Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
enrique_penia_nieto

El Último Reducto de Campañas

*Fueron Intensas, Costosas, Sucias y Denostadoras

*La Novedad fue el uso de Redes Sociales y Memes

*Encuestas: Tras la Elección ya no Servirán de Nada

*Discurso Político: Sólo Como Escudo de mal Jilguero

Afortunadamente las campañas electorales tienen un día de término, esto de acuerdo a los lineamientos que de campañas políticas se tienen en el momento, y que concluirán, además de costosos, opino, pocos productivos. Las campañas son el escaparate donde se muestran los candidatos y las propuestas que ofertan a la ciudadanía, sus temas de gobierno y desde luego son las arenas de lucha que determinan quien es el más ocurrente, ágil, y logra hacer la mejor contra-campaña.

 

Por ello, evaluar las campañas no tendría ningún objetivo sensato si se luce más quien más dinero aporte a la misma; se requieren muchos recursos para estar en la palestra, incluso para lograr llegar al tope de los gastos sin estar en la mira de los organismos fiscalizadores, pero también para saber cómo burlar a los éstos.

Estas campañas políticas fueron intensas, costosas, sucias, denostadoras, poco programáticas, nada ideológicas, muy desgastantes en lo anímico, muy llenas de denuncias de todos contra todos, desvirtuadoras de la política y del mensaje de contenido. De la misma manera se llenaron de divertidos e inteligentes memes, de muchos mensajes de radio, tv, y más de contaminación visual en calles. La novedad fue la utilización de redes sociales, estas fueron el catalizador del mensaje, la salida a la respuesta última y urgente.

Al respecto los ganadores fueron los medios que vendieron espacios publicitarios caros, mucho muy caros; los ganadores son ahora los concesionarios de radio locales y los periódicos y reporteros locales que se vendieron al mejor postor.

De la misma manera aquellos quienes hicieron encuestas de todo tipo y de toda medida, de hecho encuestas a la medida, y que cobraron bien, muy bien, exageradamente bien.

Estas encuestas después de la elección no servirán de nada, nos daremos cuenta de lo muy equivocada que estaban, de lo maniqueas, y falsas; que la realidad social rebaso por mucho el papel de la sociedad y junto con ello de los organismos electorales.

También al fin de las campañas vemos lo equivoco del discurso, este ahora lleno de falsas promesas, mentiras, exageraciones, acusaciones de todo tipo y también, nada esperanzadoras. El discurso político se ha envilecido se porta solo como escudo de mal jilguero, no hubo elocuencia, y menos debates de altura. Las posturas ideológicas se las llevo el viento, ahora son basura de propaganda de campaña.

Finalmente los amigos se dividieron por posturas políticas, nunca entendieron lo contrastante de los frentes; nunca pudieron comprender que el agua y el aceite nunca se lograran combinar… por ello los enojos y los enconos de los conocidos, las peleas llegaron incluso al seno de las familias, se suponía que nunca lo futbolero, lo religiosos y lo político lograría separa la célula familiar; hoy, la política logro hacerlo, separo, dividido, contrasto enfado y logro confundir a cada miembro del grupo social y familiar, donde el jefe de familia, hombre o mujer no pudo explicar lo turbio de las coaliciones electorales, lo complejo de las endebles uniones políticas y solo se hundía en hombros para dejar que la ignorancia logre avanzar más.

Al final el presidente de México si se metió en la contienda, de hecho se metió todo el poder ejecutivo con todas sus instituciones y programas, la operación política funcionó y valió, gano el gobierno en su subsistencia y en su permanencia, fue su propia razón de Estado.

No me pregunten por el tigre, ese no existe, existe el apoyo y el recurso, ese es de temerse más, lo que mejor queda es el recuerdo de la movilidad social, el sabor de la torta fría y desangelada como el mitin, solo queda la esperanza vacía y seca del ciudadano de saber que finalmente, la campaña termino.

* FCPyS-UNAM

Escribir un comentario