Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Cerillos de la tercera edad…

Correo electrónico Imprimir PDF

Por Jesús Michel Narváez

Acudir a las tiendas que tienen como identificación un pelicano y cuyos colores se miran desde lo más retirado: naranja con verde, colores fosforescentes, resulta grato.

Una sola razón vale la visita: observar que los cerillos –las personas que guardan las compras en las bolsas de plástico anaranjadas- ya no son niños, adolescentes o jóvenes. Son adultos de la tercera edad.

Me parece una decisión, de quien haya sido, de primera. Los viejos no encuentran trabajo fácilmente. Y empacar los víveres no es una ciencia. Lo hacen con diligencia y son amables. La propina, que es su salario, es obligada.

De andar solicitado apoyo a los familiares o de plano pedir limosna porque no hay siquiera para comer, a obtener cerca de 400 pesos diarios de manera decente, que les regresa su dignidad, merece aplausos al por mayor.

Me sorprendí al verlos. Como se dará cuenta no soy un visitante frecuente de los súpers. Al mismo tiempo me dio gusto verlos con los rostros sonrientes, peinados, limpios, con su ropa planchada, los zapatos boleados, las camisas blancas.

Hombres y mujeres visten igual. Supongo que la tienda les hará un descuento para adquirir sus prendas.

Llegar más allá de los 60-70 años sin tener ningún respaldo o que al final de la vida los hijos les quiten hasta las pensiones oficiales, no es agradable. Conozco a muchos adultos mayores que se empeñan por salir adelante e inventan en qué ocuparse para ganar su propio dinero.

Sin un empleo, porque a esa edad nadie los contrata y sin una pensión, porque no todos estuvieron en el IMSS o en el ISSSTE y tampoco ahorraron en su Afore, los adultos mayores se enfrentan al reto más grande de la vida: sobrevivir con dignidad.

Ojalá y otras cadenas de tiendas comerciales contrataran a quienes tienen experiencia si no en empaquetar sí en enfrentar los problemas y resolverlos. Porque no hay nada peor que despertar y no tener que comer. Carecer de ropa presentable, zapatos cómodos; no tener el dinero para pagar los lentes o los medicamentos, es un suplicio.

Aplaudo la iniciativa y ovaciono a los adultos mayores que, finalmente, tienen de regreso su dignidad.

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Facebook: jm-narvaez, Twitter: @jesusmichelMex y en Misión, Periodismo sin Regaños de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana por ABC-Radio en el 760 de AM.

Comentarios  

 
#1 Ciudadano como JuarezJuan Madera 04-07-2018 15:41
Mi querido Chucho:
Esos cerillos, han sido mi lucha ancestral y permanente.Si tu hablas con AMLO que es tu cuate, dile que tengo arrastrando un proyecto de construccion de 100 Clinicas Geriatricas y Gerontologicas, con inversion de capital mexicano de mi cuate Dr.Castro, dueño de los mejores hospitale de California. El puma.mayor, nunca lo quiso recibir por mi conducto, cuidando su zalea por la grilla..Te abrazo ,como siempre.
Citar
 

Escribir un comentario