Banner




Ud. está aquí
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
plutarco_elias_calles

Los Presidenciables y sus Gabinetes

*Motivos en México Para Llegar a una Secretaría

*Hay Responsabilidades y Funciones “Metafísicas”

*Cuatro Políticas Fundamentales de un Gobierno

*Cuando se dan Pasos de más o Pasos de Menos

Por Manuel Quijano

En mi libro sobre los Gabinetes en México, sostengo que son nueve los motivos por los cuales en México se ocupa la titularidad de una Secretaría de Estado. A saber: por conveniencia política, por motivos ideológicos, por imposición de los poderes fácticos, por razones económicas, por pertenencia a la elite, por méritos profesionales, por motivos afectuosos y de amistad, por vínculos familiares y por cuestiones de tipo religioso.

De ahí que un gabinete es fundamental porque esos individuos personifican grupos de poder y de interés y son básicos para hacer un buen o un mal gobierno. Además de las atribuciones que cada titular debe realizar con responsabilidad, eficacia y honestidad, tiene funciones a las que yo llamo metafísicas, pues –entre otras actividades- atienden a gobernadores, realizan alianzas entre secretarios, concilian intereses con grupos de poder, hacen favores y pagan deudas, por citar algunas.

Cuando hablamos de los presidenciables es importante pensar en esas personas que influyen en cada personaje que hoy aspira a ser titular en el Poder Ejecutivo Federal. En otras palabras, dejemos el presidencialismo por un lado y analicemos quienes serán los responsables de conducir las cuatro políticas fundamentales de un gobierno. La del interior, la del exterior, la hacendaria y la social.

El artículo 91 de la Constitución señala que para ser secretario del Despacho se requiere ser mexicano por nacimiento, estar en ejercicio de sus derechos y tener 30 años cumplidos. No más. Ahora bien, para ser secretario de Gobernación o de Hacienda o de cualquier otra cartera se requiere un perfil que no está escrito en algún ordenamiento legal y es que en nuestro sistema político mexicano la sucesión presidencial está en el gabinete.

Por razones de espacio no voy a escribir ni elucubrar acerca de posibles nombres de titulares de los secretarios en caso de que gane fulano o perengano. Lo que haré es recordar una regla de operación que hasta el momento ha sido funcional desde la administración de Plutarco Elías Calles. La cual consiste en: si un secretario de Gobernación da un paso de más se convierte en vicepresidente y si da un paso de menos se convierte en gendarme. Si un secretario de Relaciones Exteriores da un paso de más se convierte en vicepresidente y si da un paso de menos se convierte en cónsul. Si un secretario de Hacienda da un paso de más se convierte en vicepresidente y si da un paso de menos se convierte en cajero.

En síntesis, se puede ocupar una cartera en la Administración Pública Federal por alguna o más de las nueve razones aludidas al principio de este artículo. Lo fundamental es que cuando ocupe la titularidad, esa persona debe saber caminar políticamente. Y eso significa desde la administración 1924–1928 hacerlo con discreción, lealtad y resultados.

Escribir un comentario