Banner




Ud. está aquí
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
cnte

Oaxaca: Estado Fallido

*Nacional: Promedio Mayor a la Primaria Terminada

*Nuevo León: Casi Alcanza Tercero de Secundaria

*¿Y Oaxaca? no Llega aún al Cuarto de Primaria

*Allá, la CNTE Está Asesinando a la Educación

El concepto Estado fallido es empleado por politólogos y analistas especializados cuando describen ineficacia e ineficiencia en la prestación de los servicios públicos, corrupción en la realización de trámites de la Administración pública en todos los órdenes y en todas las dependencias y entidades, falta de cultura de la legalidad, tortuguismo en la procuración e impartición de justicia, pérdida del control territorial por parte de las fuerzas de seguridad pública, toma de decisiones orientadas a beneficiar a ciertos grupo empresariales por encima de los intereses sociales y ecológicos, incapacidad de interactuar con la sociedad e indiferencia ante las desigualdades sociales. Por supuesto que se trata de una serie de conceptos medibles y evaluables que pueden y deben discutirse con mayor profundidad.

 

Ahora bien, si a lo anterior agrego otros indicadores, tales como el incremento de la criminalidad, migración en búsqueda de mejores oportunidades, mercado informal, gobierno débil ante organizaciones de conductas gansteriles, marcada degradación económica y cuestionable prestación de servicios de salud y de educación, me estoy refiriendo a algunos estados de la República Mexicana.

Por supuesto que se trata de convencionalismos académicos y habrá que reconocer que el concepto del Estado exitoso tampoco es una realidad categórica e imperativa. De ahí que, lo que se sostiene, es que hay Estados estables donde como su nombre lo dice, lo que predomina es el imperio de la Ley, instituciones sólidas, civismo en el plebiscito cotidiano de la convivencia social, armonía ciudadana y diálogo entre el gobierno y la sociedad en el diseño, instrumentación, contraloría social y evaluación de las políticas públicas y sobre todo educación de calidad como inversión al futuro.

Mucho piensan que lo que genera un Estado fallido se debe al incremento de la criminalidad y la corrupta procuración de justicia, pero no es así. Lo que incuba la falla del Estado es la falta de educación con calidad y la cuestionable prestación de los servicios médicos, pues éstas son el mejor antídoto en contra del Estado fallido.

Si analizamos los resultados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), así como los del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), rápidamente observamos que, en efecto, México ya tiene, a nivel nacional, un promedio superior a la primaria terminada, pero cuando pormenorizamos dicho análisis por entidad federativa, vemos que mientras Nuevo León está por ser un estado cuya población ya es de tercero de secundaria, también notamos que Oaxaca no alcanza el cuarto de primaria.

Los mexicanos del Norte no son superiores a los de Sur, así como tampoco es una cuestión de suerte. Lo que marca la diferencia son los gobiernos. Hay gobiernos que no se dejan chantajear y amenazar por líderes sindicales y existen gobernantes que no pueden o no quieren marcar límites a las demandas de los sindicalistas. Y que quede claro, las legítimas demandas del movimiento obrero y la defensa de los trabajadores es incuestionable. Pero ese no es el tema medular del asunto. Lo que sucede con la Coordinadora de los Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca es una lucha por monopolizar agremiados, vivir de las cuotas de éstos y no permitir otra organización de maestros libre y autónoma. Por eso, lo que sucede en ese hermoso y magnífico Estado mexicano es que están asesinando a la educación y con ello, en treinta años, Oaxaca será un Estado fallido.

Escribir un comentario