Banner




Ud. está aquí

Punto de Vista

Correo electrónico Imprimir PDF

Imposición  yunista…

Por Jesús Michel Narváez

Dirá misa y habrá muchos que acudan a ella, pero de que Miguel Ángel Yunes Linares es el cacique moderno en Veracruz, no queda la menor duda.

Hizo que su hijo Miguel Ángel fuera alcalde de Boca del Río en dos ocasiones; que Fernando haya sido diputado federal, senador con licencia y ahora presidente municipal de Veracruz-Puerto, en donde el primero de enero rindió su protesta en nada menos que el Fuerte de San Juan de Ulúa, un sitio resguardado por el IMAH.

Yunes Linares, el gobernador, tejió fino y burdo dentro del PAN y en el llamado Por México al Frente para que su hijo Miguel Ángel surgiera como el precandidato único con la intención de prolongar el cacicazgo. Vaya, Veracruz es de los Yunes pero Linares.

Dice el precandidato de Acción Nacional y avalado por el PRD y Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya Cortés, que no apoya la “monarquía Yunes”, pero si alguien realizó un “extraordinario trabajo como alcalde por dos ocasiones” tiene con qué convertirse en el sucesor de su padre.

Yunes Linares, quien fue gobernador de facto durante el mandato de Patricio Chirinos (1992-1998) buscó afanosamente ser el sustituto, pero Miguel Alemán Velasco lo arrasó en la selección interna del PRI; trató de sucederlo, pero se le atravesó su rival de juventud: Fidel Herrera Beltrán, quien lo dejó a la vera del camino. Más tarde, ya desde la trinchera de la oposición pretendió la gubernatura y avalado por el PAN y el PANAL compitió pero fue derrotado por el hoy recluido en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, Javier Duarte de Ochoa.

Como Cuauhtemoc Cárdenas y Andrés Manuel López fue por la segunda opción: ser gobernador por 20 meses y ganó. Hizo morder el polvo a su primo hermano, Héctor Yunes Landa. Una campaña llena de acusaciones, de desprestigio y de sembrar odio. Ganó y comenzó a trabajar para que su sucesor fuera su hijo, no vaya a ser la de malas que le toque una persecución como la que él ejerce.

Finalmente impuso a su vástago, que no tiene la culpa de las acciones de su padre, pero que no deja de generar sospechosismo. Porque se instaura no la monarquía sino el cacicazgo de una persona que tiene mente de policía, actúa como policía, habla como policía y no es policía.

¿Adueñarse de los municipios importantes del Estado y al mismo del gobierno no es caciquismo? El señor Anaya no cree lo que dice, pero está en precampaña para ser candidato a la Presidencia y sabe que Veracruz es una entidad valiosísima en materia de votos. Por lo visto no se ha enterado lo que piensan los veracruzanos del señor Yunes Linares. La amnesia de los políticos en busca de posicionarse.

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Facebook: jm-narvaez, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños, de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana por ABC-Radio en e 760 de AM.

Escribir un comentario