Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
transamerica_poster

Transamérica

No es Cordero que es Cordera

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Transamérica”, producción estadounidense de 2005, dirigida por Duncan Tucker, protagonizada por Felicity Huffman (Sabrina Osbourne-Bree), Kevin Zegers (Toby Wilkins, el hijo de Bree), Graham Greene (Calvin Muchas Cabras), Fionnula Flanagan (Elisabeth, la madre de Bree), Burt Young (Murray, el padre de Bree), Carrie Preston (Sydney, la hermana de Bree) y Elizabeth Peña (Margaret, la terapeuta de Bree).

Una semana antes de la vaginoplastia que concluirá su proceso de reasignación de sexo, Sabrina Osbourne (Bree) recibe una llamada telefónica de Toby Wilkins, un chico de 17 años que está detenido en Nueva York, quien pregunta por Stanley Schupak (nombre original de Bree), afirmando ser su hijo; Bree pretende olvidarse de este hijo del que desconocía su existencia, pero su terapeuta le obliga afrontar su pasado antes de la operación.

“Transamérica” es mucho más que una simple película de temática LGBT, es un filme sobre transgénero y transfobia, donde a manera de road movie se presenta esta comedia que toca el tema de la falta de aceptación de la reasignación sexual por parte de la familia.

PADRE O MADRE POTENCIAL

En el centro de detención de menores le informan a Bree que Toby está acusado de un pequeño hurto, pero que se dedica a prostituirse en la calle y es consumidor de drogas; después de pagar su fianza, Toby la confunde con una misionera de alguna de las iglesias que se dedican a ayudar a los chicos de la calle, y Bree en lugar de sacarle de su error le dice que es de la iglesia del “Padre Potencial”.

La vida de una persona transexual no es fácil, por lo general se les ve raros, como confinados en un limbo entre lo masculino y lo femenino; alguien transexual encuentra que su identidad sexual está en conflicto con su anatomía sexual, hay una disconformidad entre su sexo biológico, su sexo social y el sexo psicológico.

En estas personas suele darse el deseo de modificar las características sexuales que no se corresponden al sexo con el que se identifican; por ello es curioso que Bree diga que pertenece a la Iglesia del “Padre Potencial”, cuando en realidad sería de la “Madre Potencial”, pues está a una semana de una cirugía de reasignación sexual.

LA TRANSFOBIA Y ALGO MÁS

Bree observa las condiciones en las que vive Toby, por lo que decide sacarle de ese entorno; juntos emprenden un viaje en coche de regreso a Los Ángeles, pero por un infortunio Bree se ve en la necesidad de pedir ayuda a sus padres y hermana, quienes conocen a su nieto y sobrino, mientras que éste ve las distintas reacciones de la familia ante el cambio de sexo de Bree.

La película muestra como en un país que se dice ser tan liberal y respetuoso de los derechos humanos, existe la fobia hacia los transexuales; es claro que la madre de Bree no acepta su identidad, para ella su hijo no se llama Bree Osbourne, sino Stanley Schupak; con intención de remarcar esta diferencia, ella le pregunta si aún tiene genitales masculinos, durante la cena la obliga a correrle la silla, como signo de caballerosidad hacia su madre y luego la desprecia pidiéndole a Toby que se siente a su lado.

La fobia, al igual que el racismo, es el desprecio, generalizado y definitivo, de una diferencia, real o imaginaria, en provecho del ofensor y en detrimento de su víctima, con el fin de justificar sus privilegios o su agresión.

Luchar contra la transfobia y la discriminación es desgastante, en especial en una sociedad conformada por grupos intolerantes ante el otro que es distinto, sea transgénero, gay o lesbiana; de esa raíz social parten muchos de los temores, en especial en las zonas rurales, mientras que en el espacio urbano el ambiente es más abierto.

LA HIPOCRITA “NORMALIDAD”

La verdadera intención de Bree es dejar al chico con algún familiar en su pueblo natal Callicoon, allí descubre que Toby se había escapado tras el suicidio de su madre porque su padrastro abusaba sexualmente de él; también durante su viaje un joven vagabundo les roba el coche y se quedan tirados en medio del Oeste americano, ahí conocen a Calvin Muchas Cabras, un navajo vestido de cowboy que les ayuda y lleva hasta Phoenix, donde vive la familia de Bree.

Esta travesía por América sirve para desmitificar a los miembros de la “normalidad” que conforman a la otra sociedad americana, que suele ser represora de otras “inclinaciones”, esos otros miembros que son pederastas disimulados en cabezas de familia, gays disimulados en trajes de cowboys, ladrones disimulados en apariencia de necesitados y finalmente familias costumbristas, neuróticas y disfuncionales, pero que son capaces de escandalizarse con un hijo transexual.

CIRUGÍA VS PSICOLOGÍA

“¿Es usted feliz?”, le preguntan a Bree, quien contesta: “... una vez que me opere lo seré”; esta frase da cuenta de la importancia de la cirugía de reasignación de sexo; un transexual es una persona cuya anatomía física no corresponde al sexo al que siente pertenecer, por ello asume el rol del otro sexo; una persona transexual modifica permanentemente su identidad y expresión de género, así como su cuerpo a través de hormonas y cirugías, puede cambiar de hombre a mujer, o al revés.

La mayoría de los transexuales sienten un sufrimiento psicológico y emocional debido al conflicto entre su identidad sexual y el sexo con que han nacido; para el tratamiento de reasignación se precisa de un informe positivo por parte de un psicólogo, en el que reconozca la necesidad de la persona a adoptar el nuevo rol de género y la adaptación de sus caracteres sexuales primarios y secundarios para conseguir una mejor adaptación y desarrollo en sociedad.

“Transamérica” tiene el valor de dirigir el mensaje de que un transexual es una persona que merece respeto frente una sociedad reacia e inconsciente de sus actitudes discriminatorias.

En marzo de este año, Marvia Malik, se convirtió en la primera joven transexual presentadora de noticias en Pakistán, un país donde más del 95% de la población es musulmana; pero ¿algún día se verá en México a una persona transexual dando las noticias?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario