Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
el_coelgio_nacional

Mentes que Brillan

(El Colegio Nacional a Debate)

*Cuando han Pasado 74 Años de su Fundación

*Es hoy una Institución Calificada de Misógina

*El Modelo en México fue el Collège de France

Por Juan José Barrientos

El ingreso al Colegio Nacional de Christopher Domínguez está generando un debate sobre esa institución, que me parece saludable y hay que enriquecer.

Fundada por Ávila Camacho en 1943, como “una institución que agruparía a los científicos, artistas y literatos mexicanos más destacados”, ahora es considerado misógina, debido a que solo 3 de sus 40 integrantes son mujeres, y a que solo ha admitido a 4 de un total de 102 miembros que ha tenido desde que existe.

Se trata, la verdad, de una institución anacrónica y anquilosada, que no ha sabido renovarse.

Nunca se ha hecho una evaluación para saber si está cumpliendo con su misión de "preservar y dar a conocer lo más importante de las ciencias, artes y humanidades que México puede ofrecer al mundo".

Originalmente, sus integrantes debían cumplir con esa tarea dando conferencias, pero éstas tienen un alcance muy limitado y, aunque el Colegio tiene una editorial, no se ha aprovechado el desarrollo tecnológico, ni siquiera la televisión, que hubiera permitido una difusión mucho mayor

Su modelo, el Collège de France, es una institución de enseñanza, donde se imparten cursos, pero no se otorgaban títulos, establecida por Francisco I a fines del siglo XVII, para tratar de abrir el panorama que ofrecían las universidades con sus rígidas estructuras. Actualmente, está integrado por 45 profesores titulares o catedráticos, de los que solo 3 son mujeres, por cierto; sin embargo, este organismo tiene dos niveles, y en el de abajo hay  20 plazas de maitre de conférences, de las que las mujeres ocupaban once en 2005, y además hay decenas de asistentes de  investigación y enseñanza, así como candidatos a un doctorado.

La diferencia más interesante es que el Collège de France incluye además seis cátedras que se renuevan anualmente y una de ellas, establecida en 2007 con el apoyo de la Fundación Bettancourt Schueller, está reservada a la innovación tecnológica. Así, esta institución procura mantenerse al corriente del progreso en ese campo.

El Collègue de France tiene además presupuesto para invitados, y  el jueves 23 de noviembre  Vargas Llosa estuvo ahí para conversar con Antoine Compagnon, de quien recuerdo su artículo sobre la “Muerte y resurrección del autor”.

Originalmente, el Colegio Nacional solo tenía 20 miembros que debían ser mexicanos por nacimiento; sin embargo, Echeverría duplicó el número y permitió que ingresaran científicos y artistas que ya tuvieran por lo menos diez años de haber adquirido la nacionalidad. Desafortunadamente, no hizo más cambios.

A diferencia de los miembros del Collègue de France que,  como todos los profesores franceses,  pasan a retiro, al cumplir 67 años, y  a partir de entonces solo pueden cobrar la pensión que les corresponde, los integrantes del Colegio Nacional reciben una remuneración vitalicia, cuyo monto es de  164,518 mil pesos mensuales ( ).

De acuerdo con la información que me proporcionó  el Colegio, José Ramón Cossío y Gabriel Zaid renunciaron a esa remuneración, y Julio Frenk a una parte, por lo que solo percibe unos 67 mil pesos, de los que se le retienen impuestos, pero tengo entendido que otros miembros cobran becas del Sistema Nacional de Investigadores o el Sistema Nacional de Creadores de Arte, para no hablar de sueldos o pensiones, e incluso  tenido  apoyo  de un programa del CONACyT para irse de sabático al extranjero.

Por otra parte, “Los candidatos no podrán tener más de 64 años cumplidos en el momento de ser propuestos”, según el reglamento, pero “Excepcionalmente se podrá dispensar el requisito de edad cuando se trate de mexicanos que hayan realizado contribuciones de notable originalidad y trascendencia a la ciencia, la cultura y el arte universal”, como Tamayo que ya tenía 90 años cuando ingresó. Sin embargo, en estos casos el candidato “deberá contar con el voto aprobatorio del Consejo, por mayoría de dos tercios de los miembros presentes en la sesión celebrada con aviso previo a todos los miembros”.

Con esta restricción de la edad de ingreso se trata probablemente de impedir que el Colegio se convierta en un cementerio de elefantes, pero se opone al carácter vitalicio de los nombramientos. Se trata, en fin, de un punto que requiere atención especial.

Volviendo al tema de la escasa representación femenina, es lamentable que no hayan ingresado Elena Poniatowska que obtuvo hace poco el Premio Cervantes y ha hecho un esfuerzo importante para abatir el déficit biográfico del país, y Margo Glantz, que también ha obtenido premios importantes, como el de la FIL de Guadalajara, y goza del reconocimiento académico.

El Colegio Nacional tiene que renovarse. El debate apenas comienza.

(1)  Al respecto, solicité información al mismo Colegio, que me proporcionó éste y otros datos, me envió una parte del reglamento que considero debería poner en el portal y me informo que José Ramon Cossio y Gabriel Zaid renunciaron a la remuneración, y Julio Frenk a una parte, por lo que solo percibe unos 67 mil pesos, antes de la retención de impuestos.

Escribir un comentario