Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
autos

La Recuperación de la Industria Automotriz

*El Fenómeno de la Consistencia Económica

Hablar de temas económicos a principios de año, es ya de por sí un cliché de los grandes economistas y especialistas en finanzas públicas, pero hablar de buenos dividendos en materia de exportación en productos, que no tengan que ver directamente con la manufactura, es un fenómeno que rompe con estos fenómenos.

Por años la industria automotriz nacional (aquella que se encarga del ensamblaje y comercialización de piezas de este sector) ha estado en una constante vorágine de cambios coyunturales que no habían permitido el crecimiento sostenido de sus tasas de producción y venta hacia el extranjero. Dicho en otras palabras, el nivel de importación de estos productos, era totalmente volátil a principios de año, por lo menos, así lo demuestran las estadísticas macroeconómicas, en todas estas décadas.

Pero al iniciar este 2018, la inercia se ha modificado sustancialmente. El cierre de 2017 sumado al empuje de este boyante año que está comenzando, nos da otro panorama más alentador para el sector automotriz nacional.

El año pasado, México envió al extranjero, principalmente a los Estados Unidos: 3 millones 102 mil, 604 unidades, y produjo 3 millones 773 mil, 569 vehículos. Una cifra superior a ciclos anteriores.

Esto significó que la producción y exportación de autos en 2017 creciera a niveles sin precedentes.

En todo lo que respecta al año que acaba de concluir, la producción de vehículos en el país creció 8.9% frente al 2016 que presentó una cifra de 3 millones 773 mil, 569 unidades, mientras las exportaciones aumentaron 12.1%,  a  razón de 3 millones 102 mil, 604 unidades, alcanzando ambos indicadores niveles máximos históricos, de acuerdo con información de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) publicada este lunes en diferentes medios de información.

Lo que estamos presenciando es un fenómeno atípico, de acuerdo al contexto económico actual presentado tras la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Pero esta inercia no acaba ahí.

El mes de diciembre, también anotó cifras esperanzadoras en la producción de vehículos, pues subió 1.5% anual durante el último mes del año, mientras que las exportaciones crecieron 16.7%. Este fenómeno no ocurría desde el ya lejano 2011.

Si observamos con detenimiento el fenómeno de las exportaciones en el país, podríamos apreciar que las ensambladoras establecidas en México fabricaron: 246 mil ,248 vehículos ligeros y exportaron 252 mil, 723 unidades en el último mes de 2017, precisó la AMIA.

Lo destacable de estas cifras sin duda alguna, es que esta inercia de productividad a finales del año que acaba de concluir será una dosis de dinamismo para este mes que está en curso. Y posiblemente vaticine mejores indicadores en el rendimiento de la balanza comercial nacional.

De acuerdo con autoridades de la mencionada asociación, las exportaciones alcanzaron una cifra superior a la producción debido a que los inventarios de las armadoras también salieron en esta misma condición, esto diversificó la oferta por parte del sector nacional hacia nuevos mercados de consumo. Es una buena medida de comercialización en tiempos de contracción económica mundial.

Cabe recordar que México exporta la mayor parte de su producción de vehículos a Estados Unidos, el que aún sigue siendo su principal socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que también incluye a Canadá. Esta situación, como sabemos, podría cambiar drásticamente en los años que están por venir, de acuerdo al contexto económico que el presidente Donald Trump intenta imponer como una de las principales medidas proteccionistas de su administración. Sin embargo, este panorama aún no ve el resplandor de su nacimiento.

Lo que si podemos vaticinar como un hecho casi consumado, de acuerdo a la inercia comercial del sector automotriz en la región norteamericana, en voz de la Asociación Mexicana  de la Industria Automotriz, es que en 2018, este sector, volverá a alcanzar cifras históricas de producción y exportación.

Al parecer las expectativas de crecimiento y comercialización son muy altas y prospectan estándares cercanos a los 4 millones de unidades colocadas en los mercados canadiense y estadounidense. Habrá que esperar si estas cifras se convierten en una dulce realidad.

Por lo pronto, lo que sí es un hecho consumado es que, México ha seguido atendiendo la fuerte demanda del mercado de Estados Unidos, el que –como ya se ha dicho anteriormente- sigue siendo, su principal socio comercial, al tiempo que se encuentran empantanadas las negociaciones del TLCAN, vigente desde 1994.

El panorama que se aproxima en materia automotriz, sigue siendo un poderoso salvavidas de la economía macroeconómica nacional en tiempos de contracción y turbulencia en los mercados internacionales.

Los horizontes económicos de este 2018, habrán de monitorearse con especial interés, ya que podrían definir, el rumbo del país en materia económica determinando de esta manera, la viabilidad política en todos sus niveles las siguientes décadas.

Escribir un comentario