Banner




Ud. está aquí

Nuño y la soberbia de adhesión…

Correo electrónico Imprimir PDF

Por Jesús Michel Narváez

Unos claman: estamos a tiempo para ganar; otros, dudan y los que por su soberbia hacen fracasar la campaña piden adhesiones de los otros dos candidatos para “vencer” al puntero en las encuestas.

El jefe de la campaña presidencial de José Antonio Meade, el exsecretario de Educación y exaspirante a candidato del PRI, Aurelio Nuño ha sido protagonista más que talento que dirige.

u soberbia, al igual de los que están a su lado o forman parte del “equipo cercano” de Meade, alejó a los potenciales votantes que aún y cuando tengan reclamos contra el PRI habrían sido oro molido para las secas vetas del tricolor.

¿Quién con dos dedos de frente le pide a Ricardo Anaya, enemigo del presidente Peña Nieto, y a Jaime Rodríguez que se adhieran al candidato del PRI?

Solamente un soberbio que muestra su desesperación por el fracaso que podría culminar el primero de julio con una derrota histórica del PRI y sus aliados. Y no solamente para la Presidencia de la República sino para el Congreso Federal, los Congresos Estatales, los Gobiernos y las presidencias municipales.

Para nadie es un secreto que el ahora canciller, Luis Videgaray Caso es el más cercano e influyente colaborador ¿lo es? del presidente Peña Nieto y que por tanto es el jefe del grupo político que arropa, mejor dicho, desnuda a Meade. Nuño es por decir lo menos el mensajero que lleva la noticia, no el que la produce. Este equipo de estudiados en prestigiadas universidades extranjeras, no parece haber entendido que lo que se aprende en Harvard no necesariamente sirve para México. Y se encuentran entercados en sus estrategias, erróneas hasta ahora. La más reciente, porque no creo que será la última, es pedir la declinación de los otros que, ni tardos ni perezosos responden: que decline Meade.
Quedan 23 días efectivos de campaña, un debate y muchos mítines de los tres principales protagonistas de esta obra. Nada más, aunque así lo quisieran.

Las 72 horas antes de los comicios no se pueden utilizar para realizar actos de proselitismo. Son para “reflexionar”. Eso dice la ley. Y me pregunto: ¿reflexionar en qué?

Si bien nada estará decidido sino hasta las 23 horas del domingo primero de julio, lo que hagan los tres en estos 23 días será la última bocanada de oxígeno para los pulmones de los electores.

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Facebook: jm-narvaez, Twitter: @jesusmichelMex y en Misión, Periodismo sin Regaños de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana por ABC-Radio en el 760 de AM.

Escribir un comentario