Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
duda
hitler_trump

El Primer Paso de la Transición

*Mensaje del Ganador: Serio, Claro y Republicano

*De Tono Conciliador y con Llamado a la Unidad

*Dirigido a Todos los que Conforman Esta Nación

*También a Capitales Nacionales y Extranjeros

Pasada la fecha de la elección venidera hay ciertos pasos obligados que deberá de llevar a cabo quien tenga el triunfo, derivado de los cómputos oficiales a realizarse:

Desde luego, el mensaje a la nación deberá de ser totalmente diferente al emitido como candidato, porque ya será quien dirigirá la nación y, si bien como candidato podría incluso blofear o jugar con las palabras, ahora su mensaje debe ser serio, claro, republicano y desde luego nunca populista.

 

Si bien el pueblo es quien le cedió el poder y en este reside esencial y originariamente la soberanía popular, y este pueblo espera un mensaje del nuevo titular del ejecutivo, el mismo deberá de ser de tono conciliador, llamando a la unidad, a sumar equipos y dejar las diferencias de la jornada electoral atrás. Deberá de señalar la validez de la misma elección, en términos de legalidad y legitimidad; de recalcar que votó una buena parte de los mexicanos inscritos en el padrón que, de una u otra forma, se manifestaron, y que son estas mayorías relativas quienes determinan el rumbo a seguir.

Deberá de señalar el esfuerzo de los miles de representantes de casillas, de ambos sexos, quienes, junto con los propios representantes de los partidos y los funcionarios electorales, armaron y orquestaron el éxito de la elección.

De igual forma, deberá de señalar que, en las actividades del día de la jornada electoral, salvo pequeños casos aislados, todo transcurrió en paz y se logró desterrar el miedo a la violencia política que prevalecía durante las fechas de campañas.

En ese discurso a la nación, deberá de llamar la atención a los inversionistas y grupos organizados de empresarios (el capital político es fundamental en este llamado de atención), su mención tendrá que ser conciliatoria y garantizar, de inicio, la libre empresa y la libre competencia, dando garantías a la inversión y la seguridad de que no se incurrirá en devaluaciones urgentes, ni deslices en la relación peso-dólar precipitados y tampoco urgentes.

Desde luego que el llamado anterior deberá de tener la mirada puesta tanto en los capitales nacionales como internacionales; mención particular deberá ser la banca nacional y la norteamericana.

También habrá que mencionar a los observadores electorales nacionales e internacionales; y declarar que pese a quien le pese no hubo capacidad para emitir fraude alguno en las casillas representadas por miles de mexicanos.

En el mensaje anterior, las fuerzas armadas tendrán un papel preponderante en el llamado a la unidad nacional y al respeto a su investidura, a su honorabilidad, lealtad, patriotismo y al deber para con la territorialidad de la nación. El mensaje en este rubro tiene que ser claro, fraterno, pero sí muy firme.

De igual manera, llamar a los sectores obrero, y campesino, y a las clases medias para que la suma de sus voluntades le permita erigirse como primer mandatario, señalando el honor y la responsabilidad que esto implica.

Y para todas las familias, las mujeres y hombres de nuestra nación, este mensaje tendrá que estar lleno de esperanza, ese sentimiento que es más grande que el miedo; esperanza de que ahora las cosas podrán y deberán de cambiar, de que será un inicio y una nueva batalla para desterrar la corrupción y la impunidad de las raíces del sistema político mexicano, no solo con el ejemplo, sino con acciones contundentes y firmes, que den cuenta de que el poder no se delega ni tampoco se comparte, que el poder bien usado no es más que su ejercicio y este ejercicio tiene que ser contundente; eso esperamos, eso quisiéramos ver. Un ejercicio de poder de investidura presidencial y desde luego mando firme y rumbo claro en nuestras instituciones.

*FCPyS UNAM


Escribir un comentario