Banner




Ud. está aquí
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
sombra
elecciones_2018

El Rey ha Muerto Viva el Rey…

*Borrón y Cuenta Nueva, en la Joven Etapa

*Aplaudidores y Desdén Para los que se van

*Ojalá Exista Capacidad de Reconciliación

*Tarea Urgente, un Nuevo Consenso Social

Pasada la fecha electoral tendremos nuevo liderazgo en nuestro país, el resultado de las urnas traerá un nuevo gobierno y desde luego un nuevo titular del ejecutivo; este portará de nuevo una esperanza que mucho urge a los mexicanos y a sus instituciones y que se espera que tenga la capacidad de transitar en el relevo sexenal con gobernabilidad democrática y capacidad de operación política.

 

La llegada del final de sus seis años de EPN, no han sido de todo placentera, con el mayor descredito histórico de su persona, y de la institución presidencial; termina cediendo espacios políticos, económicos y sociales a todos los que le reclaman pertenencia, tan es así que, se observa el vacío de poder del ejecutivo. La mayoría de los factores reales de poder del sistema político nunca habían tenido presencia en los procesos electorales; así la iglesia, grupos empresariales, delincuencia organizada entre otros, han influido de manera determinante en la política regional y desde luego nacional. La debilidad institucional esta ahora a prueba, se hace necesaria credibilidad para fortalecer la legalidad de las elecciones, esto es fundamental antes de que equivocadamente quieran utilizar las fuerzas armadas militares para garantizar esa transición que las instituciones no lograron.

El epitafio de que el rey ha muerto es claro y contundente; aun cuando faltan cinco meses para la oficial transición, el sexenio ya termino y urge que termine, los errores se cuentan por muchos. Las omisiones, equivocaciones y desatinos en las decisiones son bastantes; tema aparte son los hechos de corrupción e impunidad que quedan escritos en este triste sexenio. El titular del ejecutivo y su gobierno no escapan de este señalamiento.

Por eso el rey ha muerto, y con esto pierde presencia y poder desde ya, se desdibujará su imagen y su legado no se olvidara, éste quedara para lo memes, y los malos chistes. Iniciarán las loas y halagos para el nuevo rey y los muchos “seguidores” que cada día le verán nuevas virtudes, el populismo y el pópulo salió a la calle celebrando… bueno aún no lo saben… pero lo que sí, celebrando que el peñismo ya se va.

Iniciamos ahora con los grupos de transición de gobiernos, los proyectos vigentes, y los útiles, electoralmente hablando, aquellos que aplauden y reconocen la labor de quien los ofrece, vendrán las legiones de analistas e ideólogos, intelectuales o personas que se dicen intelectuales, con ese halo de orgullo por haber ganado y desdén para quienes se van.

Un hecho que no se debe de pasar por alto es la capacidad de reconciliación que deba de existir en la conclusión de este proceso. Las divisiones resultado de las campañas políticas tras el triunfo son ahora hechos del pasado anecdótico. El inicio de un nuevo consenso social es tarea urgente, un pacto que garantice paz social y estabilidad, unión ciudadana, cohesión política e identidad ahora ideológica.

Los nuevos actores políticos, tanto hombres como mujeres, tienen la tarea y responsabilidad de exigir justicia, y no encubrimiento, no hacerla de modo deliberativa ni selectiva; de enjuiciar con justicia los abusos producto de la corrupción sin impunidad y con firmeza.

Borrón y cuenta nueva, el inicio de esta una nueva etapa requiere de la voluntad de todos, resarcir diferencias y mantenernos como nación unidos por lo fundamental; la alianza por México, al fin de cuentas el rey ha muerto, viva el rey.

* FCPyS UNAM


Escribir un comentario