Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
duda

Los Tiempos del Destape Presidencial

*Entre Miradas Coquetas y Destellantes de luz

*Pasan Semanas y la Nomenclatura en Ayunas

*Y los Gallos de Cada uno Cantan en los Cafés

*Cuando Haya Candidato, el rey Habrá Muerto

*Aquel que Llegue Será el “Amigo” de Todos

Por Ulises Corona*

Al termino de cada sexenio, es costumbre el ritual de sucesión de la persona que tendrá la responsabilidad de continuar el proyecto del presidente en turno, si y solo sí; advierto, este gana las elecciones.

Sexenio tras sexenio, los otrora tapados, esperan las llamadas señales personalizadas, esas miradas más que coquetas identificadoras de confianza y destellos de luz que emite el titular del ejecutivo, para según, ellos determinar que es el elegido por el mismo para sucederle; así, pueden pasar días y semanas y la angustia no deja que la nomenclatura le descubra, sus intereses o ambiciones más recónditos y obscuros para querer ser el ungido.

Se denomina el tapado. Este sale de una caballada que no debe estar flaca, se perfilan en un arrancadero imaginario y terrenal, suponiendo que el que llegue primero no siempre es el que gana, que caballo que empata puede llegar, y que el que se mueva no sale en la foto… ¡No se hagan bolas! El candidato es…

En los cafés políticos, o restaurantes donde frecuentan los grupos de analistas de todas las fracciones, las conversaciones y las apuestas no dejan de pronosticar escenarios, cada quien agrega virtudes a sus gallos, le agregan reconocimientos inclusos sobrenaturales, para hacerlos merecedores de tal responsabilidad, cada persona busca amigos o conocidos de quien suponen será el señalado; incluso les buscan aun cuando nunca les recibieron o alguna majadería del haya tocado por parte de ellos, eso se olvida, lo importante es prometerle los votos, los contactos, las asesorías necesarias, y que solo ellos les pueden ofrecer (así lo ofrecen) para poder ganar y ganar con todo.

Ofrecen hacerles la mejor campaña jamás vista, los spots de televisión y radio más convincentes de la historia de los medios, acércalos con los dueños de empresas de televisoras y diarios, que porque son sus cuates-cuates; las playeras y credenciales de descuento con el mayor número de beneficios, y desde luego todo gratis, y libre de que el INE se dé cuenta.

Los tiempos del destape se acercan y el presidente en turno sabe que una vez que exista candidato oficial; el rey habrá muerto, para que viva el nuevo rey; no importa que las vestiduras del mismo no existan, y que haya dejado en el camino a los verdaderos contendientes que, si hubieran dado el triunfo al partido sin tanta complicación y enredos, pero el que señala al designado no se equivoca, nunca se equivoca…

El partido hará las convenciones, consultas y amarres que sean necesarios para que el destape suponga credibilidad, los medios harán lo suyo, habrá nota para días y semanas, se le empezara a verse como candidato y quizá como posible ganador; todos buscaran la foro que en algún momento se tomaron con el personaje, esa foto arrumbada y olvidada estará en el mejor cuadro, estará a la vista de todos y todos verán que el candidato es su amigo, será el amigo de todos; aun cuando a sus espaldas hables mal de él y en secreto minimicen sus persona.

Será el último momento del presidente en turno, quizá su última decisión estratégica; desmentirán su intervención, pero ahí estará, solo en su oficina meditando el que el señalado, no le traicione, solo y por lo menos se aleje de él y no le cuestione judicialmente lo que este hizo por la nación.

Mientras, los tiempos de destape están aquí, la maquinaria está ya echada a andar, todos esperan una llamada sin importar la hora, una mínima señal, el presidente juega con todos y con nadie, las fuerzas vivas del partido y los sectores instituidos jóvenes y mujeres se definirán por aquel que el presidente señale primero.

* Académico FCPyS UNAM

Escribir un comentario