Banner




Ud. está aquí

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
ahi_muere

Una Tregua que Podría Romper Napoleón…

*En su Apogeo la Confrontación con G. Larrea

*Del “Problemón” Señalado por Javier Lozano

*Escisiones en Marcha en el Sindicato Minero

*También ha Disminuido la Membresía del Gremio

Hasta que no le llene otra vez el hígado de piedritas, por obra y gracia de los consejos de los Taibo II o de los que llevan décadas viviendo en la morriña, en la añoranza, aunque como dice la canción “lo que no fue, no será…”, López Obrador continuará en una tregua con los empresarios de este país, gracias a los buenos oficios de Alfonso Romo (que todo indica ya le ganó al autor de “No habrá final feliz”, quien viaja forzadamente por la madre patria).

 

Las posibilidades de un nuevo encontronazo, por lo menos con algunos de los grandes integrantes de la iniciativa privada, no pueden descartarse aún y menos tras el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que encabeza Jeanine M. Otálora Malassis a favor del líder minero Napoleón Gómez Urrutia, quien sostiene una confrontación de enorme magnitud con el empresario Germán Larrea.

Habrá que estar atentos porque el encono es mayúsculo entre ambos. Como sintetizara en aquel tiempo, Javier Lozano, recién llegado como secretario del Trabajo en el gobierno de Felipe Calderón, en una entrevista para El Sol de México:

“El tema del señor Gómez Urrutia es de esos que tiene distintos canales. Un asunto estrictamente sindical luego se convirtió en intergremial, en el sentido de que hay un fideicomiso y hay imputaciones de desvío; después hay una denuncia de carácter penal en contra del señor, otra de presuntos delitos federales por el uso de instituciones del sector financiero para lavado de dinero; hay una defensa de los canadienses sobre el tema y también el pleito entre los propios empresarios del sector minero-metalúrgico en México. ¡Claro que es un problemón!”.

Por si no hay recuerdos al respecto, sucedió que durante el mandato de Vicente Fox Quesada, que Napoleón Gómez Urrutia se enfrentó con los empresarios y presentó una demanda contra Germán Larrea, director de Grupo Minero México, para el pago de una indemnización por la privatización de las compañías Mexicana de Cobre y Mexicana de Cananea.

En 2003 se emitió el fallo judicial, en el cual se dictaminaba la conformación de un fideicomiso por 55 millones de dólares que sería otorgado a los trabajadores mineros. En 2006 el líder fue acusado de malos manejos del mismo y posteriormente destituido por los trabajadores. Unos días después, sobrevendría la explosión en la Mina de Pasta de Conchos, propiedad de Larrea, donde murieron 65 trabajadores mineros. Napoleón entonces acusó al gobierno federal y a la empresa de “homicidio industrial” y llevó a cabo paros escalonados. El líder huyó a Vancouver, Canadá. En 2012, la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó un amparo al dirigente minero, pero la PGR interpuso un recurso de revisión y giró una orden de captura.

Aseguran los investigadores del tema que, en esos 12 años, “la membresía del sindicato minerometalúrgico ha disminuido notablemente y las escisiones han aumentado”. Anteriormente, cuando estaba Napoleón de dirigente monolítico de los mineros decía que contaban con casi 260,000 miembros a nivel nacional, en 22 estados de la República. Hoy son muchísimos menos y proliferan los nuevos gremios sean blancos o no.

México siempre ha sido minero. Sonora, Durango, Guanajuato tienen los primeros lugares en producción de oro; Zacatecas, Durango, Sonora y Chihuahua, en producción de plata; Chihuahua, Zacatecas, Hidalgo y San Luis Potosí en producción de plomo; Zacatecas, Sonora, Chihuahua, Hidalgo y San Luis Potosí cuentan con los cinco primeros lugares en producción de cobre; Zacatecas, Chihuahua, San Luis Potosí, Hidalgo y Guerrero, en Zinc; Zacatecas, Chihuahua, Hidalgo y Tamaulipas en Cadmio.

En 20 estados de la República hay minería y en buena parte del país existen docenas de plantas acereras y fundidoras.

Escribir un comentario