Banner




Ud. está aquí

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
man_som_hatar_kvinnor_poster_espaniol

“Los Hombres que Odian a las Mujeres”

El Odio Sólo Engendra Odio

“Los Hombres que Odian a las Mujeres” (“Män som Hatar Kvinnor”), película sueca, dirigida por Niels Arden Oplev, basada en la novela homónima de Stieg Larsson, protagonizada por Michael Nyqvist (Mikael Blomkvist), Noomi Rapace (Lisbeth Salander), Sven-Bertil Taube (Henrik Vanger) y Ewa Fröling (Harriet Vanger). El estreno oficial en Suecia y Dinamarca fue el 27 de febrero de 2009.

 

El periodista Mikael Blomkvist es acusado de difamación y sentenciado a pasar tres meses en la cárcel; en espera de ingresar al penal, recibe la llamada del anciano industrial Henrik Vanger quien le hace una interesante propuesta: descubrir cuál de sus familiares mató a su sobrina Harriet, desaparecida sin dejar rastro en 1966. Con la ayuda del hacker, Lisbeth Salander, el periodista Mikael se embarca en una investigación que cambiará su vida.

Es la película escandinava más exitosa de los últimos años, con 1.8 millones de espectadores un mes después de su estreno, forma parte de la Trilogía Millennium. Las otras dos: “La chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina” y “La Reina en el Palacio de las Corrientes de Aire”, que fueron rodadas al mismo tiempo que la primera parte.

La cinta, filmada en Estocolmo y otras localizaciones, reproduce la oscura atmósfera de drama y misterio de una historia intrigante, recreando la otra cara de la sociedad sueca.

DE PERIODISTA A INVESTIGADOR

Harriet Vanger, una joven de 16 años desapareció sin dejar pistas hace 36 años en la isla de Hedeby, que es propiedad casi exclusiva de la familia Vanger y por ello inaccesible para gente ajena; la policía jamás descubrió lo que ocurrió con Harriet, pero pese al tiempo transcurrido, su tío aún sigue buscándola y contrata a un periodista de investigación que trabaja para la revista Millennium.

Al inicio de la película se habla de una fallida investigación periodística, pues Mikael es condenado por haber difamado a un empresario.

El llamado periodismo de investigación se realiza a través de la iniciativa de un periodista sobre un asunto de importancia que algunas personas u organizaciones mantienen en secreto; sus tres elementos básicos son: que la investigación sea trabajo del reportero, que aporte algo novedoso, de interés para un grupo más o menos amplio, y que sea prolongado en el tiempo.

DE HACKER A INVESTIGADOR

Mikael, al recabar pruebas para armar su investigación, encuentra el Diario de Harriet, y advierte que están escritos tres nombres y dos pares de iniciales con números telefónicos, pero el jefe de la policía local, le dice que llamaron a esos números y nada; estando atorado en la investigación recibe un email, dando la solución a los nombres y números; son citas del Levítico, tercer libro del Pentateuco de la Biblia, relacionadas sobre ajusticiar a mujeres impuras; pero ¿quién envió este correo electrónico y cómo es que supo del contenido del Diario?

Aquí se entrelaza la historia de Lisbeth Salander, que es un hacker profesional, investigadora incontrolable y antisocial, contratada para indagar al propio Mikael, por lo que aún tiene acceso a los archivos de su computadora y a su correo electrónico; es así como sabe de esta investigación.

El término hacker nace en la segunda mitad del siglo XX, y tiene diferentes significados, pero el más usual es asociado a todo aquel experto informático que utiliza sus conocimientos técnicos para superar un problema, normalmente relacionado a la seguridad informática, por lo general a entradas remotas no autorizadas por medio de redes de comunicación como Internet (Black hats), aunque también se incluye a aquellos que depuran y arreglan errores en los sistemas (White hats) y a los de moral ambigua como son los Grey hats.

En la cinta, Lisbeth es una Black hat, y en ciertas facetas una Grey hat, pero al igual que los reporteros, con sus propias herramientas y métodos, contribuye a la investigación de Mikael.

NAZISMO, FANATISMO Y MISOGINIA

La investigación que realizan conjuntamente Mikael y Lizbeth apunta a que la desaparición de Harriet está vinculada a una serie de homicidios de mujeres, algunas de ellas judías en escenas que recreaban ciertos pasajes bíblicos, por lo que la investigación se centra en los dos hermanos de Henrik Vanger, que en su juventud simpatizaban con la ideología nazi, pero surgen dos problemas ¿el padre de Harriet murió antes de que ella desapareciera? y ¿su otro tío está enfermo desde hace años, sin embargo hay homicidios de fechas recientes? La respuesta es que debe ser otro miembro de la familia.

A partir de esta línea de investigación se traza el relato correlativo de una Suecia actual, en la que las grandes corporaciones son manifiestamente corruptas y el pasado del país durante la presencia Nazi y el colaboracionismo que ha trascendido las barreras del olvido.

La apasionante investigación criminal y este tenebroso universo de los hombres que odian a las mujeres, es la simple visión, no propiamente de algún neonazi, sino de gente que creció bajo la influencia del nacismo, del fanatismo religioso y de la misoginia, gente que en verdad odia a las mujeres, incluso a las de su familia; la misoginia es tan patente que basta ver la escena de violación que sufre Lisbeth por parte de su nuevo custodio tutelar.

Podría pensarse que Lisbeth Salander es la mujer que odiaba a los hombres que no amaban a las mujeres, pero después de ver todo lo que ha sufrido a causa de ellos, es difícil pensar de otra forma.

Si bien la trama se centra en los dos personajes: el periodista nato Mikael Blomkvist y la asocial hacker Lisbeth Salander, que son infatigables justicieros urbanos, sin embargo el verdadero tema es el violento entorno en el que los protagonistas se mueven; violencia que no es única ni exclusiva de este país nórdico, sino de una gran parte de Europa.

El recrear situaciones sádicas y violentas, sirve de pretexto para cuestionar hasta donde está deshumanizada la gélida sociedad sueca, una denuncia a manera de thriller; al final, el espectador está frente a un filme impactante y lleno de prejuicios, pero ¿será que los hombres que odian a las mujeres es un fenómeno ajeno a México?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario