Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
aristoteles
meade

Quienes Hablan y Ejercen la Política

*Hoy, Presente en la Radio y en las Comidas Triviales

*También en la Fila de las Tortillas y Paradas de Camión

*Pero hay Personas Hábiles con Tacto y Experiencia

*Edifican Instituciones, las Construyen y las Fortalecen

La ciencia de la política tiene para sí, un gran bagaje de estudio e historia, desde Aristóteles que dignifico al hombre como un animal político y en su naturaleza misma hemos convivido con esa ciencia en su diaria cotidianidad a la que nadie escapa al día de hoy, es decir que la conoce o como tal la ejerce.

 

Todos conocemos de la política, sabemos en experiencia propia, aun y cuando no sepamos de sus categorías teóricas hablamos y expresamos comentarios donde el ser y la esencia de la política está presente.

Desde luego que este es un fenómeno relativamente reciente, apenas unos años atrás, quizá generaciones, no gustaban de hablar de temas donde lo político estaría presente; después al determinar que esta es una ciencia, la ciencia de la política y se separó de su contenido doctrinario del derecho, de la economía, de la administración pública y demás ciencias sociales; la ciencia política logra su autonomía al detentar método o métodos de conocimiento y objeto de estudio, ambos propios.

Por ello logró su independencia doctrinal y junto con esto su categoría real y concreta al estar en cada mesa de discusión, primero de los que se llamaban intelectuales, teóricos sociales; y después de los críticos de café.

La charla común de la política está en los debates electorales, en las mesas de discusión académica, en los programas de noticias. Todos hacemos política, si bien no tal cual como la describe N. Maquiavelo, sí como la señalaba Hobbes cuando refiere que en el estado de naturaleza el hombre es el lobo del hombre.

La idea de estas líneas es el dar cuenta de que todos en la radio ya son analistas expertos, en comidas triviales, todos, mujeres y hombres, son consumados expertos del fenómeno social, en la fila de las tortillas y en las paradas del autobús cada persona exhibe su opinión cual conocedor de la materia, argumentando lo que desde su punto de vista es lo correcto, lo que debe ser, y que sin esa opinión todo el sistema político es un desastre y junto con ello, las instituciones.

Verdaderamente lo anterior es una falacia y explico lo siguiente:

Existen estudiosos con nombre y fama del estudio de la política, sus libros, opiniones, disertaciones son por demás consumadas.

De la misma manera existen personalidades de la práctica de la política, hombres y mujeres mucho muy hábiles en esta materia, con sensibilidad, tacto y gran experiencia.

En ambas categorías el tiempo, la mesura, la disciplina, la honradez (tanto intelectual como material), la inteligencia, han estado presentes no una sola vez, no sólo en momentos electorales, no en una coyuntura social, y sí permanentemente durante toda su vida.

Ellos son los constructores de la política, son quienes edifican las instituciones, las construyen y las fortalecen.

La política, como ciencia de estudio, y lo político como practica del ejercicio, son disciplinas muy exigentes que, cuando verdaderamente se llevan a cabo, son permanentes y muy justicieras, no respetan intelectualidad ni postura ideológica, requieren de la permanencia y también de la continuidad.

Quienes son así, quienes viven de la vocación de la política y no solo de la profesión política, refiriéndome a M. Webber son quienes buscan en la igualdad de oportunidades un consenso social completo aún y cuando este sea complejo; sin importar las unanimidades, respetan las mayorías tomando en cuenta las minorías, estas dan legitimidad a cada una de las decisiones que toman con la cabeza, el corazón y con atinado carácter.

Para los políticos de tiempo completo, para quienes hacen de la ciencia política y de lo político una forma de mantener en la estabilidad social, la capacidad de gobernar en paz social, para quienes dejan de lado su interés personal y de grupo; y junto con ello la terrible vanidad.

Para ellos la política siempre habrá de reivindicarse y así también de inventarse anteponiendo siempre lo fundamental, la unión, la identidad y la cohesión social.

* FCPyS-UNAM

Escribir un comentario