Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
democracia

Las Fallas de la Democracia

*Votamos por Candidatos que Ofrecen un Mundo Ideal

*Ignoramos si Serán Servidores Eficaces y Honestos

*Ganador: Posible que Acordó con Grupos de Presión

*La Búsqueda del Consenso Desilusiona a los Grupos

*Mayorías: se Equivocan y Votan por Personajes Aciagos

Por Manuel Quijano

La democracia, dice nuestra Constitución, va más allá de una estructura jurídica y política, es además un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo. Y es que la democracia tiene cualidades tales como cambiar de gobernantes sin violencia cada determinado tiempo, organizarse mediante la división de poderes, crear instituciones representativas, alentar la participación ciudadana, sostener la igualdad jurídica ante la ley y defender las libertades tales como las de manifestación, de prensa y de opinión entre otras. Otro atributo de la democracia es que evoluciona. Por ejemplo, la democracia que se vivía en México hace 50 años tenía vigentes los artículos 145 y 145 bis del Código Penal Federal que regulaban los delitos de disolución social y prohibían la difusión de las ideas que perturbaran el orden público o afectaran la soberanía popular. Por cierto que, el movimiento estudiantil de 1968 demandó su abrogación y lo logró.

Ahora bien, que quede claro, no soy un detractor de la democracia y pienso que es el mejor sistema político inventado por el ser humano hasta el momento. Pero ésta tiene fragilidades e inconsistencias que debemos reconocer y de ser posible superar. Algunas de ellas son: Primera, votamos por candidatos que nos ofrecen un mundo ideal, pero ignoramos si serán servidores públicos eficaces, honestos y se rodearán de un buen equipo de colaboradores. Segunda, quien gane las elecciones muy probablemente acordó con grupos de presión y de interés acerca de asuntos que escapan al conocimiento popular. Recordemos que la sociedad está conformada por estamentos sociales y éstos tienen intereses de clase. Tercera, la búsqueda del consenso por parte de los candidatos entre diversos grupos termina por desilusionar a algunos de esos grupos, pues en muchas ocasiones se trata de organizaciones antagónicas a quienes durante la campaña les dijeron lo que querían escuchar. Cuarta, las propuestas de campaña en materia de seguridad pública son categóricas y ofrecen mano firme y decisiones contundentes, pero se trata de candidatos que ignoran la realidad nacional en esa materia. Quinta, la  democracia homologa la población en circunscripciones territoriales o distritos electorales, de suerte que quienes resulten electos diputados no pueden representar a los múltiples y diferentes intereses de la población que habite esa demarcación, es más tampoco podrán atender las demandas y necesidades contradictorias de los ciudadanos de esa territorialidad, por ende obedecerán a los mandatos ideológicos y declaración de principios del partido político al que pertenezca el futuro congresista. Sexta, las mayorías se equivocan y otorgan el voto a personajes aciagos que supieron engañar al pueblo.

Por supuesto que sólo señalé seis paradojas de la democracia y no son todas, como tampoco es el orden de prioridades. Lo que escribo es mi responsabilidad, pues gozo de las ventajas de la democracia y sus libertades. Lo escrito arriba es con el único fin de que podamos superar las fallas. Ya que es sabido que ésta requiere ejercitarse todos los días. Porque ese sistema de vida es un acuerdo civilizatorio, no obstante que vivimos en una sociedad injustamente desigual en términos socio económicos. También es el cumplimiento de deberes y derechos, aunque nos parezca que se trate de una ley injusta. Es el plebiscito cotidiano popular que refrendamos los ciudadanos éticamente en materia de convivencia pacífica. Es el respeto a la pluralidad de ideas y poder decir “no estoy de acuerdo”.

Escribir un comentario