Banner




Ud. está aquí
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
pri
meade

La Resurrección del Muerto…

*Cambios Requeridos en el PRI Para que Lázaro Ande

*Impulso Para Ponerse la Camiseta con su Candidato

*Hoy Prevalece Mayor Fanatismo en Algunos Militantes

*La Lucha Social se Hace con Corazón y Convicción

Cuenta el pasaje bíblico que a la voz del maestro; Lázaro levántate y anda, Lázaro se levantó y anduvo…

Aun guardando las distancias y el mal ejemplo, la última oportunidad de levantar al PRI, su alianza y a su respectivo candidato fue un cambio a poco más de la mitad de la contienda, de su dirigente nacional; si bien es que el ahora nuevo dirigente es un priista de los llamados químicamente puros, y de aceptable trayectoria, considero que no solo se requiere de ese cambio, también de otros ajustes necesarios para que Lázaro ande…

 

Quienes conocemos el PRI y sus entrañas sabemos, que la emoción, entusiasmo, compromiso y entrega es también cuestión de liderazgos;  es tema de identidad y cohesión, de pertenencia; aclaro que el hecho de que sea un candidato externo no resta la categoría de cohesión y la respectiva pertenencia, la visión de actualidad no está separada con la de imagen y entrega, los militantes requieren con urgencia un gran impulso y consecuente compromiso para poder dar la cara, y ponerse la camiseta con su candidato.

Los militantes, y de esto hablo con experiencia, somos agentes de cambio y conducción, somos un grupo diferenciado entre sí, diversos niveles y tipos de educación, incluso de formación social, y desde luego de nivel económico. Pero lo que mantenía unido al partido es por la buena política, por su ejercicio y su conducción.

Se amaba el partido y si bien se cuestionaba la dirigencia, había la capacidad de disentir, de opinar diferente, de criticar al partido, desde afuera y desde luego criticarlo hacia adentro. Ahora veo más fanatismo en algunos militantes; son ciegos que no solo no quieren ver (me refiero a los errores) y suponen que tal cual como están las cosas, así están bien.

“Curiosamente antes… cuando estábamos peor…, estábamos mejor…”

Me asombro de “militantitos” que quieren expulsar de los grupos sociales, de chats, de redes, a quienes no opinan igual; y a luego dicen “Un crítico del Priismo, ¿ahora qué sigue?” sigue que ya cambiaron a la otrora dirigencia, sigue que los memes señalan que la gasolina sube más que a Meade, sigue que no sabrán responder cuando la historia (o sea mañana), les cuestione que hicieron para defender su ideología, bueno no la conocieron y defienden su estatus por mantenerse en un mínimo conformismo, que cual dignidad pronto también perderán.

La militancia verdadera hoy necesita un ímpetu, que va desde la alegría hasta la nueva decencia incluyente de valores y respeto, incluso a disentir, pero también a conocer que la permanencia inclusive si solo son un “carga portafolios”, tienen que ver con la equidad de opinión y vigencia de pensamientos. Los militantes exigimos de los militantes, adherentes y simpatizantes, respeto y buen trato, inclusión, deferencia y discusión de todas las ideas; en eso estriba el ganarse la emoción de participar, en eso consiste el éxito de convencer, de generar polémica y sobre todo la oportunidad de participar en política en esta contienda tan llena de imaginación, pero también con mucho odio, recelo y rencor. La política moderna es la suma de diferencias en torno a proyectos, de destacar oportunidades, de señalar mínimamente corrupción, impunidad y los errores, eso además de dar dignidad, da conciencia y responsabilidad, eso nos hace a todos los sensatos iguales.

Si queremos levantar a Lázaro, requerimos (más que fe) una nueva concepción del orgullo priista, más a aquellos novatos que no conocen una pinta, una huelga, una buena tesis; la lucha social se hace con el corazón y con la convicción del gusto por la política, el proyecto es lo que se defiende, no importa si se es un externo, que curiosos, ahora regresa el ligo y las prendas rojas, ahora es el tiempo de la verdadera militancia; advierto, si a esta se le motiva, si se le despierta, si se le dice que ande; andará.  A partir de hoy, no importa el candidato, ahora importa la pedirle a la militancia que se levante a andar.

* FCPyS-UNAM


Escribir un comentario