Banner




Ud. está aquí

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
proyeccion_presidencial

Tarea Fundamental del Próximo Presidente

*No Contribuir a que Haya 250 mil Muertes Adicionales

*Desde hoy Deben Sembrarse Políticas que Beneficiarán

*Hay Enfoques Necesarios Para Nuestro Sector Salud

Por Iván Ruiz

Una tarea fundamental para el próximo presidente de la República -y que prácticamente nadie contempla o son pocos los que lo toman en cuenta para el sexenio que inicia el año próximo- es el cambio climático, el cual probablemente cause cerca de 250,000 muertes adicionales por año en el transcurso de los años treinta de este siglo.

Es cierto, se observa lejos esa década, pero desde hoy deben sembrarse las políticas que beneficiarán para entonces al reducir este tipo de muertes.

Hay que hacer caso al Informe de la Organización Panamericana de la Salud, institución que plantea:

“Aunque el cambio climático afectará a todos, están en mayor peligro los grupos poblacionales que son vulnerables tanto en términos sociales como económicos, de modo que es esencial abordar sus necesidades oportunamente. El sector de la salud debe estar preparado para reconocer, comprender y ayudar a las sociedades a mitigar los efectos del cambio climático, y a adaptarse a este nuevo mundo promoviendo condiciones mejores y más equitativas para todas las personas”.

El asunto es que, en México, en lo general no se concluyen proyectos en la materia, como tampoco en otras naciones del continente y la OPS lo sabe. De ahí que el planteamiento sea con relación a los sectores salud, dar ejemplo, reducir la emisión de gases de efecto invernadero y ayudar a estimular el cambio en toda la cadena de suministro del sistema. “Para cumplir con esta meta, es necesario mejorar la seguridad de los establecimientos de salud, su resiliencia y su respeto por el medioambiente”, precisa.

Hacer notar que la disminución de las emisiones ayuda a mitigar las repercusiones del cambio climático y mejora la calidad del aire, lo que también beneficia la salud. Y hay que hacer caso porque más de 7 millones de muertes anuales son atribuibles a la contaminación atmosférica.

Para reforzar su planteamiento explica que en la Región de las Américas, el 20% de las ciudades de los países de ingresos altos y el 90% de las ciudades de los países de ingresos bajos y medianos no cumplen con las normas de la OMS sobre la calidad del aire.

Y como todo tiene que ver con los presupuestos… A nivel mundial, los costos relacionados con la salud atribuibles a los combustibles contaminantes ascendieron a 5.3 billones de dólares en el 2015, lo que representa más del total destinado a la salud por los gobiernos de todo el mundo. “Si el sector de la salud y otros sectores emprendieran un esfuerzo coordinado para reducir las emisiones, esto tendría un impacto positivo a escala verdaderamente mundial”, asegura.

Por otra parte, califica de “fundamental” que el sector de la salud haga un esfuerzo para adaptarse al cambio climático. “El personal de salud debe recibir capacitación para reconocer y comprender sus efectos, fomentar la reducción de la huella climática del sector y actuar en consecuencia, y ayudar a aumentar la resiliencia de los sistemas de salud”, puntualiza.

Hay algo más respecto al mencionado sector: También puede potenciar los beneficios colaterales de salud de las iniciativas intersectoriales. “Es fundamental tener en cuenta los resultados en materia de salud al planificar los sistemas de energía, transporte, alimentos, agua y planificación urbana. Además, al abordar las cuestiones de salud, es crucial detectar los aspectos y las respuestas relacionadas e interconectadas respecto de los grupos que son objeto de marginación política, económica y social”.

La OPS propone iniciativas transversales que impulsan respuestas integradas y eficaces para abordar la agenda sobre el cambio climático en la Región de las Américas.

En México deberían de revisarlas no solamente aquellos que aspiran a ocupar la Presidencia de la República, sino quienes creen ingenuamente o no, que van a alcanzar el puesto-cúpula de la Secretaría de Salud.

A lo mejor tan sólo es un buen deseo, porque los mexicanos estamos tan desilusionados con nuestros políticos que ya no podemos ni pensar “este sí lo hará”. Pero no hay peor lucha que la que no se realiza, ni deseo que se cumpla si no se expresa.

 

Escribir un comentario