La solución para combatir las empresas fantasma es interconectar las bases de datos. Si el SAT sabe cuáles son las empresas fantasma, entonces deberían estar perfectamente identificables para las entidades públicas para las auditorías”, consideró.

El especialista advirtió que es difícil combatir a las empresas fantasma, porque son entes temporales que desaparecen una vez que cumplen su cometido, por lo que es urgente mejorar los mecanismos de comunicación y las bases de datos del organismo fiscalizador para detectar este tipo de operaciones en tiempo real.

“Puede que una ley no sea tan efectiva si no consideran que la información está muy dispersa para hacer una detección (de actos ilícitos) en tiempo real, porque si generamos una ley que no estipule cambios en los flujos de información, las empresas fantasma se detectarán después de que ocurran estos hechos”, advirtió.

Por separado, Adrián Urbina, especialista fiscal del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), señaló que el padrón de contribuyentes incluye a 60 millones de integrantes, de las cuáles dos o tres millones son empresas y el resto son asalariadas, lo que complica la capacidad de fiscalización del SAT sin el uso de la tecnología.

“Hoy con el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), cuando una empresa emite una factura, se envía automáticamente una copia a la autoridad, por lo que el SAT sabe cuántas facturas emite cada contribuyente y, todo esto se realiza en tiempo real.

"Entonces, con sus sistemas, hoy la autoridad puede fiscalizar de una manera práctica y ágil, quién está cobrando IVA o qué Impuesto Sobre la Renta debe pagar cada contribuyente”, precisó el especialista.

Sin embargo, reconoció que el volumen de operaciones diarias, es decir, la cantidad de facturas que se emiten, es muy alto, lo que implica una complicación para la fiscalización de los contribuyentes.

Escribir un comentario