Banner




Ud. está aquí

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
carlos_abascal_carranza

La Oficina de Partes Acordó Elevar los Sueldos Base

*¿Ahora los Salarios le Podrán Ganar a los Precios?

*Más la Ilusión Mexicana Sigue Viajando en Tranvía

Por Luis Emigdio Contreras

Desde inmemorables tiempos, la historia los absorberá, los líderes de las cúpulas empresariales –gatos, pero de angora, como los calificó magistralmente uno de ellos, Carlos Abascal Carranza- eran los primeros en desgarrarse las vestiduras y clamar en todo tipo de foros públicos y privados que eso de siquiera pensar en aumentar el sueldo base, el mínimo pues, una centésima de punto arriba de la inflación proyectada en el siguiente ejercicio anual, acarrearía severos problemas inflacionarios en donde los que más perderían serían los de siempre, la clase obrera nacional, esa que nunca ha ido al paraíso.

Con lógica impecable, los cuidadores de los grandes capitales, no siempre de origen nacional, proclamaban a gritos muchas veces que, en la lógica alcista de precios y salarios, los primeros siempre derrotarían a los segundos y hay de aquél que intentase irse por ese sendero, so pena de hundir más, ni modo, a los más amolados en el fango e incertidumbre de la miseria. Eso no podía ni debía permitirse. ¡No señor!

Por eso, llama mucho la atención que, de nueva cuenta (porque esta ideota la vimos aplicar desde el año pasado), la Coparmex le haya casi exigido a la quesque tripartita Comisión Nacional de los Salarios Mínimos que aprobara la propuesta del sector privado, según la cual el alza al mínimo debería ser de ¡casi el 20 por ciento! sobre los actuales niveles, para llevar este tipo de sueldo de 80 a casi 100 pesos y presuntamente beneficiando así a casi 7 millones de mexicanos que cobran percepciones de esta naturaleza.

El propio sindicato patronal, la conciencia del empresariado como la denominara el ingeniero Claudio Xavier González, el bueno, otrora líder del Consejo Coordinador Empresarial, envió una carta a la misma CONASAMI para ajustar el salario mínimo y ubicarlo, al menos, en 95.25 pesos diarios, aduciendo que “existen condiciones económicas que permiten y justifican la propuesta” planteada de manera que el salario mínimo equivalga “a la Línea de Bienestar que marca el CONEVAL”.

En este comunicado de la Coparmex se expresa -en un lenguaje que sonrojaría a Ricardo Flores Magón- “el sector de los trabajadores, como la mayoría de los patrones, estamos de acuerdo en que ya es tiempo de que en el seno de la CONASAMI se tome una determinación para que se otorgue un incremento, el cual deberá ser definido en pesos (no a través de un porcentaje) bajo el mecanismo denominado Monto Independiente de Recuperación (MIR) aplicable únicamente al Salario Mínimo General, de la misma manera que se instrumentó exitosamente en el mes de diciembre de 2016 y que durante 2017 no tuvo efecto faro ni tuvo incidencia en la inflación, ni generó crecimiento en la informalidad, ni provocó desaceleración en la creación de empleos”.

(El MIR es una suerte de combinación entre pago en efectivo y en porcentaje sobre los actuales tabuladores, para resolver la duda que ya inquietaba su corazón. Por lo que hace al efecto faro, se refiere la patronal a la suerte de irradiación, en la carestía, sobre otros bienes y servicios, incluyendo desde luego los salarios contractuales. De nada.)

El Consejo de Representantes de la godinesca CONASAMI, con la línea oficial respectiva, reafirmó sus horas nacha, como debe ser, y tras sesudas consideraciones (que no se prolongaron más allá de 40 minutos, por cierto, según nos cuentan) llegó a una conclusión inapelable: sí es posible el aumento al mínimo bajo la mecánica que “propone” el sector patronal. Ufffff.

Revisemos la anecdótica declaración de Basilio González Núñez, que nos cuentan cobra, y mucho, como presidente de esta Comisión, en donde resolvió que, but of course, sí existen circunstancias económicas que justifican la revisión del salario mínimo general.

Rebosando de gozo y satisfacción, de pura pasadita, este septuagenario personaje recapituló hace unos días sobre el particular, al plantear que “con la aplicación del MIR ya vimos que se logró contener el efecto 'faro', esto es, que el salario mínimo jugó sus propias reglas y el aumento que recibió no impactó en los salarios contractuales ni en los del Seguro Social”, indicó en forma profunda y filosófica.

Sobre el incremento que ahora propuso Coparmex ante la Conasami, acotó Federico Baeza, dirigente también de la misma patronal, que “los empresarios debemos hacer gran esfuerzo (con este aumento), para mejorar economía; habrá mayor derrama económica y mayor consumo”. E invitó a los hombres del dinero a “que nos coloquemos en esta ruta de aumentar el salario a los colaboradores” y así “formalizar a más personas para darles seguridad social”. Bueno, ni Carlos Marx soñó con tales planteamientos. Algo así como la verdadera economía social de mercado, concepto muy de los coparmexos, por cierto.

En los hechos, nos deslizan amigos de la Comisión de marras, será en horas cuando se reúnan los integrantes de su Consejo de Representantes, gobierno, empresarios y sindicatos fuertes, que no trabajadores, y veremos el desenlace en donde, nos amplían, lo que se resolverá pudiera ser ligeramente superior a los 95 pesos diarios, o lo que viene a ser lo mismo, al mes veremos un sueldazo de 2 mil 850 pesototes. ¿Tanto para eso?, proclamarían los ilusos de costumbre, a lo que debemos contestar que si se prevé una inflación promedio anual de 6.5% en este 2017, pues el alza será el doble de la carestía. Los escuálidos salarios, en teoría, siempre en teoría, le ganarían por primera vez la carrera a los precios. ¿Lo veremos? Amanecerá y veremos.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas ya hicieron su propia Conasami con otras piedras privadas, públicas y trabajadoras, para que el año entrante se inicie con el pie derecho. Que no vaya a durar mucho este sueño e ilusión, eso ya es otra cosa. Pero le invitamos, con mucho gusto, a vernos con calma en este mismo espacio, la semana entrante. Sin duda.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

 

Escribir un comentario