Banner




Ud. está aquí

En pro de la Integración de las dos Cámaras en un Solo Cuerpo

Correo electrónico Imprimir PDF
desaparicion_del_senado
enrique_burgos_garcia
juan_gerardo_flores
miguel_angel_chico_herrera

*Los Ahorros Serían por más de 5 mil Millones de Pesos

*No, hay Otros Espacios Donde se Puede Restringir: EBG

*Resultaría Afectado el Equilibrio de Poderes: MACHH

*Es un Despropósito, Mejor Revisar los Gastos: JGFR

POR ALBERTO ALMAZÁN

Cuando el Senado de la República cumplía 33 años, fue sacrificado.

Su alumbramiento ocurrió en la Constitución de 1824 y su cuasi cristiana sepultura llegó con la de 1857.

El argumento de Benito Juárez: es un organismo aristocratizante y nulo.

 

El propio Juárez propuso en 1867 al Congreso el restablecimiento de la Cámara de Senadores para propiciar un equilibrio adecuado del poder en un sistema federalista. Su planteamiento no encontró eco.

Y pasaron once años para que el presidente Sebastián Lerdo de Tejada, nuevamente presentara la propuesta. Sostenía que en una República Federal son necesarias dos Cámaras que combinen en el Poder Legislativo los elementos popular y federal. La Cámara de Diputados, por su elección en número proporcional a la población representa por sí mismo el "elemento popular", y un Senado, compuesto de igual número de miembros como estados existen, vendría a representar el "elemento federativo".

Desde entonces, el Senado ha sido parte fundamental en el equilibrio del Poder Legislativo, ya como cámara de origen, ya como cámara revisora.

Y sin que mediara siquiera una sugerencia de alguien interesado en acotar al Legislativo federal, el coordinador de los diputados de Nueva Alianza en la LXIII Legislatura, Alfredo Valles Mendoza, lanzó su as de espadas a la mesa y propuso la desaparición del Senado.

El argumento no fue el de Juárez.

Ahora se tornó económico.

“Es una iniciativa que planteamos en el Pleno de la Cámara con cuatro objetivos: 1.- Etiquetar lo que hacemos los legisladores. 2.- Fortalecer el Legislativo. 3.- Evitar la duplicidad de funciones y, 4.- Economizar en época de austeridad”, dice a MISIÓN POLÍTICA.

Explica que en materia de economizar se ahorrarían poco más de 5 mil millones de pesos, que se podrían reorientar hacia el campo, la educación, la salud, la generación de empleos bien pagados…

¿Y qué dicen los senadores de desparecer la llamada Cámara alta?

MISIÓN POLÍTICA buscó la opinión de tres senadores: Enrique Burgos García, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Miguel Ángel Chico Herrera, presidente de la Comisión del Federalismo y Juan Gerardo Flores Ramírez, integrante de las Comisiones de Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia.

Pausado y con conocimientos sobre el tema, Burgos García, expone que no es viable por varias razones. Primero porque es una razón la que argumenta el señor diputado Valle, económica, en donde probablemente yo podría coincidir en donde hay muchos espacios en donde se pueda restringir, ahorrar, corregir, etcétera, pero nada que ver con la desaparición de una institución de tanta significación como lo es el Senado de la República.

Sin descalificar, Chico Herrera rechaza la propuesta y reflexiona. “La iniciativa del diputado Valle no está acorde a nuestro sistema parlamentario, no está acorde a lo que vive México en su tema bicameral, la verdad es que es un equilibrio de los poderes, tanto el Senado como la Cámara de Diputados que en conjunto conforman el Congreso de la Unión.

Cuántos temas que han sido aprobados en diputados, han sido rectificados en el Senado de la República o viceversa, o cuántos temas se han enriquecido con cada una de las Cámaras, la verdad es que nuestro sistema bicameral es lo correcto, lo que debe de conservarse”.

Flores Ramírez deja la diplomacia y estima que la propuesta del diputado Valles es un despropósito.

“No creo que desaparecer o disminuir las instituciones que forman el Estado Mexicano sea la solución, evidentemente hay la necesidad de revisar la forma en que se gasta el dinero, porque el problema de nuestro país no tiene que ver con cuanto se gasta, porque los expertos en gasto público te pueden afirmar esto: México gasta poco y gasta relativamente mal, es algo que se ha tratado de venir corrigiendo en los últimos años.

Todos sabemos que el problema del gobierno de México, independientemente del Gobierno que lo encabece, es la debilidad por lo que hace a los ingresos, es una parte que se ha fortalecido con la Reforma Fiscal, pero aun así el Gobierno de México es uno que como proporción del PIB, tiene menores ingresos comparado con otros países.

No creo en esas soluciones populistas, que de tajo buscan eliminar algunas instituciones del Estado, además yo considero que haya dos Cámaras para una actuación legislativa que tenga contrapesos, por sí misma, se me hace un despropósito.

¿Y SI LOS SENADORES PIDIERAN LA DESAPARICIÓN DE LA CAMARA BAJA?

La propuesta de Valles Mendoza generó que muchas cejas se fruncieran y deslizarán que, si de ahorrar se trata, se ahorraría mucho más si desaparecieran los 500 diputados.

Otros actores del Senado de la República recordaron que existen una decena de iniciativas que procuran reducir en 100 los diputados federales plurinominales y en 32 a los senadores conocidos como de lista.

A Valles Mendoza le hago la pregunta: ¿Cuál sería la opinión de ustedes como diputados si el Senado propusiera desparecer la Cámara de Diputados?

-Bueno la idea es integrar las dos Cámaras, puede desaparecer la Cámara de Diputados o puede desaparecer la Cámara de Senadores, pero la idea es integrar un solo Congreso, no tanto la desaparición de la Cámara de Senadores porque finalmente las tareas se conjuntarían en un solo Congreso y se realizarían las que realizan ambas Cámaras.

No olvidemos que la Comisión revisora del Senado en los últimos años no ha sido tal y esa es la circunstancia que nosotros proponemos.

Para el senador Burgos García no es válido desparecer ninguna de las Cámaras al Congreso de la Unión.

“No, es que estamos tocando uno de los Tres Poderes esenciales del Estado Mexicano, compuesto así por ambas Cámaras que tienen una función y una asignación correspondiente a su propia naturaleza, a su propia representación y lo digo con la mayor consideración y respeto, si el tema fue que se puede ahorrar, creo que hay otras áreas de oportunidad. Si se trata de ver como se eficientan las tareas de ambas Cámaras, también hay muchas áreas de oportunidad, pero no desaparecer los órganos Constitucionales de tanta significación, como lo es un Senado de la República.

Juan Gerardo Flores Ramírez estima que más allá de desaparecer una de las Cámaras, habría que revisar el tamaño de las Cámaras.

(Senado: 128 miembros; Diputados: 500 integrantes).

“Creo en todo caso que hay que revisar el tamaño de las Cámaras, que quizá en ahorro no aporten mucho, pero puede ir por un camino más adecuado”.

Chico Herrera analiza la propuesta de Valles Mendoza y expresa su desencanto.

El ahorro de los recursos es importante, señala, sobre todo en momentos donde el país debe de vivir una gran austeridad, pero hay que buscarlo de otra manera.

“Personalmente presenté una iniciativa en el 2014 donde proponía reducir el número de diputados plurinominales y reducir también el número de Senadores, la lista quedaría en 96 en lugar de 128”, afirma.

Enseguida lanza el obús: “La verdad no comparto la idea del diputado”-.

Regresa la calma y admite que hay que ser respetuosos con las iniciativas que se presentan, en su momento se discutirán y habrá muchos argumentos para dejar en claro lo sumamente importante que es el Senado y las dos Cámaras, tienen su razón de ser, tienen sus facultades propias, sus derechos, como en el caso del Senado el tema internacionalista, diplomático, nuestras relaciones exteriores.

Los diputados tienen el tema particular del presupuesto, entonces la verdad es que esa pluralidad que existe tanto en la Cámara de Senadores como de Diputados, permite que las diferentes fuerzas políticas tengan voz y voto de sus representados que son precisamente los mexicanos.

EL SENADO ACTUAL Y SUS MODIFICACIONES SISTEMA O FORMA DE ELECCIÓN DEL SENADO

Con la nueva Constitución de 1917, la Cámara de Senadores se compondría de dos miembros por cada estado y dos por el Distrito Federal, nombrados en elección directa. La Legislatura de cada estado declaraba electo al que hubiere obtenido la mayoría de los votos emitidos. Por cada Senador propietario, se elegía a un suplente. El periodo de ejercicio de los senadores era de cuatro años. La Cámara de Senadores se renovaba por mitad cada dos años.

Posteriormente, en 1933 fue introducida una ampliación al periodo del encargo de los senadores, para quedar en seis años.

En 1986 se reformó la Constitución para establecer que la Cámara de Senadores se compondría de dos miembros por cada Estado y dos por el Distrito Federal, nombrados en elección directa. La Cámara se renovaría por mitad cada tres años.

En 1993 vino otra reforma que consideró una nueva conformación del Senado de la República, éste se integraría con tres senadores de cada estado y el Distrito Federal, de los cuales dos serían electos según el principio de votación mayoritaria relativa y uno sería asignado a la primera minoría.

Para 1996, con la reforma Constitucional, se dio otra conformación a la Cámara de Senadores, misma que rige hasta nuestros días. Actualmente, el Senado se integra por 128 senadores, de los cuales, en cada estado y en el Distrito Federal, dos son elegidos según el principio de votación mayoritaria relativa y uno es asignado a la primera minoría.

Los 32 senadores restantes son elegidos según el principio de representación proporcional, mediante el sistema de listas votadas en una sola circunscripción plurinominal nacional. Además, se conserva la disposición de renovar al Senado de la República en su totalidad cada seis años.

¿Transitará la propuesta de Valles Mendoza?

De entrada, habría que decir que de no dictaminarse antes del 31 de mayo, quedará relegada e irá a la congeladora, porque el proceso electoral de 2018 habrá iniciado.

Escribir un comentario