Banner




Ud. está aquí

Necesaria una Profunda Revisión del Sistema Tributario y de la Reducción de Prestaciones a los Trabajadores

Correo electrónico Imprimir PDF
urge_reforma_transexenal
hector_villareal
francisco_martinez
luis_foncerrada

*La que Opera Actualmente ha Inhibido las Inversiones

*Debe Existir un Consejo Fiscal Independiente, Exigen

*Una Nueva Para Corregir Desviaciones Presupuestales

*También Gasto-Ingreso y la Planeación de Programas

POR ALBERTO ALMAZÁN

Instalar el Consejo Fiscal, sufragar los gastos fijos con ingresos fijos y hacer una reforma de fiscal de gran calado, son propuestas que flotan en el medio financiero y encuentran eco en el legislativo.

“Gane quien sea la Presidencia de la República en 2018, tendrá que poner en marcha en 2019 una reforma fiscal de gran calado que vea más allá del sexenio y tendrá que realizarse asumiendo todos los costos políticos”, dice a MISIÓN POLÍTICA Héctor Villarreal Páez, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

 

Junto a su voz, surgen las de los coordinadores parlamentarios del PAN y del PRD en el Senado y la Cámara de Diputados y que coinciden en proponer una reforma que termine con la “tóxica reforma fiscal del 2014”.

Marko Cortés, coordinador de los diputados albiazules, señala que la “tóxica reforma fiscal” ha inhibido las inversiones y es necesario revisarla de fondo, sobre todo en las reducciones en las prestaciones a los trabajadores.

A su vez, el PRD en voz de su coordinador, Francisco Martínez Neri, ha sostenido su posición de la urgencia de entrar a una nueva y profunda revisión del sistema tributario.

CONSEJO FISCAL, ÓRGANO VIGILANTE

El Consejo Fiscal, dice Villareal Páez sería un órgano vigilante y no para diseñar el presupuesto de la Federación.

Su vigilancia daría oportunidad de corregir desviaciones presupuestales, gasto-ingreso, lo que permitiría la planeación y el cumplimiento de programas.

“Es vital que su función sea transexenal, para evitar que con los cambios de gobierno también se cambie la política tributaria”, acota.

Fue el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, recomendaron en sus reuniones de otoño, sugirieron que México “debe contar con un consejo fiscal independiente que apoye al gobierno federal al conseguir las metas de reducir el déficit público y que le permita consolidar el crecimiento económico”. Sin embargo, admitieron que México está tomando las medidas necesarias para reducir la deuda.

En octubre, al conocer la propuesta, la Secretaría de Hacienda desechó momentáneamente la creación del Consejo Fiscal y argumentó que el país cuenta con instituciones de estudio de la política fiscal.

De acuerdo con Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), la figura del Consejo Fiscal existe ya en 47 países, como lo son España, Perú, Colombia, Chile; en Europa, Holanda, el Reino Unido, Kenia y en América, Estados Unidos y Canadá, entre otros.

Villarreal Páez coincide con el líder de la patronal y le agrega el ingrediente mayor: de no crearse el Consejo Fiscal y darle la autonomía constitucional que, por ejemplo, tiene el Banco de México, las finanzas públicas podrían no sanearse como lo reclaman las condiciones económicas del país.

(Este 2016 es el primer año en que el presupuesto de la Federación prevé un superávit, lo que permitiría dejar de endeudarse y comenzar a cubrir los empréstitos que tiene México).

Luis Foncerrada Pascal, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), plantea que es urgente incrementar el superávit para controlar la economía y sostener la macroeconomía.

Apunta que en economía no se puede gastar más de lo que se tiene. “Es como la economía familiar: si gastas más de lo que ganas terminas por endeudarte y al final del día te quedas sin nada”, dice.

Advierte que, si bien no se dará la degradación de la economía, las calificadoras Moddy’s, Fitch y Estándar & Poors’s “estamos en la mira”.

El director del CEESP alerta de la necesidad de una reducción real en el gasto corriente y la urgencia de destinar recursos a la infraestructura, toda vez que se ha llegado prácticamente a “cero en la materia” y ello no permite detonar la economía.

De parte de Villarreal Páez, la propuesta clara es: mayor control en el gasto.

LA TÓXICA REFORMA DEBERÁ ENTERRARSE

Desde el momento en que fue anunciada la Reforma Fiscal y que provocó la airada reacción del entonces presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, quien señaló “seguiremos pagando los mismos”, y cuya posición mantiene Juan pablo Castañón, líder de la cúpula empresarial y que es secundada por todo el sector privado y al que acompaña el PAN y parte del PRD, se plantea la desaparición de aquella y la instrumentación de una nueva, que permita a los empleadores e inversionistas encontrar ventanas de oportunidad para desarrollarse.

Al anunciarse el incremento de los combustibles, el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, expresó que no se debe a un fracaso de la Reforma Energética, sino a la “tóxica” Reforma Fiscal que aprobó el PRI, porque por cada litro de combustible se pagan seis pesos de impuestos, que son el Especial Sobre Producción y Servicios y el de Valor Agregado.

“No tiene nada que ver con la Reforma Energética, el problema son los impuestos que el Gobierno está cobrando por la gasolina. Lo que sí debe quedar muy claro es que detrás de este aumento criminal al precio de las gasolinas está la reforma fiscal; es decir, por cada litro que la gente compra de gasolina, 6 pesos son impuestos, aproximadamente 4 pesos son Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios y 2 pesos son IVA, Impuesto al Valor Agregado. Esa es la razón por la que en el PAN votamos en contra de esta tóxica reforma fiscal”, remarcó el político queretano.

LA NUEVA RFORMA FISCAL, DE FONDO

Por el cúmulo de declaraciones, descalificaciones y críticas a la Reforma Fiscal de Luis Videgaray, se plantea una nueva que “vaya al fondo y rebase la visión cortoplacista de un sexenio”, afirma Villareal Páez, tema en el que coincide Foncerrada Pascal.

¿Hasta dónde debe llegar la nueva Reforma Fiscal?, pegunta MISIÓN POLÍTICA.

“Hasta alcanzar los equilibrios financieros”, responde Villarreal Paz.

Y ese “hasta llegar…” implica examinar correctamente los gravámenes y subsidios.

“Las gasolinas seguirán al alza, porque los precios subsidiados sangraron las finanzas públicas. Se tiene que entender que los combustibles refinados van aparejados con los precios del petróleo. Y su éste aumenta, en automático lo harán las gasolinas”, refiere el director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

¿De la energía eléctrica…?

También, responde, irá al alza y aunque haya competencia con otras empresas, todas tendrán que ajustar sus precios a los internacionales.

El CEESP estudia propuestas que hará a la Secretaría de Hacienda para la elaboración de la nueva Reforma Fiscal y deja entrever que antes de agosto las presentará a fin de que en el paquete económico del 2018 –que la dependencia debe entrar a la Cámara de Diputados a más tardar el 8 de septiembre- se tomen en consideración.

“Una de ellas –propuestas- va dirigida a reducir el IEPS y que el Gobierno eficientice el cobro de impuestos a los contribuyentes registrados”.

Cómo entender, se le pregunta a Luis Foncerrada, que el Sistema de Administración Tributaria informe del incremento en contribuyentes y el dinero no alcance para las necesidades de las finanzas públicas.

“De que el SAT ha hecho un excelente trabajo tributario, ni quien lo dude. El problema es que hay déficit presupuestal y no hay otra forma de resolverlo sino mediante el endeudamiento. De ahí que la urgencia es: CERO DÉFICIT”, apunta.

Y agrega que, si bien el déficit primario que se tendrá en el ejercicio fiscal de este año es el camino correcto, no alcanza sino para cubrir parte de la deuda. “Por eso se llama primario”, ilumina.

La nueva Reforma Fiscal deberá, dice Villarreal Páez, ser de “gran calado y a todos nos va a afectar”.

Ser realistas, abunda, en temas financieros y económicos permite a cualquier país avanzar.

AVANCES INSUFICIENTES

En la presentación del reporte ‘Monitor Fiscal’, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró que el marco fiscal de México ha mejorado notablemente en los últimos años, pero permanecen algunas deficiencias, por lo que la introducción de un Consejo Fiscal independiente sería favorable.

El organismo destacó que el país podría beneficiarse de la creación de esta figura, ya que habría un vínculo más estrecho entre los objetivos de déficit y los objetivos de deuda.

Además, podría invertir más en su marco de reglas fiscales con el fin de asegurarse de que la flexibilidad necesaria en el corto plazo vendría junto con una trayectoria de la deuda pública bien anclada, desde una perspectiva a más largo plazo.

La Secretaría de Hacienda analiza la creación del Consejo Fiscal pero no en los meses siguientes o dentro de esta administración.

De tal suerte, el estira-y-afloje entre las políticas públicas en materia financiera y los proponentes de una nueva Reforma Fiscal se agudizan.

Escribir un comentario