Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Desgaste del bono democrático…

Correo electrónico Imprimir PDF

Por Jesús Michel Narváez

Con dos dedos de frente y algunas neuronas, se tiene que aplaudir la medida de combatir frontalmente el huachicoleo.

La crítica es por la logística y por el exceso de costo por el transporte en pipas.

De acuerdo con expertos en la materia, el transporte de combustibles en las llamadas salchichas eleva los costos en 14 por ciento en promedio. Si se suman los números, podría alcanzarse la suma de dos mil 500 millones por día. Si esto fuera cierto –hay que checar, porque nadie lo explica con claridad de dónde sale el total- habría de aplicarse el conocido refrán: sale más caro el caldo que las albóndigas.

La falta de compromiso de parte del presidente López Obrador para dar a conocer el tiempo estimado para que el abasto de combustibles vuelva a la normalidad, genera descontento, irritación e impaciencia.

En su mañanera pidió comprensión y paciencia. Seguramente él y sus colaboradores no tienen problema para adquirir gasolina. Y aunque no funcione ya el Estado Mayor Presidencial, la “ayudantía” tiene sus contactos. Supongo.

Una crisis en materia energética, como la que se vive en estos días, no la habíamos tenido desde 1973. Quizá en el 85 hubo escasez de combustibles pero no pasó a mayores.

Hoy es grave y se profundizará, según la opinión del vicepresidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo para la Zona del Valle de México, Fernando González Pima.

Frente a las largas filas de automóviles, el cierre de cuando menos el 25 por ciento de estaciones de servicio, sorprende que tanto el Presidente de la República como sus empleados se enterquen en decir que no pasa nada y que en la Ciudad de México hay suficientes gasolinas para surtir la demanda, como lo declaró la secretaria del ramo, Rocío Nahle.

¿Nadie se ha dado cuenta de que el bono democrático se gasta con una velocidad impresionante?

Sorprende también que se reconozca el problema en su raíz: la falta de logística. Una medida de este tamaño debió ser bien pensada para saber cómo suplir el cierre de las válvulas de los ductos. Todo indica que el diseño lo hizo un ayudante de cuchara y no el maestro de obra.

La improvisación nunca trae buenas consecuencias en este tipo de acciones que si bien en el fondo son plausibles, el primer resultado es el racionamiento que a nadie, en un país libre y soberano, le cuadra.

No se puede pedir paciencia ni comprensión y menos ayuda para combatir el huachicol si a cambio se deja al consumidor sin gasolina.

El bono democrático se desgasta y en el Gobierno federal nadie lo que admitir.

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Escribir un comentario