Banner




Ud. está aquí

Los Dados de Dios

Correo electrónico Imprimir PDF
jose_angel_gurria

El Riesgo de Ruptura del Acuerdo Educativo con la OCDE

*En el Cumpleaños 24 hay Vientos Huracanados en México

*Acuerdo Signado Para Mejorar la Calidad de la Educación

*Un Futuro Menos Promisorio Para los Niños y los Jóvenes

Por Nidia Marín

En puerta vientos huracanados. ¿México ya no pertenecerá a la OCDE o deberá cancelar acuerdos con ésta? Si gana el actual puntero electoral el riesgo es real, después de 24 años cumplidos el pasado viernes 18 de mayo. Aquel día de 1994 nuestro país se convirtió en el miembro número 25. El 5 julio en el Diario Oficial de la Federación se publicó el “Decreto de promulgación de la Declaración del Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos sobre la aceptación de sus obligaciones como miembro de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos”.

Ha sido tal el éxito de su participación que desde 2006 un mexicano, el tamaulipeco José Ángel Gurría es el secretario general de dicha organización de países, de los cuales son miembros además de México: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Corea, Dinamarca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Eslovaca, Suecia, Suiza y Turquía. La Comisión Europea participa en el trabajo de la OCDE.

En 2014 nuestro país signó el Acuerdo de cooperación México-OCDE para mejorar la calidad de la educación de las escuelas mexicanas.

Los compromisos son, entre otros:

Reforzar la importancia del papel que juegan los docentes; determinar estándares claros de la práctica docente; garantizar programas de formación inicial docente (ITP, por sus siglas en inglés) de alta calidad; atraer mejores candidatos; profesionalizar la selección, contratación, y evaluación de docentes; y vincular a los docentes y su desarrollo profesional de forma más directa con las necesidades de las escuelas.

Además:

Redefinir y apoyar un liderazgo y una gestión escolar de excelencia; consolidar el papel de los directores escolares fijando estándares claros: proporcionando formación, selección y contratación profesionales, facilitando una autonomía escolar con estructuras de apoyo, y garantizando la participación social. Las escuelas también necesitan tener una fuente de financiamiento estable que responda a sus necesidades específicas.

Las condiciones para el éxito en la reforma educativa son:

Los países pueden llevar a cabo mejoras excepcionales en sus resultados educativos en un periodo de tiempo relativamente corto, que puede ir desde unos pocos años, hasta una generación. Llevar a cabo mejoras significativas e integrales en los resultados educativos es una tarea compleja que requiere una estrategia polifacética. En el centro hay políticas públicas que se enfocan en la mejora de la enseñanza y el aprendizaje, incluyendo el currículum, las habilidades docentes, liderazgo y evaluación. Al mismo tiempo, el diseño de política pública debe tomar en cuenta el contexto y las posibilidades de la implementación.

Dice el acuerdo que el análisis de las políticas públicas y las prácticas de los países de alto desempeño revela que hay algunos postulados básicos que pueden orientar a los gobiernos: objetivos claros que cuenten con el apoyo y la comprensión de la sociedad; una atención particular en la contratación, formación y retención de individuos con excelente desempeño (docentes y líderes) en el sistema; instituciones e infraestructura para apoyar la mejora educativa; un sistema de rendición de cuentas y de informes para apoyar los objetivos del gobierno y dar información profesional y objetiva sobre los resultados; finalmente, un enfoque en el trabajo de cada escuela, que es donde tiene lugar la enseñanza y el aprendizaje.

Hoy, cuando el puntero de los candidatos pretende retornar al antiguo modelo educativo, donde lo que menos existía era una buena educación y en cambio alta corrupción, este tipo de acuerdos internacionales simplemente no podrán aplicarse.

El camino de México hacia la educación de calidad, no cabe duda, será cancelado y nuestro país tendrá una más baja calificación en esa materia.

¡Qué tristeza!

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escribir un comentario