Banner




Ud. está aquí

Urge la Refundación del Sistema de Partidos

Correo electrónico Imprimir PDF
david_fernandez_davalos

*Hoy Controles Anticorrupción: Politizados

*Plantear la Reconstitución del Estado

*Hay Hartazgo e Insurgencia Popular

*Recuperar el Poder Como Ciudadanos

*Habla el Rector de la Ibero, Fernández D.

Por Alberto Almazán

Refundar el país, tener una nueva Constitución y una mayor participación del Estado en la economía; frenar el paradigma de llegar a un puesto público para enriquecerse a costa de los recursos públicos y establecer instituciones sin intervención de los partidos, propone el rector de la Universidad Iberoamericana, David Fernández Dávalos.

 

Sostiene que, para arrancar de raíz la corrupción se deben cambiar los mecanismos que hoy operan y que muestran su ineficacia. “El asunto es que todos los controles que se han creado se han politizado y entonces se ponen representantes partidizados. Creo que tenemos que avanzar en transparencia, en rendición de cuentas, en establecimientos de controles, pero que no lo vamos a poder hacer hasta que refundemos nuestro sistema democrático incipiente, pero que no está funcionando en la medida que está siendo rehén de una partidocracia, arcaica, sin credibilidad y se necesita una refundación del sistema de partidos”, señala

Entrevistado por MISIÓN POLÍTICA, el rector de la Ibero propone, además, una “refundación de la autoridad electoral, un fortalecimiento institucional, evidentemente con nuevas instituciones, porque me parece que estamos en una coyuntura muy particular en México, donde tenemos que plantearnos a fondo la reconstitución del Estado en el país, una nueva Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y entonces nuevas instituciones con controles más claros, técnicamente neutrales, sin intervención de los partidos y con transparencia y rendición de cuentas, para el conjunto de la ciudadanía, es una tarea compleja, porque la corrupción ha venido a ser parte integral  del funcionamiento institucional en el país, ahí están la “Estafa Maestra” o la incapacidad de transparentar temas como Odebrecht y ahora el etileno 21 que son grandes operaciones de fraude que están incrustadas en el funcionamiento del Estado  y que entonces lo que necesitamos es desmantelar este Estado que funciona en torno de la corrupción, para constituir uno nuevo más ciudadanizado y más transparente en su operación, es una tarea compleja pero tenemos que planteárnosla”.

¿Hay viabilidad para una nueva Constitución?

“Es totalmente factible cuando los actores políticos se den cuenta, y sumo aquí a los empresarios y al sector social, que por el camino en que vamos no es posible continuar y que es necesario refundar la República, y que es necesario construir nuevas instituciones, eso es lo que está ocurriendo con este proceso electoral.

Hay un hartazgo tal y estamos siendo testigos de una rebelión o de una insurgencia popular que se está manifestando en las urnas afortunadamente”, responde.

Advierte que la refundación de la República tiene que ser por la vía democrática, porque por otro camino, sería terrible. “Vamos a hacer pronto una propuesta que saldrá con otros organismos civiles y ciudadanos de establecer un mecanismo semejante al que se instituyó en Guatemala contra la corrupción y una mirada internacional también nos puede ayudar a presionarnos hacia esa nueva Constitución, porque la crisis actual en la que está el país y que se manifiesta en lo social, en lo económico y en el tema de los Derechos Humanos y en el asunto institucional requiere de que nos pongamos a trabajar en nuevos desarrollos institucionales y entonces sí creo que se factible y si es un tema de una mirada internacional a nuestro país y que necesitamos cambios más sustantivos de los que ha habido en los últimos 30 o 40 años”.

Rector de una de las universidades más prestigiosas y politizadas, en la que surgió el movimiento #yosoy132 y que hace seis años cuestionó al entonces candidato del PRI, Enrique Peña Nieto y a la que hoy se negaron a asistir para debatir con los estudiantes José Antonio Meade y Andrés Manuel López, Fernández Dávalos establece la necesidad de empoderar a los ciudadanos.

HAY QUE RECUPERAR EL PODER CUIDADANO

Desde que la democracia comenzó a caminar en México con la transición presidencial en el año 2000, se ha perdido el sentido de lo que el país necesita y todo se resume a la participación electoral.

Aquí, el Rector pone el dedo en la llaga.

¿La propuesta de cambiar es para modernizar la administración pública, para modernizar la política y empoderar a quién?

De fácil palabra, sin papeles a la mano, sin apuntador electrónico ni telepronter, Fernández Dávalos responde:

-  Voy a citar a alguien para avanzar en la dirección que queremos. La primera es democracia, la segunda es democracia y la tercera es democracia.

Lo explica así: “Me parece que el Estado que necesitamos es democrático, en la que la manifestación del control ciudadano sobre los apartaos del Estado no solo se exprese en las coyunturas electorales porque si no se convierte en una desposesión del poder, es decir, cuando vamos a las urnas, lo único que hacemos es quitarnos el poder y dárselo a un partido o a un candidato”.

Sube la voz. Muestra cierta irritación para exponer que “al contrario: de lo que se trata es de que nosotros sigamos ejerciendo el poder como ciudadanos, con múltiples formas de participar, referendos revocatorios, consultas populares, plebiscitos, organizaciones barriales y cuados de control de los presupuestos, etcétera, es decir una profundización de la democracia, un Estado democrático.

Una mayor participación del Estado en los procesos económicos. Por ejemplo, en los últimos años hemos sacado al Estado de la rectoría económica, etcétera, por ahí me parece que tendríamos que diseñar una nueva Constitución y nuevas instituciones, además de vigilancia pública y participación popular.

¿No estaríamos regresando al estatismo?

Lo sorprende la pregunta pero saca adelante la respuesta. “Bueno los países nórdicos que son los países con mayores niveles de transparencia, de rendición de cuentas que tienen participaciones estatales muy importantes, no es un tema de estatizar, de que el Estado sea un agente que redistribuya, porque se ha concentrado el ingreso en muy pocas manos, no estoy pensando en Venezuela, estoy pensando en Suecia, en Noruega, en Dinamarca y pasa en una inserción distinta en la que tenemos ahora en la globalización porque lo hemos hecho a la cola del vecino del norte y no desde nuestros intereses y proyectos”.

Un par de días antes de la entrevista, el Rector había exigido que los políticos, los funcionarios públicos, los legisladores, dejaran de robar.

Se le pregunta: ¿No habría muchas manos cortadas como propone El Bronco?

“Espero que no le hagamos caso al Bronco, porque con eso no vamos a resolver nada, todo mundo sabemos en México que un político aspira a llegar a un puesto público sea por elección, o sea de carácter administrativo para poderse hacerse de recursos públicos y eso es absolutamente inmoral, atenta contra nuestro país y es lo que impide la multitud de ciudadanos y ciudadanas superar la pobreza”, concluye.

Escribir un comentario