Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Tapar el pozo tardíamente…

Correo electrónico Imprimir PDF

Por Jesús Michel Narváez

Desde la restauración de la República, la verdadera segunda transformación, los pesos y contrapesos quedaron registrados para la historia.

Y desde entonces, con las Leyes de Reforma de Juárez –él sí un estadista- se propició el llamado Estado de Derecho que no es otra cosa que respetar y hacer respetar las leyes.

Dentro del marco constitucional, todo se vale. Fuera de él, nada.

Incluso, el propio presidente electo ha tomado como bandera que dentro de la ley todo, al margen de ella, nada.

De ahí el cuestionamiento que puede y debe formulársele al diputado federal Mario Delgado, quien tiene dos cachuchas en el Poder Legislativo: presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de la bancada de Morena, cuando declara estar confiado en que las próximas “consultas” que realice el próximo gobierno serán apegadas a las leyes regulatorias y que la celebrada para determinar el destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de México sea la última que se lleve a cabo sin la legalidad jurídica.

En una declaración pública, el legislador admitió que la del aeropuerto se hizo con restricciones y al margen de la ley regulatoria.

Admisión de culpa, relevo de pruebas.

Ante la andanada de críticas por la evidente ilegalidad y ausencia de vinculación de la “consulta popular”, finalmente hay alguien del grupo dominante en el Poder Legislativo que reconoce las fallas y tácitamente la ilegalidad.

Le decía, la existencia pesos y contrapesos para el ejercicio de la administración pública es fundamental más ahora que México está inmerso en una democracia participativa que demuestra el valor del voto.

Ignorar a quienes no sufragaron por el triunfador y enfrentarlos con “todo el poder del Ejecutivo y el Legislativo”, dista mucho de fortalecer la democracia y si vulnera a los que creyeron más en otros proyectos que el del candidato triunfador.

Hay dos caminos para que las consultas tengan respetabilidad, credibilidad y legalidad: aplicar las normas actuales o modificarlas para, a modo, realizarlas y ganarlas. No hay más que de dos sopas y la de fideos se agotó con la consulta de cuatro días que terminó el pasado domingo y en la que solamente creen a pie juntillas los que contabilizaron las boletas.

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana por ABC-Radio en el 760 de AM.

Escribir un comentario