Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
alejandro_diaz_de_leon

¡Precaución! hay Populistas que Sugieren Utilizar las Reservas Internacionales

*También, Bajar Tasas de Interés por Decreto

*Son Alertas que ha Lanzado el Banco Central

*No Caer en Pánico por Circunstancias Externas

Ya que estamos en eso de las disquisiciones con el flamante, es un decir, gobernador del Banco Central, Alejandro Díaz de León, déjenos platicarle que aún con su voz pausada, modesto atuendo y parco sentido del humor –al menos frente a la prensa-, lo de que sí se puede ufanar este economista es de su contundencia. Nada de improvisaciones y siempre, como una suerte de lección aprendida por años, pegada la lengua al cerebro.

 

Así las cosas, nos refiere sin cortapisas que políticos populistas e ignorantes, le piden una y otra vez al Banxico eso de “usar las reservas internacionales”, lo mismo para pagar becas, construir edificios o casas abatidos por los sismos, o con el objeto de hacer escuelas o carreteras vecinales y simplemente no saben ni conocen la normatividad que rige este rubro importante de la política monetaria.

Acepta nuestro personaje que, “a lo mejor”, existe la percepción que las citadas reservas –situadas por cierto arriba de los 173 mil millones de dólares, hasta el fin de semana pasado- son un patrimonio neto, es decir, que se tienen en una enorme caja fuerte, como por ejemplo la que está situada en el sótano del propio BdM, allá en la calle de 5 de Mayo, en donde se atesoran uno a uno los billetes verdes que alcanzan la extraordinaria cifra mencionada. Pero por supuesto que no es el caso.

Veamos su técnica, ni modo, explicación, y luego juzguemos: “La cuestión es cómo se hace el Banco Central de reservas. Por ejemplo, cuando Pemex exporta dólares y tiene dólares, y necesitamos pesos para nómina o algún otro gasto, nos vende esos dólares… Esto significa que, aparejado de la acumulación de reservas, hay pasivos que emite el Banco Central para poder adquirir esos dólares. Entonces, en ese sentido, no es un patrimonio neto, no es una riqueza que esté guardada en un cajón y que pueda usar…”.

Les hace ver a los políticos oportunistas que siempre pululan en todos lados, que además de que las reservas no son patrimonio neto del Banco de México, usarlas para cualquier otro fin implicaría, ni más ni menos, que un uso de gasto público. En esto, opina Díaz de León, el BdM “debe centrarse en proveer de peso a la economía y en tener una inflación baja y estable”, como parte de su mandato constitucional y, por lo mismo, le está prohibido por ley el financiamiento al gobierno federal.

De nueva cuenta, casi sin mover pestaña alguna, se trata de explicar nuestro personaje: “Todos los fines de gasto público que pueden ser muy loables, necesarios y que deben de tener algún eco en una partida de gasto, pues transitan más bien por el Presupuesto de Egresos de la Federación, más que por el balance del Banco Central”.

Otro tema no menos importante es el de las tasas de interés primarias, que hoy andan en 7.25% y que pudieran llegar a 7.50 en febrero, según los mismos analistas, niveles en los que –consideran no pocas voces- se seca la economía pues el financiamiento es caro y escaso, lo que también incide en bajos consumos y, por supuesto, en que aumenten los niveles de mora de no pocos usuarios del crédito, como ha ocurrido en todas las crisis económicas que hemos encarado en los últimos 40 años.

Pues bien, para el economista Díaz de León, que por cierto ingresó al Banxico por primera vez en 1991, lo que se busca al encarecer el financiamiento y favorecer el ahorro en relación al consumo, es impedir –precisamente- que los precios se salgan de las manos, que la carestía se vuelva irrefrenable, pues.

“El hecho de que la inflación pudiera incrementarse aún más, reflexiona en voz alta, sería un costo mucho mayor para la economía, por los efectos adversos que tiene este fenómeno, especialmente sobre los salarios y, por ello consideramos que lo mejor que puede hacer el Banco Central es actuar de manera oportuna para combatir la inflación y no dejar que se generen los que llamamos efectos de segunda ronda”.

O para decirlo en manzanitas: lo que busca el BdM es que, si bien hay efectos en el crédito y una baja en el consumo, estos son de corto plazo y no dañarán las expectativas inflacionarias de mediano y largo plazos. Y eso va en congruencia con el anuncio del propio INEGI la semana pasada, en donde, por ejemplo, se nota una caída en el nivel alcista de la carestía y se conjugan otros elementos como el hecho de que este año no hay ni habrá gasolinazos, más los citados aumentos en los réditos del financiamiento.

En claro mensaje a los jóvenes Millenians y a los de la Generación Z, incrédulos per se, el gobernador les hace ver que hace unas cuantas décadas vivíamos en un país con niveles inflacionarios muy altos, inestables e impredecibles, y que en el caso de los créditos eran muy escasos y altamente costosos. Eso ya no nos puede volver a ocurrir, opina nuestro personaje de marras.

Al final del camino, Alejandro Díaz de León está seguro que entregará buenas cuentas al país desde la política monetaria, a pesar de otros vaivenes locales y foráneos como la violencia, elecciones e inseguridad, o bien Trump, el muro, TLCAN, el cambio climático y demás chunches, aunque recuerda a todos que hay diversas estrategias si se presentaran esos problemas en forma unívoca o colectiva.

Por lo pronto, ya le dimos el beneficio de la duda y esperamos que el mundo no se le caiga de la noche a la mañana bajo el (ahora) clásico lema de un subgobernador y ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz: “para el tipo de cambio, amigos, no tenemos pronósticos. Tenemos plegarias”. Y así.

En esto de la vida, estas Lascas Económicas persiguen otras piedras filosofales y preciosas para alcanzar, juntas, sus sueños y metas, a sabiendas que lo conseguirán, aunque les signifiquen nuevos y duros esfuerzos. Por lo pronto les esperan en este mismo espacio, pero la semana entrante. Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Escribir un comentario