Banner




Ud. está aquí
Banner

Del ABC Político

Correo electrónico Imprimir PDF
amlo

*Simpatía por “Los Ardillos” y Apuesta por la Ignorancia

*¿Cómo Entender Regresar a un Pasado que se Critica?

*Sí hay Militarización, Pero de los Cárteles de la Droga?

*Saber si Díaz de la Torre es Apoyado por el Magisterio

Por Gerardo Lavalle

A.- ¿Cómo explicarles a las familias que perdieron esposo o esposa, hijos, padres, familiares, que un precandidato presidencial quiera amnistiar a los criminales que los mataron?

Hoy, ese precandidato se inscribe para convertirse en candidato de Morena en busca de la Presidencia de la República.

Usted lo identifica y bien, porque durante los últimos 12 años ha querido ser el presidente de México y en las dos elecciones en las que participó fue derrotado.

El que sabe “perdonar”, escogió este día, cuando se celebra el 486 aniversario de la aparición de la Virgen de Guadalupe, para acudir al Instituto Nacional Electoral a inscribirse y estar en condiciones legales para competir en los comicios del primer domingo de julio de 2018.

A nadie le quedó clara su postura sobre “perdonar” a los criminales y narcotraficantes si “ello pacifica el país”. Dice estar explorando todas las posibilidades y esa, la de otorgar la amnistía está en sus planes.

No es la primera vez que aborda el tema. Lo hizo con anterioridad, pero no causó la mayor respuesta.

Decidió hablar en Quechultenango, Guerrero, municipio controlado por “Los Ardillos”, un cártel que apareció poco después de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y cuya existencia se conocía, pero su bajo perfil no lo ubicaba como uno de los grandes. Tienen enormes sembradíos de amapola y se esconden entre la montaña para evitar que sus integrantes, cabezas y peones, sean detenidos.

Un personaje que le apuesta a la ignorancia y propone desaparecer la Reforma Educativa en aras de congraciarse con los miembros de la sección 22 y con parte importante de la CNTE; que busca afanosamente derribar lo que se construyó en la materia y que podría dar frutos en 2030, con mexicanos mejor preparados para enfrentarse al futuro crítico que se avecina.

No comparte los beneficios -aunque duela admitirlo, existen- del Tratado de Libre Comercio y plantea aislar al país de la globalización. Quiere vender el avión presidencial a Donald Trump y viajar en autobús cuando realice sus giras. No entiende de economía e intenta una reforma fiscal en la que los ricos paguen más para que el dinero se reparta entre los pobres. Carece de visión de Estado y se asume como el salvador de la patria porque, según dice sin comprobarlo, es honesto desde el cabello hasta las uñas de los pies, pasando por la columna vertebral y las extremidades inferiores.

¿Cómo entender que quiera el regreso al pasado que tanto critica? Su posición personal dista mucho de la de un estadista. Más bien es un “soñador” que no quiere despertar del abrazo en el cual lo tiene Morfeo acompañado de su séquito roncador.

El doctor en ciencia política, Manuel Quijano (colaborador permanente en las páginas de MISIÓN POLÍTICA) me envía un mensaje en el que me dice: “AMLO y sus perdones… esos que viven en la ilegalidad se ríen de él, de nosotros y de la ley. Pero para AMLO son votos”.

No soy el único que lo piensa, aunque probablemente algunos se hayan sumado a la crítica para quien en algún momento seguían a pie juntillas.

Dios nos agarre confesados si los mexicanos se equivocan como los estadounidenses.

B.- Con la Ley de Seguridad Interior aprobada, solamente falta que finalmente se entienda que las Fuerzas Armadas –Ejército, Marina y Fuerza Aérea- ya está acotadas y que solamente podrán estar en los sitios requeridos hasta por un año o menos si la situación de violencia e inseguridad se controla.

Hay muchas voces disidentes que tienen dos argumentos: la militarización del país y la violación a los derechos humanos.

En el primero de los casos no aciertan a definir qué es la militarización. De suyo, desde el momento en que Felipe Calderón Hinojosa declaró la guerra que después cambió por “combate” al narcotráfico –el crimen organizado no se consideró en sus inicios-, los estados en donde operan, porque aún siguen haciéndolo, los cárteles de la droga fueron militarizados. Con el paso de los años, 11 para no equivocarnos, son 56 mil los castrenses que se encuentran en las zonas de conflicto e inseguridad.

Es verdad que los resultados no son los esperados, pero imaginar que los criminales se desenvolvieran sin preocupación alguna, sería vivir en el mundo de la muerte, aunque de alguna manera lo vivimos.

En cuanto a la violación de los derechos humanos, hay que preguntarse si la referencia es hacia los ciudadanos inocentes o de los criminales, que parecen encontrar más respaldo de la “sociedad” que sus víctimas.

En la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y sus brazos estatales, hay más preocupación por el trato que se les da a los criminales que a sus víctimas. Dicen los responsables de los derechos humanos que los criminales también los tienen. ¿A honras de qué un Mochaorejas debe ser tratado con algodones?

Es un asunto espinoso y complejo. Sin embargo, negar el marco jurídico de las Fuerzas Armadas de suyo era un error garrafal. Obedecen al Jefe Supremo –como mandata la Constitución- y están impedidos al desacato salvo que intenten un golpe de Estado, situación que no se da entre los 300 mil hombres y mujeres castrenses.

C.- Desde el interior del Sindicado Nacional de Trabajadores de la Educación se prepara la denuncia en contra del dirigente, Juan Díaz de la Torre por “usurpación de funciones”, al convocar a un Congreso Nacional para reelegirse como presidente del SNTE.

Y es que quienes lo denunciaran ante la Procuraduría General de a República, afirman que Elba Esther Gordillo sigue siendo la dirigente nacional y es la única autorizada para convocar a un Congreso Nacional.

El fondo del asunto, sostienen los profesores que se acercaron EL ABC, es que Díaz de la Torre teme que el próximo gobierno, sea quien fuere el presidente de la República, no comparta las formas en que ha trabajado en el SNTE y en el PANAL, partido fundado por la encarcelada ex lideresa y que le juega las contras al sistema acomodándose como aliado del partido que le otorgue mayores canonjías.

El actual dirigente del SNTE no ha sido, ni con mucho, un aliado del régimen y por el contrario se ha opuesto a muchas de las acciones de la Reforma Educativa. De ahí su temor.

¿Estarán fundamentados los agravios? Pronto sabremos si don Juan Díaz de la Torre cuenta con el respaldo del magisterio o si solamente está de paso.

Escribir un comentario