Banner




Ud. está aquí

Itinerario Turístico

Correo electrónico Imprimir PDF
enrique_la_madrid

Imperativo Cuidar al Sector Turismo Ante la Fiebre Electoral Presente

Por Arturo Lino Guzmán

El sector turístico no escapa a la efervescencia electoral que ya se vive en el país y que cobra cada vez mayor relieve, pues todo indica que hay una urgencia de los partidos y de diferentes grupos la clase política por ganar posiciones ante el advenimiento de los inminentes cambios del próximo año, el cual será intenso por lo que no es remoto pensar que se podrán ocasionar retrasos en los planes y programas de gobierno, porque una gran mayoría de los funcionarios públicos estarán ocupados en menesteres políticos.

El turismo, es en la actualidad, uno de los cuatro sectores que más resultados ha dado y que mantiene un extraordinario ritmo desde hace varios años y lo ha convertido en el ejemplo de lo que se puede hacer en el país cuando hay disposición, ánimo y sobre todo voluntad política para realizar los proyectos o lograr el desarrollo de la actividad mediante acciones que potencien su crecimiento.

No dudamos que los diferentes actores del sector turístico estarán también inmersos en la vorágine política, pero el turismo ha demostrado en varias ocasiones que está consolidado y no obstante los fenómenos naturales o de otra índole como cuestiones de inseguridad que ha dañado la imagen del país en el exterior; la emergencia por la Influenza o las alertas de gobiernos de otras naciones en contra de México, el turismo sigue su marcha e incluso hay confianza que el próximo año se coloque en el séptimo sitio del ranking de la Organización Mundial de Turismo (OMT) ya que para el cierre de este año se espera un crecimiento de entre 4 y 5 por ciento con relación a 2016 en la llegada de turistas internacionales del orden de 35 millones de visitantes.

Pero el turismo continuará como una fuente de buenas noticias para la administración de Enrique Peña Nieto, quien está ávido de repuntar en la aprobación ciudadana, ante la falta de respuestas que demanda la ciudadanía en el combate de la inseguridad y la corrupción, lo que aunado a la impunidad rampante, tiene exasperada a la mayor parte de la población.

El anuncio que hizo el Jefe del Ejecutivo de un gran yacimiento petrolero en Cosamaloapan, Veracruz, da un aparente respiro, porque la corrupción imperante en Pemex (caso Odebrech con pagos irregulares de 950 millones de pesos, por citar alguno), además de la ineficiencia mostrada por quienes dirigen esta paraestatal  ya que al año se pierden miles de millones de pesos por concepto de robo de combustible por ordeña de ductos, que ocasionan que los mexicanos paguemos la gasolina más cara en el mundo; aunado a la falta de firmeza para controlar a su sindicato que es una carga pesada para el país por las excesivas prestaciones que tienen los sindicalizados y por los niveles de corrupción mostrada por el dirigente Romero Dechamps. ¿De qué nos sirve nadar en un mar de petróleo si los manejos en Pemex dejan mucho que desear por la incontrolable corrupción?

Y sin desviarnos de nuestro tema, señalábamos que a los asuntos petroleros las buenas noticias fluyen en el ámbito turístico y las ofrecidas la semana pasada por arte del Secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero sobre los resultados que arrojaron los eventos de Fórmula 1 y del Desfile de Día de Muertos que tuvieron un impacto altamente positivo para el país y que deja un grato sabor de boca, por los ingresos que generaron estos acontecimientos.

Queda claro que lo importante, además de que el sector no pierda su ritmo ante los acontecimientos electorales, tampoco lo es ganar posiciones en el ranking internacional por la llegada de mayores flujos de visitantes extranjeros, sino que los turistas que nos visiten tengan un mayor gasto y una estancia más prolongada en los diferentes destinos que visitan, ahí es donde se debe trabajar para que tengamos un turismo que deje más divisas a los prestadores de servicios y por consecuencia haya mejores oportunidades de mejorar las condiciones económicas de las familias.

 

Escribir un comentario