Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Las Revueltas de Silvestre

Correo electrónico Imprimir PDF
playa_el_sardinero

España y México: Afinidades y Profundas Diferencias

Durante el mes de enero tuve la oportunidad de estar trabajando en Santander, España y de conversar con tirios y troyanos sobre la situación que guarda el reino en sus problemas más acuciantes. No cabe duda, que el problema respecto a la secesión del Cataluña no solamente ocupa a buena cantidad de letrados, jueces, políticos de tiempo completísimo, estrategas militares y de los diversos cuerpos policiacos, sino también el independentismo catalán y el nacionalismo español se hacen presentes en las barras y mesas de los bares, en la tertulia académica y al interior de la familia cuando se toma en cuenta lo que piensan las distintas generaciones.

Por lo que se refiere a los periódicos, canales de televisión y revistas que pudiéramos llamar de ortodoxas, se condena la ilegalidad del proces y se hace burla de Puigdemont. Yo les recordé a mis amigos españoles que los americanos tenemos el tema de la independencia como central en la historia oficial de cada país y que, comprendiendo las diferencias entre la otrora Nueva España y Cataluña, ambos eran reinos de la monarquía española y agregaba: las declaraciones de independencia siempre han sido unilaterales, ilegales, sobre-ideologizadas y han provocado reacciones violentas por parte de la metrópoli. Como dato curioso les informaba que en México, la mayoría de mis amistades tomaron el tema catalán como si fueran burgaleses, cristianos viejos, seguidores de la doctrina del Movimiento y más intolerantes que cualquiera declaración de algún líder del PP. Aquellos interesados que lean los documentos de entre 1880 y 1930 producidos por el independentismo catalán apreciarán que los argumentos históricos, de la lengua materna, de su aportación económica a España, etcétera, no fueron inventados por Carles, ni Oriol, ni por los demás partidos y organizaciones que hoy pugnan por la secesión. En otro orden de cosas, los tribunales españoles paulatinamente van completando el cerco sobre los grandes defraudadores del sistema bancario peninsular y sus nexos con, también el PP, ayuntamientos afines a dicho partido y empresas que se beneficiaron del “crony capitalism”. Nada que no sepamos en México, pero con una diferencia, Rodrigo Rato declaró y los jueces lo extrañaron por su altanera actitud. Hasta el juez Baltazar Garzón ya se pasea como una figura reivindicada. También comparecieron los funcionarios del PP Valenciano…imagínese estimado lector que las autoridades mexicanas fincaran responsabilidades, individuales, a funcionarios verdes, aliancistas, rojo-amarillos y demás colores partidistas por los negocios que hacen durante las múltiples campañas de nuestro sistema electoral. También en España el asunto de la violencia ocupa los titulares de los medios informativos, los casos de feminicidios, del terror intra-familiar y de la brutalidad producto de las redes del crimen organizado revelan un problema que genuinamente tiene proporciones globales, pero de ninguna manera en España tienen la violencia que en México se ceba contra los trabajadores que toman el transporte público, o de los jóvenes que legítimamente van a divertirse y de pronto están en medio del fuego cruzado. Peor, violencia en los caminos, carreteras, veredas y calles donde el día en que se escriben las presentes líneas han asesinado a dos religiosos y un lego que iban por la carretera entre Taxco e Iguala. ¡¡Es el colmo!!

 

El reverso de la moneda y un tanto para no ser obsesivamente negativos, como siempre en Madrid me dirigí al museo Caixa Forum -genuinamente empresa socialmente responsable- que habitualmente tiene magníficas exposiciones, que van desde objetos arqueológicos antiquísimos como aquellos de la cultura sumeria hasta la actual exposición que versaba sobre uno de los grandes pintores italianos del siglo XX: Giorgio de Chirico. Y ya en Cantabria es un requisito fundamental comer toda la variedad de pescados y mariscos acompañados por sendos verdejos; me reencontré con el Vermut acompañado de un hielo, rebanada de naranja y una aceituna en el fondo del vaso. Casi al final de mi estancia visité diversos pueblos de la montañosa zona pasiega para deleitarme de quesos, panecillos dulces y el típico cocido montañés de no fácil digestión. España y México comparten el gusto por las expresiones plásticas, visitar la iglesia neoclásica del Carmen en Celaya, dedicarle un par de horas al Museo de la Estampa, ubicado en la plaza de la Santa Vera Cruz, y leer los mensajes producidos por el Taller de la Gráfica Mexicana entre los años de 1940 y 1960, o bien conocer el Museo del Café en Córdoba, Veracruz, dan una idea de la riqueza de la cultura mexicana que sobrevive a la escasez de recursos, y por otro lado enfrenta la realidad de nuestro pueblo, que influido por la mercadotecnia de la globalización, se ha lanzado en masa a visitar la exposición de Tim Burton, cuyos muñecos ya han salido en sus diversas películas.

Escribir un comentario