Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
urna
beber

Ganar Ganar… Perder Perder…

*No Obstante, el Proceso Electoral aún no Está Definido

*La Verdadera Sorpresa: la Noche del día de la Elección

*En la Elección Todos han Metido las Manos Como Nunca

*Se Coció el Arroz, Pero Otro no el que Todos Suponen

La disputa es más que una elección más, incluso que una apuesta de orgullos y vanidades; en el proceso electoral presente, se está jugando la definición del futuro y rumbo del país, el propio proyecto que de nación veremos desarrollarse o estancarse en, los próximos años.

 

Por ello, la visión que de los candidatos tenemos es por mucho muy limitada, es cortoplacista, de sólo proponer dar respuestas a demandas inmediatas para con los electores, los cuales ignorantes y pobres en su mayoría, sólo quieren tener asegurado su satisfactor básico inmediato es decir de subsistencia.

La sociedad gana cuando la democracia es verdaderamente representativa, cuando la educación y el civismo están presentes, cuando transparencia, rendición de cuentas y el combate a la corrupción e impunidad no permiten que nadie escape del estado de derecho.

Ganar-ganar, es la intrincada respuesta de que la equidad está presente, y hace de ello justicia social.

Por ello, el proceso electoral aún no está definido; considero que a pesar de que las encuestas en su mayoría le dan un seguro triunfo a un candidato, -no el oficial-; la verdadera sorpresa se dará en la noche del día de la elección, pues de espaldas se irán cuando se declare ganador en un cerrado resultado.

Ya lo dijo el presidente Peña; lo que mejor sabe hacer, es ganar elecciones, ya lo vimos en el Estado de México, lo demostró claramente, los escépticos no pueden y no quieren creerlo, su candidato puede que ya perdió y aún no lo saben…

Si la elección fuera a ser determinada por una Razón de Estado, esta diría que deberá de haber continuidad en el proyecto ya iniciado, personalmente considero que también por esa misma razón, todo debe de cambiar, afirmo categóricamente; cambiar no para que todo quede igual, sino para que no repitamos impunemente los errores y chapucerías de este presente.

Por ello la alternativa es que ganen los que tengan que ganar… y que pierdan los que así tienen que hacerlo; y donde quedan los ciudadanos, los empresarios, los jóvenes, las mujeres, los muchos trabajadores de México… si bien esto no se termina hasta que se acaba, tal vez podrá perderse todo, menos la esperanza de que la democracia sirve, tiene validez y se legitima día con día.

En este proceso todos han metido las manos como nunca, los empresarios, la iglesia, desde luego el gobierno, los medios han hecho su agosto, los millones de pesos gastados, y los ojos de la elección que definirá a un ganador que señala “que este arroz ya se cosió”. Yo creo que no, que está por mucho ajeno a la danza de los millones que desde ya están operando, que las estructuras se están moviendo, que la operación electoral esta iniciada desde meses atrás, es la dinámica del Estado mexicano, exculpar su salvaguarda, y junto con ello su vigencia.

Muchas de las boletas ya están marcadas, como naipes, como cheque en garantía, la estructura de los organismos electorales están finamente aceitadas, cual instrumento de cirujano, no se han dado cuenta de la mano que cuenta votos.

Si la elección fuera hoy el ganador se determinaría después de un empate técnico, de una urgente coalición que se dará en unos días, en unas horas, después de negociaciones de cúpula, de alto calibre, a mí no me preguntaran pero lo deduzco, por eso hoy lo defino, se coció el arroz, pero otro no el que todos suponen, la vida pública seguirá y junto con ello la política pública, los enemigos se reconciliaran por bien de la cosa pública; es el juego de todos, el juego que todos jugamos, el que aún no termina, y que creo después de la elección iniciara.

Finalmente, la idea de la supervivencia de un sistema democrático es buscar en la estabilidad, la permanencia, la capacidad de gobierno, gobernabilidad lo más plural que se pueda para que se permita transitar de manera pacífica a otros estadios; esto aunque perder-perder, signifique perderlo todo.

*FCPyS UNAM


Escribir un comentario