Banner




Ud. está aquí

Del plato a la boca se cae el ahorro…

Correo electrónico Imprimir PDF

Por Jesús Michel Narváez

Me prometí no escribir de la suntuosa boda en la que dio el sí César Yáñez, futuro encargado de políticas de gobierno del próximo Presidente Constitucional.

Algunos lectores me reclaman y me acusan de ser omiso. No. Simplemente que creo en la privacidad de la gente y si bien el evento se publicitó y mostró las ricas y caras viandas y los exclusivos vinos, supuse que el tema se agotaba por sí mismo.

Sin embargo, me recuerdan que en un gobierno de “austeridad republicana” resulta imposible de omitir el asunto.

Desde mi muy particular óptica, si la boda la pagó el señor Yáñez con dinero de su bolsillo y su fue su esposa, exitosa empresaria en Puebla, la que cubrió los gastos, nada hay de cuestionable.

Si por el contrario, don César utilizó dinero que le pagan por ser empleado de Morena y del presidente electo y salió de las prerrogativas que otorga el INE a los partidos políticos, entonces es otra cosa.

Aunque bien se podría argumentar como en los sindicatos: el dinero que reciben los maestros, por ejemplo, es público pero al convertirse en salario y con éste cubrir las cuotas deja de serlo. El manejo puede y es discrecional sin que surja un conflicto de intereses ni que se pueda acusar a quien lo maneja y dispone de desvío de recursos.

Quizá lo cuestionable de la oropelesca boda haya sido difundirla. Si se realiza en privado ni usted ni yo, como miles de personas más, nos habríamos enterado de que el plato fuerte fue a base de langosta; no sabríamos la marcha de champagne que se sirvió y menos que el frac que utilizó el novio fue alquilado. Tampoco nos habríamos enterado de que el presidente electo fue testigo de honor y se dio cuenta de cómo se realiza un casorio sin austeridad republicana.

Por lo demás, créame que me importa un comino si la boda fue suntuosa o no. A mí no me invitaron y no por ello voy a envidiar nada. Si se trata de mostrar el músculo del dinero, allá don César y su esposa y claro, los invitados que disfrutaron una suculenta comida que no la ingiere ni Obama.

Queda claro que del plato a la boca se cae el ahorro.

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana por ABC-Radio en el 760 de AM

Escribir un comentario