Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
maten_al_leon_poster

“Maten al León”

El Dictador sí es Como lo Pintan

“Maten al León”, película mexicana dirigida por José Estrada, basada en la novela homónima de Jorge Ibargüengoitia; actúan David Reynoso (Mariscal Manuel Belaunzarán), Jorge Rivero (Pepe Cussirat), Lucy Gallardo (Ángela Berriozabal), Ernesto Gómez Cruz (Salvador Pereira), Guillermo Orea (Carlos Berriozabal), Martha Zamora (Pepita Jiménez) y Enrique Lucero (Vicepresidente Carmona), El 27 de enero de 1977 se estrenó en el cine Chapultepec de Ciudad de México.

 

En la República Constitucional de Arepa, isla ubicada en el mar Caribe, el mariscal Manuel Belaunzarán está al final de su cuarto y último mandato estipulado por la constitución; su partido Progresista apoya al Vicepresidente Carmona para sucederlo en la presidencia, mientras que la oposición, el Partido Moderado, pierde a su candidato el doctor Saldaña tras ser asesinado, por lo cual proponen a un nuevo postulante: Pepe Cussirat, que lleva 15 años viviendo en Nueva York.

Este filme, al igual que la novela de Jorge Ibargüengoitia, representa una sátira política hacia las dictaduras militares que han sufrido los países latinoamericanos, las cuales aún siguen causando estragos.

NO HAY QUINTO MALO.

Ante la muerte del doctor Saldaña, los tres diputados de oposición, solicitan al presidente de la Cámara licencia para acudir a las exequias del que fuera su candidato; la constitución sólo prevé cuatro períodos de mandato, pero ante la ausencia de la oposición, los diputados oficialistas la modifican y permiten una quinta relección; por lo que Belaunzarán ante la petición popular, decide reelegirse y relegar una vez más al eterno vicepresidente Agustín Carmona.

Rafael Correa, ex presidente ecuatoriano, duró 10 años en el poder, su opositor el Dr. Osvaldo Hurtado, calificó como “dictadura del siglo XXI” al régimen presidido por la “reelección indefinida”, lo cual aniquila cualquier democracia, y curiosamente el propio Rafael Correa en noviembre de 2007 en su primer mandato presidencial, afirmó: “es un absurdo la reelección indefinida, pues la democracia implica alternancia”.

En América, sólo Costa Rica, Jamaica, Belice, Estados Unidos y Canadá, en su historia como países independientes, no han tenido alguna dictadura, ya sea militar o “democrática”; de ahí en fuera, los restantes países del continente tienen algo que contar al respecto.

UN PLAYBOY PARA PRESIDENTE

José Cussirat, un rico deportista que vive en Nueva York como playboy, acepta la candidatura que le ofrece el partido opositor, por lo que se traslada en su avioneta, lo cual se traduce en un magno evento, pues será el primer avión que aterrice en Arepa.

La idea de ofrecer la candidatura a una persona que tiene más de 15 años de no residir en el país demuestra que los miembros del Partido Moderado no quieren asumir esa responsabilidad política, ya sea por no enfrentarse directamente a Belaunzarán o porque no quieren tener el mismo final que el Dr. Saldaña, lo cual resulta entendible; pero en la actualidad, buscar candidatos fuera de las filas partidistas atiende a otros intereses que no siempre quedan expuestos ni son claros.

Al final es mejor un candidato carismático, a no tener candidato.

MEJOR MALO POR CONOCIDO, QUE YA SABES QUIÉN…

José Cussirat asiste a la ceremonia que conmemora la Toma de Pedernal, que es prácticamente la consumación de la independencia de Arepa; ahí se da cuenta de que es imposible ganar las elecciones y renuncia a ser candidato, por lo que decide eliminar a Belaunzarán; su primer intento es fallido, pues la bomba que coloca en el baño no estalla; este atentado es atribuido a los tres diputados de la oposición, quienes son fusilados.

Ante la nula oposición en la Cámara, los conservadores temen que la ley de expropiación de bienes sea aprobada, pero tres de ellos reciben una inesperada invitación de Belaunzarán, quien les pide que ocupen los escaños vacíos y les promete promover la Ley Ratificación del Patrimonio acorde a sus intereses, a cambio de que lo designen su candidato y promuevan una reforma constitucional que reconozca un gobierno presidencial vitalicio.

La existencia de candidatos únicos a la presidencia no es nueva, ni los gobiernos de coalición, que muchas veces atienden a intereses propios; en la cinta se ve que los llamados moderados apoyan una candidatura única y una presidencia vitalicia, a cambio de una ley que no afecte su patrimonio; obvio, la cinta no habla de campañas electorales, pero bajo este esquema de acuerdos en lo “oscurito”, quién necesita de propaganda y debates.

LA TERCERA NO ES LA VENCIDA

Para amarrar este pacto entre gobierno y moderados, se da un baile en casa de los Berriozabal, donde habrá un segundo intento de magnicidio. Pepita Jiménez es la encargada de pinchar con veneno al dictador, pero al fallar en su intentona y por despecho de amor, decide suicidarse; Pepe Cussirat junto con Paco Ridruejo van tras Belaunzarán, para emboscarlo, pero este tercer intento también falla, por lo que Cussirat debe huir de la isla. Ángela Berriozabal le ayuda a salir en barco vestido de mujer; al final, el maestro de música Pereira logra terminar con la vida del dictador en un evento social, y asciende al poder el ahora Mariscal Agustín Carmona.

La muerte de Belaunzarán, tiene cierto parecido con el homicidio de Álvaro Obregón a manos de José de León Toral, mientras que el fusilamiento de Pereira, de quien se buscó su beatificación, también tiene algunos rasgos similares al de Agustín Pro, quien sí fue beatificado.

El esquema político denunciado en “Maten al León”, corresponde a una lógica populista: Belaunzarán llega al poder arropado por las clases pobres y defendiendo una política de izquierda, y son los ricos quienes quieren hacer la revolución y derrocarlo, aunque en defensa de intereses propios que son ajenos al pueblo. Belaunzarán es un arribista que se apoya en sus éxitos militares, del afecto del pueblo y en un discurso beligerante para alcanzar su verdadero objetivo: perpetuarse en el poder.

Los hechos narrados en la ficción fílmica son el producto de la realidad de un continente oprimido por estos caudillos; Belaunzarán es un personaje de esos que todavía existen y que nunca dejarán de existir; hay la presencia de dos grupos que se disputan el poder: los tiranos, que son fuente de abastecimiento de corruptos; y los ricos, que son opositores, pero ninguno de ellos representa al pueblo, que bajo ningún mando disfrutará de un nivel de vida digno.

Las coincidencias con la realidad latina, pasada o presente, es eso, simple coincidencia, y es obvio que Ibargüengoitia no se inspiró en Hugo Chávez, para escribir su novela, pero ¿acaso será que Hugo Chávez sí se inspiró en “Maten al León” o será otra coincidencia?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario