Banner




Ud. está aquí

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
la_lengua_de_las_mariposas_poster

“La Lengua de las Mariposas”

La Educación Liberal

“La Lengua de las Mariposas”, película española de 1999, dirigida por José Luis Cuerda, con Manuel Lozano (Moncho), Fernando Fernán Gómez (don Gregorio), Alexis de los Santos (Andrés), Gonzalo Uriarte (Ramón), Uxia Blanco (Rosa), Guillermo Toledo (O’Lis), Elena Fernández (Carmiña), Tamar Novas (Roque), Roberto Vidal Bolaño (Boal), Celso Bugallo (Cura), Milagros Jiménez (Nena) y Lara López (Aurora).

 

Moncho, un niño temeroso de ir al colegio porque ha escuchado que los profesores pegan a los alumnos, como era costumbre en la educación represiva, pero cuando acude a la escuela, descubre que su profesor, Don Gregorio, es muy amable y le gusta enseñar a través de la experiencia y la observación; entablan una relación muy cercana en la que los dos aprenden el uno del otro.

La acción se desarrolla en la región de Galicia, al norte de España, durante 1936, antes de la Guerra Civil Española; basada en el relato homónimo de Manuel Rivas, del volumen “¿Qué me quieres, amor?” (en gallego: “¿Que me queres, amor?”), junto a otras dos historias “Un saxo en la niebla” y “Carmiña”, siendo el nexo Moncho, protagonista de “La Lengua de las Mariposas”.

LA LETRA CON LIBERTAD ENTRA

Don Gregorio es un estupendo maestro, es respetuoso con los alumnos, utiliza el método de observación como enseñanza, privilegia el diálogo y la docencia laica a través de la libertad; Moncho aprende no sólo cuestiones propias de la escuela, sino una enseñanza de la vida: a ser libre de pensamiento.

La película deja entrever que en esa época la enseñanza, al menos en los poblados de Galicia, tenía un enfoque didáctico moderno y laico, de acuerdo con las ideas de la Institución Libre de Enseñanza y del Museo Pedagógico Nacional.

La Institución Libre de Enseñanza fue un proyecto pedagógico que se desarrolló en España durante medio siglo (1876-1936), inspirado en la filosofía krausista introducida en la Universidad Central de Madrid por Julián Sanz del Río, y que tuvo una importante repercusión en la vida intelectual de la nación española, sobre todo en la llamada Segunda República; se basaba en la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a cualquier dogma oficial en materia religiosa, política o moral.

A su vez, el ahora desaparecido Museo Pedagógico Nacional, se funda en 1882, e instala en Madrid; fue una de las primeras instituciones promovidas por la Institución Libre de Enseñanza, que supuso la introducción de nuevas perspectivas en la educación y la Pedagogía.

Estas instituciones de enseñanza laica fueron el blanco de los ataques falangistas, pues las consideraban como ideas comunistas que atentaban contra la religión católica y las buenas costumbres.

Una de las escenas refleja esta contraposición de creencias e ideas políticas: el sacerdote del pueblo le recrimina al profesor que Moncho por ir al colegio ha descuidado su preparación como monaguillo. Don Gregorio responde que es natural que el muchacho esté asombrado por todo aquello que comienza a revelarse a sus ojos; el diálogo es bastante significativo en la defensa que cada uno hace de su ideología, pero al final el maestro, en latín y luego en español, remata diciendo “La libertad estimula el espíritu de los hombres fuertes”.

TRES MUJERES, UN DESTINO…

Rosa, mamá de Moncho, es ama de casa, fiel católica y está en conflicto con sus creencias religiosas y la política republicana de su esposo. Aurora es la hermana menor de Roque, amigo de Moncho, a quien le gusta; es una buena niña, aunque ella no va a la escuela; Carmiña es la hermanastra de Moncho, que su padre tuvo antes de casarse, ella tiene relaciones sexuales con el joven O’Lis.

No obstante que la Segunda República promovía como baluarte el liberalismo ideológico, esta libertad de derechos no alcanzaba para la mujer. De todos los personajes femeninos que muestra la película, no hay uno solo que sea abiertamente una republicana convencida y orgullosa de serlo, como así ocurre en el caso de los personajes masculinos. El filme retrata la situación de la mujer en las zonas rurales, su condición de permanecer en casa en lugar de ir a la escuela, su comportamiento sumiso y conservador, dedicada a las labores ‘propias de su género’ como el cuidado de la familia, por eso es que Carmiña representa lo perverso del género femenino por el ejercicio libre de su sexualidad.

También está la historia de Nena, una joven china y muda, de la cual se enamora Andrés el hermano mayor de Moncho que toca el saxofón en la Orquesta Azul, pero ella es la mujer de Boal, un marido abusivo y mucho mayor de edad; la mejor escena de este amor imposible se ve reflejada cuando Andrés interpreta el solo del pasodoble “En er Mundo” (“En el Mundo”), donde rueda una furtiva lágrima en la mejilla de Nena.

TILONORRINCO

Moncho está fascinado de las enseñanzas de Don Gregorio, en cada cena familiar comenta lo aprendido durante la clase, que las patatas vinieron de América, que en Australia hay un pájaro, llamado tilonorrinco, que deposita una orquídea en el nido para atraer a la hembra, que la lengua de las mariposas se llama espiritrompa; su mamá le pregunta si han rezado en la escuela, él responde vagamente que sí, “una cosa de Caín y Abel”, la madre expresa su preocupación al decir “ya me extrañaba que Don Gregorio fuera ateo” cuando, en realidad se había leído el poema “Recuerdo Infantil” de Antonio Machado, un importante letrista de la literatura española, y además, liberal ferviente.

Durante la Segunda República se pretendía que los chicos tuvieran una formación laica, misma que sería sustituida por una más apegada a los valores doctrinales durante el franquismo, aunque antes del golpe de Francisco Franco ya existían inquietudes dentro de la sociedad española acerca de la pertinencia de dar a los niños una educación alejada de la religión.

Al final, cuando los nacionales se hacen con el gobierno civil y militar provincial, se llevan a varios republicanos en un camión, entre los que se encuentra Don Gregorio, la madre de Moncho le exhorta que grite su repudio a los republicanos, el niño corre tirando piedras y gritándole a su profesor “¡Tilonorrinco! ¡Espiritrompa!”, dos cosas que aprendió de su maestro, cuyo pecado fue haber ejercido la profesión con un enfoque didáctico moderno y laico.

Hoy en México, los candidatos a Presidente proponen su modelo de educación, ya sea con o en contra de la reforma educativa, pero ¿en verdad se preocuparan por el libre desarrollo intelectual de los alumnos?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario