Banner




Ud. está aquí

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
cambio_todo_incluido

Siempre hay una Primera Vez y… Llegó

*Primer Presidente no Católico en la Historia

*Un Tabasqueño Ocupará la Silla del Águila

*Pionera: Una Mujer en la Cartera de Segob

*Urge Reestructuración en esa Dependencia

Se rompe la tendencia histórica. El Presidente de México número 65, desde 1824 hasta nuestros días, será el primero en la historia no católico y el primero oriundo de Tabasco, que era una de las 12 entidades que nunca habían tenido un Jefe del Ejecutivo de la nación.

 

Andrés Manuel López Obrador, rompe hoy con la tendencia que existió en el país en la que cuatro estados del sur (Chiapas, Quintana Roo, Yucatán y Tabasco) no han contado con algún personaje que hubiera ocupado el máximo cargo de la nación.

Otros deberán esperar, como son los habitantes de los ocho restantes. Son cuatro del norte: Sinaloa, Baja California, Baja California Sur y Chihuahua; y cuatro del centro: Aguascalientes, Morelos, Nayarit, Tlaxcala.

Otra de las novedades de quien a partir del primero de diciembre de 2018 gobernará por seis años México es que también ha roto el esquema y designado desde antes de obtener el triunfo a quienes lo acompañarán en el gabinete de gobierno, entre los cuales están dos mujeres (mencionadas para la Secretaría de Gobernación) Olga Sánchez Cordero y Tatiana Clouthier. Si alguna de ellas queda en la Casona de Bucareli, también haría historia.

Hasta ahora se desconoce, cuál de ellas será la elegida o… si cambia de parecer.

El primer titular de la Secretaría de Gobernación fue Ignacio L. Vallarta en 1868 durante el mandato de Benito Juárez y de ahí pa’l real se sucedieron mexicanos de la talla de Jesús Flores Magón, Emilio Portes Gil, Lázaro Cárdenas del Río, Narciso Bassols, Ignacio García Téllez, Ernesto P. Uruchurtu, Adolfo Ruiz Cortines, Ángel Carvajal, Jesús Reyes Heroles, Enrique Olivares Santana, Fernando Gutiérrez Barrios y Jorge Carpizo McGregor, entre muchos otros.

Como fuere, con un varón o una fémina, dicha Secretaría requiere de una transformación a fondo para evitar que siga siendo el gran elefante al cual nada alcanza atender por la enorme responsabilidad en cada una de sus materias.

Por ejemplo, hoy la Secretaría de Gobernación tiene a su cargo las acciones en materia de seguridad nacional –definida como la preservación de la integridad, estabilidad y permanencia del Estado mexicano-; la gobernabilidad democrática; la reforma del Estado; el fortalecimiento de las instituciones de gobierno; el federalismo; la participación ciudadana; la ampliación del ejercicio y el respeto de los derechos y libertades ciudadanas; el impulso de la cultura política democrática; la libertad de información y de cultos; el control migratorio; la protección civil; los derechos humanos; y el fortalecimiento del sistema de partidos.

Y únicamente para sopesar el tamaño de la enorme estructura, los órganos administrativos desconcentrados (además de aquellos que le correspondan, por disposición legal, reglamentaria o determinación del Presidente de la República) son:

El Centro de Investigación y Seguridad Nacional; el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal; el Instituto Nacional de Migración; la Secretaría General del Consejo Nacional de Población; la Coordinación General de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados; la Secretaría Técnica de la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas; el Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales; el Centro Nacional de Prevención de Desastres; la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres; la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal; el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública; la Policía Federal; el Servicio de Protección Federal, y Prevención y Readaptación Social.

Los especialistas en materia de administración pública gubernamental son los que saben cómo organizar una dependencia que pretende abarcarlo todo y, como se observó hace unos meses, resultó imposible.

Ojalá y se reflexione al respecto.

Escribir un comentario