Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
ricardo_anaya_y_miguel_angel_mancera

La Traición en la Política

*Es un Acto de Defraudación que Comete un Individuo

*La Conveniencia de Poder Político y las Prerrogativas

*No es una Coalición en Favor del Desarrollo Nacional

Dice la voz popular En política se hacen amigos de mentiras y enemigos de verdad, lo cual es en esencia correcto. Son miles los ejemplos que conocemos en la historia de México y en la mundial de traiciones por obtener el poder político y también por intereses económicos y personales. Son deslealtades derivadas de circunstancias que significan romper la palabra o el juramento que pactaron las partes. Es un acto de defraudación que comete un individuo al hacer lo contrario a lo que había acordado en un principio y su gravedad es de consecuencias tales que cambian el rumbo y destino de personas, equipos de trabajo, naciones y continentes.

 

Incluso, jurídicamente, la traición está tipificada en prácticamente todos los países del mundo al considerar que la patria es sujeto y objeto de traición.

El caso que hoy nos interesa es el de la traición política y me refiero a lo que sucede dentro del Frente Democrático Ciudadano (FDC) conformado por los partidos políticos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC). Una tríada que busca ganar las elecciones a la Presidencia de la República y, de ser posible, lograr mayorías en las cámaras de Diputados y de Senadores, para lo cual suman esfuerzos, recursos y acordaron un plataforma programática que, en su caso, puedan formar un gobierno con líneas de acción más o menos homogéneas, pues debido a la razón de ser de los partidos, es imposible desde el punto de vista ideológico que sea una sumatoria de principios programáticos acerca de qué hacer y cómo lograr el bienestar nacional. Es decir, la Derecha es contraria a reconocer la libertad de la mujer acerca de su maternidad, en tanto la izquierda está en favor del aborto, por citar un ejemplo. De ahí que la conclusión es que se suman esos tres partidos por conveniencia de poder político y las consecuentes prerrogativas económicas que la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales les otorga.

No hay más que un pragmatismo que se avizora como un claro caso de oportunismo bajo el triste principio de quítate tú, para ponerme yo. No hay más. Pensar en una coalición profunda y bien estructurada en favor del desarrollo nacional no se aprecia.

No sé si sea cierto que la idea de un Frente de ese tipo la concibió el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, tampoco tengo pruebas de que fue un acuerdo copular, pero si puedo deducir que la falta de un método de selección del candidato a la Presidencia de la República es una imposición acordada y desaseadamente ejecutada por Ricardo Anaya.

Hábilmente hizo de lado a la señora Margarita Zavala y logró también marginar a Miguel Ángel Mancera. Por su parte, Alejandra Barrales contenderá internamente por el PRD contra dos exsecretarios del gobierno capitalino, Salomón Chertorivski y Armando Ahued Ortega porque generó divisiones dentro de su partido. En otras palabras, se han multiplicado los problemas del panista y la perredista ya que además muchos militantes de sus respectivas instituciones políticas se dicen o se sienten traicionados por la conducción y acuerdos a los que han llegado.

Tal vez la historia los absuelva como luchadores políticos con visión de futuro, eso no lo sabemos, pero por el momento una gran parte de analistas políticos lo que observamos es que traicionaron la confianza de muchos ciudadanos.

Escribir un comentario