Banner




Ud. está aquí

Entrevista

Correo electrónico Imprimir PDF

manuel_herrera_vegaCon la Depreciación del Peso, Industriales que se Frotan las Manos y Otros que se Truenan los Dedos

* Adelantar Compras del Gobierno, Gastar en Infraestructura

* Caminos para Vencer la Desaceleración del Alza del Dólar

Como rueda que baja por las laderas y aplasta todo lo que a su paso encuentra, el dólar avasalla al peso y lo coloca en virtual estado de indefensión. Por ello, el Banco de México elevó la cantidad de dólares a subastar para “evitar” males mayores.

 

Sin embargo, el pre daño está hecho. Y lo confirma el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega.

Entrevistado por MISIÓN POLÍTICA, el líder de los industriales no se anda con rodeos.

“El tema del dólar es un tema muy complejo”.

Respira al iniciar el análisis, desde la óptica de quien está al frente de sectores industriales que reciben y perciben el incremento de tal moneda en dos vías: los exportadores se frotan las manos; los importadores se truenan los dedos.

Dice Herrera Vega: “Hemos visto cómo se ha dado este incremento en el precio del dólar y, evidentemente, esto tiene diferentes aristas que, como sector industrial, vemos y seguiremos analizando, para tomar las medidas pertinentes. Cuando sucede un caso como este, en el que se incrementa el precio del dólar, se ven afectadas y amenazadas algunas ramas productivas, sobre todo aquellas que tienen una gran cantidad de insumos o materias primas provenientes del exterior”.

MP.- ¿Qué sector o que industria es la que está más afectada en este momento por el incremento en el precio del dólar?

MHV.- El impacto del alza del dólar lo empiezan a sentir sectores como el de partes automotrices, el electrónico y otros como el agroalimentario o como puede ser la cadena textil (vestido, cuero, calzado) que, también al revés, se puedan ver beneficiados, que ven la oportunidad de exportar y competir a nivel internacional. Puede ser de mayor competitividad pero es variable, siempre tomando en cuenta que nuestro mayor socio comercial es Estados Unidos.

Con números en la mano, reflexiona y precisa: “Hay algunas ramas que están empezando a sentir la afectación y otras ramas productivas, como el sector exportador, que tiene un contenido nacional muy alto. Se ve beneficiado porque se genera un campo de competitividad mayor. Por otra parte, no habíamos visto un efecto de impacto de la inflación por los precios del dólar, sin embargo, ya empezamos a ver con preocupación que esto pudiera impactar en los próximos meses: será importante ver en el mes de septiembre cómo se empiezan a dar las tasas de interés en Estados Unidos y cómo esto impacta en términos de la inestabilidad de la moneda mexicana del peso frente al dólar”.

No solamente se queja. Es un líder industrial que trae propuestas en el portafolio. Y que han sido consensuadas con sus representados.

MP.- ¿Cómo paliar, que no frenar, el daño por la elevación del precio del dólar?

“Lo que hemos estado pidiendo, y que pudiera ayudarnos como país, no sólo por el incremento del dólar sino por otras cuestiones económicas, es el fortalecimiento del mercado interno. Hemos establecido algunas medidas que pudieran ayudar a reactivar al mercado interno que hemos ya propuesto a los diferentes gobiernos, tanto federal como estatales, y algunas proposiciones que pudieran ayudar a la reactivación económica”, responde.

YA VIMOS LA DESACELERACIÓN

No obstante que el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) ha dado a conocer datos que revelan un crecimiento sostenido de diversas actividades, el dirigente de los industriales plasma su realidad: “hemos comenzado a ver la desaceleración”.

Lo explica así:

“En términos de lo que es el sector industrial, hemos observado una desaceleración importante en los últimos meses del año: En abril, tuvimos que hacer un ajuste en nuestra propuesta de crecimiento. Nosotros, originalmente, pensamos que la industria debería de crecer un 4 por ciento en este año y tuvimos que ajustar al 3.4 por ciento y estamos próximos a tener un ajuste en el pronóstico de crecimiento de la industria por este año”.

Manuel Herrera Vega, se explaya en el tema.

“Tuvimos una desaceleración importante y vimos que, en el mes de mayo, sectores que eran los que traían un crecimiento muy importante, también mostraron una desaceleración, tal es el caso del sector de la construcción y el sector manufacturero. Son sectores que venían creciendo y se ve muy claro que su nivel de crecimiento se desacelera.

“Esos eran sectores que estaban nivelando la balanza contra sectores como el minero y el textil, que han tenido una caída importante, entonces la industria en su conjunto ha padecido esta desaceleración y lo que pedimos precisamente, es reactivar el mercado interno. Por eso hemos propuesto algunas medidas que consideramos pueden ayudar al corto plazo, como adelantar las compras de gobierno y adelantar las obras de infraestructura”, subraya.

Saca la pluma, la sumadora y el papel:

“Actualmente tenemos ejercido 37 por ciento de los presupuestos, para las adquisiciones de los diferentes gobiernos, hablo de los locales y de las dependencias federales.

“Y nosotros lo que proponemos es que los recursos que se van a destinar para el último trimestre del año, se traten de adelantar al tercer trimestre; lo mismo en el caso de las obras de infraestructura. Creemos que esto puede ayudar a reactivar la economía y a empezar a minimizar los efectos negativos que estamos empezando a resentir por esta desaceleración, ya que son muchos factores negativos los que han incidido en ella y, por supuesto, también ayudaría a lo que vamos a vivir con el problema cambiario”, expone.

De remate, Herrera Vega, dice: “los estados tienen recursos y no los están ejerciendo, vamos a decir de manera oportuna; puede ser que existan diferentes planes de cómo ejercer el recurso, pero en este momento ayudaría mucho que ya liberaran ese recurso, que se hicieran las inversiones, esas compras, ese gasto y eso ayudaría mucho a reactivar el mercado interno”.

Propuesta: gastar adelantado y frenar, en lo que cabe, la carencia de poder adquisitivo.

Escribir un comentario