Banner




Ud. está aquí

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
dinero_mexicano

Utilidades, una Prestación en Proceso de Extinción

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

El reparto de utilidades es una prestación laboral constitucional, la cual debe pagarse entre mayo y junio. El desmesurado crecimiento del outsourcing, tras su legalización en 2012, ha generado condiciones para que de manera inexorable esa figura jurídica se encamine a la extinción o a ser derecho vigente no aplicable.

En efecto, hay rubros de la economía mexicana en los que, pese a las multimillonarias ganancias que se obtienen, los trabajadores no reciben el 10% que debieran de acuerdo con la ley laboral. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social se mantiene como un convidado de piedra.

La banca registró, el año pasado, utilidades por 137 mil millones, un 28.4% más que el año anterior. Fue un excelente resultado.

De acuerdo con las últimas cifras disponibles, todos los bancos emplean un total de 241 mil trabajadores en el país. Un muy alto porcentaje no son legalmente bancarios, estar contratados mediante outsourcing, por lo que no reciben el reparto de utilidades.

En efecto, 111 mil 520 trabajadores de la banca -47% del total-, no fueron contratados directamente por las instituciones financieras. Esto es, prestan sus servicios a través de empresas outsourcing, por lo que formalmente no son bancarios y no tienen derecho a recibir el reparto de utilidades.

Es importante aclarar que en el caso de la empresa outsourcing, a través de la cual prestan servicio a un banco, reportara utilidades, recibirían la parte proporcional del 10%; pero no de las ganancias de la institución para la que formalmente laboran.

Hay casos de bancos en los que todo el personal es contratado mediante este tipo de empresas, como Banco Azteca -38 mil 61 trabajadores-, Banco Ahorro -6 mil 485-, Inbursa -4 mil 894-, American Express -1816- y Con su banco-1058-, entre otros.

Un caso, de suyo interesante, lo representa BBVA Bancomer, con 31 mil 39 trabajadores contratados bajo la señalada modalidad -en 2006 creó una empresa a la que trasladó la relación laboral y que un tribunal colegiado consideró como simulación para eludir el cumplimiento de obligaciones-, y tiene un empleado directo.

Ese banco, el cual ocupa el lugar número uno en el país, tubo el año pasado, utilidades por 39 mil 140 millones de pesos, es decir casi una tercera parte -28%- de las registradas por la banca en su totalidad.

Inbursa tuvo ganancias por 13 mil millones de pesos durante 2017. Banco Santander -el cual cuenta con 3 mil 494 trabajadores a través de empresas outsourcing, pero con un número mayor que son directos-, registró utilidades por 17 mil 644 millones de pesos.

HSBC -con 1422 trabajadores contratados por outsourcing y un número más elevado de manera directa-, reportó ganancias por 3 mil 6 millones de pesos. Y Banco Azteca -cuya planta laboral es totalmente a través de dichas empresas- ganó 2 mil 536 millones de pesos; mientras Compartamos tuvo utilidades por 2 mil 536 millones de pesos.

La ley laboral establece reglas para la contratación de trabajadores a través de empresas outsourcing, siendo la más importante que no deberá ser la totalidad de los mismos.

Escribir un comentario