Banner




Ud. está aquí

Generales sin ejército…

Correo electrónico Imprimir PDF

Por Jesús Michel Narváez

Debería estar sorprendido, pero no lo estoy. El silencio de quienes conformaron el cuartote guerra de José Antonio Meade se esfumó de los medios. Nadie salió a hablar. Nadie se unió al sentido democrático mostrado por el candidato ciudadano que fue abanderado por el PRI, el PVEM y NA.

Parecía que la tierra se los tragó. Los generales y generalas –cuestión de respeto a la paridad de género- carecieron de ejército que librara las batallas en los campos y con las estrategias correctas. Solamente supieron dar órdenes que confundieron a las tropas. Imposible ganar la guerra.

Los poderosos estrategas –que nada de ello tuvieron ni tendrán- miraban por encima del hombro a los equivocados y maltrechos civiles convertidos en soldados y sin armas. Porque desde la atalaya del poder los personajes que mandaban jamás se preocuparon por el ejército que obedecía ciegamente aún y cuando sabían que las órdenes carecían de lógica electoral.

No sé en donde se refugiarán los que llevaron a Meade al fracaso. Ignoro si tendrán la capacidad de regenerarse o si caerán, como supongo que les pasará, en la depresión total y solamente con Tafil podrán cerrar los ojos que no conciliar el sueño.

El equipo de generales que le falló al presidente Peña Nieto careció, y se lo dije en tiempo y forma en este mismo espacio, de visión hacia la conquista de una empresa que de suyo de antojaba difícil. Ellos, los del alto rango, la hicieron imposible.

Cuando revisé el PREP de la elección presidencial y con el 77.4 de votos computados, observé que Andrés Manuel López, por sí solo, llevaba más votos qu8e sus tres adversarios de la contienda electoral.

Si los cálculos de quienes están pegados al PREP no son fallidos, es muy probable que López rebase los 25 millones de sufragios. Algo nunca visto en México.

¿Y por qué los competidores quedaron tan rebasados?

Por la falta de ejército y sobra de generales.

A estas alturas, supongo que los de cinco estrellitas –escolares, porque no les alcanza para más- no digieren el golpe al botón de la mandíbula que les asestó ya sabes quién.

¿Qué les depara el destino? Solamente lo saben los generales que nunca entendieron que para ganar una guerra se requiere de triunfar en las batallas, por mínimas que éstas sean.

Martes 3 de julio de 2018.

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Facebook: jm-narvaez, Twitter: @jesusmichelMex y en Misión, Periodismo sin Regaños de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana por ABC-Radio en el 760 de AM.

Escribir un comentario